Doraemon: Story of Seasons
Doraemon: Story of Seasons
Carátula de Doraemon: Story of Seasons

Doraemon Story of Seasons, Análisis Switch

Nintendo Switch acoge un nuevo simulador de agricultura pero en esta ocasión basado en el popular manga Doraemon. Analizamos lo nuevo de Marvelous.

El crossover que nadie imaginaba ya está entre nosotros, concretamente en Nintendo Switch. Hablamos de Doraemon Story of Seasons, un videojuego de simulación agrícola en el que Nobita, Doraemon y sus amigos son los absolutos protagonistas. El título, desarrollado por Marvelous, se engloba dentro de la franquicia Harvest Moon pese a no hacer uso de su nombre debido a problemas con la licencia, por lo que más o menos podéis ir atando cabos sobre qué nos vamos a encontrar una vez introduzcamos el cartucho en la híbrida de Nintendo.

Lanzado en junio en Japón, Doraemon Story of Seasons llega a nuestro país traducido al castellano con el único propósito de hacernos perder cientos de horas de nuestras vidas al igual que cualquier otro simulador de granjas, solo que aquí dicha meta se propone a través de una aventura liderada por uno de los grupos más famosos del manga japonés.

Lejos de casa

La trama de Doraemon Story of Seasons no es ninguna maravilla a nivel de creatividad pero lo cierto es que toda ella está excelentemente hilada con la mecánica del juego. Nobita y Doraemon encuentran una extraña semilla con forma de espiral que al plantarla nace de la misma un gigantesco árbol que nunca antes habían visto. Este hecho desencadena una fuerte tormenta que desplaza a nuestro grupo de amigos hacia un pueblo que no conocen dónde se rige una estricta norma; los niños deben de trabajar. ¡Doraemon tiene mil y un cachivaches mágicos!, podéis pensar, pero sucede que ha perdido la mayor parte de ellos durante esa extraña travesía. Perdidos en aquél extraño y bello lugar, los chavales buscan tareas en las que poder ayudar al pueblo mientras investigan cómo volver a su hogar.

Este pequeño resumen de la aventura que está por venir se ofrece al jugador durante la primera media hora y tras este tiempo, no sin antes explicar los conceptos básicos de la agricultura, el usuario puede tomar los mandos de Nobita y comenzar a forjarse un futuro en Natura, el pueblo al que han ido a parar. Labrar, cosechar, quitar matojos, cortar leña, alimentar al ganado, llevar a cabo tareas diversas, ganarse la confianza de los lugareños, pescar o explorar la mina son algunas de las opciones jugables que nos ofrece la aventura del gato cósmico y su amigo.

Es cierto que el género de la simulación agrícola no es que innove demasiado con cada título que aparece en el mercado y esto es lo que ocurre en Doraemon Story of Seasons, que poco o nada tiene que ofrecer en este aspecto salvo jugar viendo caras conocidas. Se añade, eso sí, una suerte de máquina que viaja al pasado donde podemos rejugar eventos anteriores con ciertas restricciones. No obstante, que esto no os eche atrás, Marvelous tiene callo ya en el género y siempre sabe cómo hacer para mantener a sus usuarios enganchados a la pantalla con este tipo de juegos.

Aunque solo controlamos al joven con gafas, habrá que interactuar mucho con su grupo de amigos y ayudarles en las tareas del pueblo. Suneo, Shizuka, Gigante y Doraemon trabajan en lugares clave del entorno por lo que vamos a verlos con asiduidad y forman parte de la historia. Por ejemplo, Suneo echa una mano en el restaurante de Natura por lo que acudimos a él cuando necesitamos reponer energía y Doraemon realiza tareas para el ayuntamiento, un edificio clave para prosperar en la granja.

Por temas de licencias con la marca Doraemon se han omitido algunas características de este tipo de videojuegos como una mayor interacción social con la gente del pueblo o el matrimonio, algo que agrada a usuarios de títulos como Stardew Valley. Tampoco se ofrece demasiada ayuda al jugador por lo que en más de una ocasión el ensayo y error hace acto de presencia aunque esto sí es algo habitual en el género.

Apartado visual magnífico pero con trabas

No solo es que Doraemon y compañía casen genialmente con esta propuesta presentada si no que además es generoso a la hora de presentarse en lo visual al jugador. Todo aquello que se muestra en pantalla lo hace excepcionalmente bien. Escenarios dibujados a mano hasta la bandera de detalles, buenas animaciones del entorno, una paleta de colores vívida y muy bien escogida e incluso un diseño minimalista muy bonito para la interfaz, pero los desarrolladores deberían de corregir algunos puntos que no nos han gustado demasiado.

En primer lugar al videojuego de Nintendo Switch se le ha añadido un marco blanco de considerables proporciones que resta importancia a lo que acontece en la pantalla. Es cierto que con el paso de las horas nos olvidamos de que está ahí pero resta espectacularidad al juego. Por otra parte Doraemon Story of Seasons cuenta con un filtro de papel guarro —el que se utiliza para pintar con acuarelas— que, una vez más, no deja lucir con soltura los excelentes escenarios por los que nos movemos. Los colores se apagan, los detalles se pierden, el filtro resalta en los personajes y, en general, el loable trabajo de Marvelous en lo artístico queda en un segundo plano cuando en realidad es lo más llamativo del título.

Otra pega que le podemos achacar al videojuego es que si bien los protagonistas son fieles a su obra homónima, los personajes secundarios no llegan al mismo nivel de calidad en materia de dibujado y se nota. No influye para nada en la jugabilidad ni tampoco son espantosos a la vista pero se nota que no han sido diseñados por Fujiko Fujio, el dúo que creó a este grupo de amigos tan famosos. A esto hay que sumar que Doraemon Story of Seasons no cuenta con demasiadas animaciones faciales por lo que será habitual ver conversaciones o acciones llevadas a cabo por los personajes del juego mostrando a los mismos como si no fuera con ellos la cosa.

En lo sonoro contamos con agradables melodías muy bien seleccionadas y audio en japonés, aunque no esperemos grandes conversaciones pues solo onomatopeyas saldrán de sus labios —cerrados— . Nuestra recomendación en este último punto es silenciar las voces pues cada acción que llevemos a cabo viene acompañado de un gritito bastante estridente que puede llegar a molestar.

CONCLUSIÓN

Doraemon Story of Seasons ofrece una duración casi infinita mientras nos adentramos en una gestión agrícola que sorprendentemente le sienta muy bien a la licencia del gato cósmico. No es para nada mal juego aunque cuenta con pequeños defectos —fácilmente salvables— que, de solucionarse mediante actualización, estaríamos hablando de una propuesta más que destacada en el género. No innova demasiado, pero cuenta con suficientes herramientas y algunos añadidos -como la máquina del tiempo- que entretienen lo suyo.

LO MEJOR

  • Aunque pueda parecer extraño, el género le sienta genial a Doraemon y compañía.
  • Juego con duración casi infinita.
  • El apartado artístico es precioso...

LO PEOR

  • ... pero empañado por un filtro horrible y un marco blanco.
  • Perdemos algunas características de anteriores Harvest Moon.
  • Pantallas de carga algo elevadas.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.