Pang Adventures
Pang Adventures
Carátula de Pang Adventures

Pang Adventures, Análisis Nintendo Switch

Los hermanos Buster reciben una edición física para PS4 y Switch de su último videojuego y nosotros aprovechamos para analizar la versión híbrida.

La franquicia Pang renovó sus aires allá por 2016 con Pang Adventures, una propuesta interesante que retomaba lo que mejor funcionaba de la marca y la actualizaba a los tiempos que corren. Nuestro compañero Carlos Forcada nos habló de él en su análisis y lo calificó de “puro fanservice al que echábamos de menos”.

Ahora, con el lanzamiento en físico de la edición Pang Adventures Buster Edition, hemos puesto las zarpas a la versión de Nintendo Switch para contaros qué nos ha parecido y si trae alguna novedad con respecto a las ediciones que ya conocíamos.

Bolas y bolitas

Si alguien ha vivido en una burbuja en los últimos treinta años, aproximadamente, Pang es un videojuego en el que escogemos a uno de los dos protagonistas y limpiamos la pantalla —estática— de pelotitas saltarinas haciendo uso de un arma. Adictivo como pocos, la recreativa original de Mitchell Corporation dió sus frutos en forma de secuelas, aunque la más reseñable de todas fue su más directa continuación; Super Pang.

Lo que tenemos hoy entre manos es una nueva incursión en la marca de la mano de DotEmu y Pastagames que respeta bastante las mecánicas del original al mismo tiempo que añade de su propia cocción. Vamos, lo que viene siendo una puesta al día en todos sus apartados.

Esta nueva reedición de Pang Adventures en físico, lamentamos decirlo, viene sin más novedades que la de poder tocar el videojuego y sus extras con las manos. Es decir, no hay ningún aporte a lo que es el contenido jugable por lo que se mantiene tal cual lo era hace cinco años. La parte buena es que si sois más de digital que de físico, el videojuego sigue costando menos de diez euros, lo que lo convierte en una compra casi obligada para todo amante de los videojuegos.

En él vamos a encontrarnos tres modos de juego claramente diferenciados; Historia, Score Attack y el mítico Panic Mode. El primero como ya habréis deducido nos hará recorrer las fases disponibles al mismo tiempo que se nos cuenta una historia. Nada espectacular ni innovadora, una invasión alienígena, pero ahí está. Score Attack se desbloquea al terminar la campaña y nos ofrece una visión alternativa del modo historia con ligeras variaciones. Panic Mode es el clásico modo en el que el jugador debe sortear un número de 99 fases a cada cual más complicada que la anterior. Podéis conocer un poco más de estos modos en el análisis original pinchando aquí.

Lo que hace diferente a Pang Adventures es que añade nuevas características a la ecuación con las que no se contaban en anteriores títulos. Por ejemplo, en el modo campaña tenemos que vernos las caras cada cierto tiempo con un jefe de final de mundo. No es la panacea —y se torna algo repetitivo, todo sea dicho— pero ya es una muesca más que añadir a la culata de las novedades. Por otra parte tenemos otras variaciones de armas, como la nueva metralleta o el lanzallamas. También nuevas bolas como las sorpresa o las que hacen el efecto de bomba de relojería. Como guinda final hay escenarios donde distintos elementos afectan a la trayectoria de las bolas que, junto a las nuevas versiones de las susodichas y las novedades en las armas lo convierte en un nuevo capítulo de la saga a tener en cuenta.

Por lo bajini

Técnicamente estamos ante un juego con gráficos desenfadados y claramente elaborados para gustar a todo tipo de públicos. Personajes grandes y gestos exagerados, elementos en pantalla también de gran tamaño y unos fondos de pantalla que se dejan ver… y ya. Un apartado bastante discreto debido al lanzamiento del videojuego en múltiples formatos —incluido dispositivos móviles— pero que funciona correctamente. Con estos datos en la mano podéis esperar un rendimiento excepcional en Nintendo Switch como ya lo hacía en otras consolas.

En lo sonoro tenemos un buen número de temas musicales con gran calidad pero que queda algo a rebufo de las melodías originales de anteriores capítulos, tal y como apuntaba nuestro compañero Carlos Forcada en su análisis. Como en el apartado gráfico, el sonoro cumple sin más, aunque al menos no chirría.

Textos en español completan una propuesta muy interesante y a bajo precio recomendada para todo el mundo, haya disfrutado de las antiguas versiones o no.

CONCLUSIÓN

Pang Adventures es una puesta al día de la franquicia que bajo su aspecto algo infantil oculta un montón de características que lo hacen realmente interesante. A destacar no solo las novedades citadas en el análisis —nuevas armas, bolas o elementos en el escenario— sino también su extremada dificultad en algunos momentos y modos de juego. Además cuenta con la opción de poder jugar con otro amigo en la misma pantalla. Una propuesta muy interesante a menos de 10 euros.

LO MEJOR

  • Suficientes novedades como para volver a picar con una nueva entrega Pang.
  • Precio imbatible con un contenido muy decente.

LO PEOR

  • Sigue sin tener multijugador online.
  • Justito en todo lo audiovisual.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.