Control Ultimate Edition
Control Ultimate Edition
Carátula de Control Ultimate Edition

Control: Ultimate Edition, análisis en PS5 y Xbox Series X. La fluidez marca la diferencia

Remedy Entertainment recopila todos los contenidos lanzados hasta la fecha con la versión optimizada para las consolas de nueva generación.

Cuando 505 Games y Remedy Entertainment anunciaron que los compradores originales de Control no podrían disfrutar de la versión optimizada en PS5, Xbox Series X y Xbox Series S, la reacción de los jugadores fue la esperable. El enfado se hizo palpable y la editora intentó justificar su decisión de todas las maneras posibles, cada cual más inverosímil. Dijeron entonces que habían realizado desarrollo adicional, por lo que era “imposible” ofrecer la versión mejorada a los que ya tenían el videojuego en sus estanterías. Incluso aquellos que compraron la Deluxe Edition, que incluía el pase de temporada, tendrán que hacerse con Control: Ultimate Edition si quieren aprovechar la potencia de las nuevas consolas.

Esta nueva versión introduce todos los contenidos de la Deluxe Edition, es decir, el juego base y sus dos expansiones, La Fundación y AWE. Lo que no permite es trasladar la partida guardada del juego original a las nuevas plataformas, un galimatías que nos ha obligado a empezar desde cero. Como alternativa, se puede utilizar la partida guardada del juego base, que es compatible con la Ultimate Edition de PS4. Solo si adquieres la edición en esa consola puedes trasladar los saves a PS5, tal y como confirmaron desde 505 Games.

La Ultimate Edition es exactamente el mismo juego que el original, por lo que todas las mecánicas se mantienen intactas. El título combina momentos de exploración con intensos combates repletos de luces y de velocidad. Aunque os emplazamos a leer el análisis original para descubrir todas sus claves, se trata grosso modo de un sistema de combate en tercera persona que mezcla tiroteos con poderes especiales. Por tanto, podemos lanzar elementos del entorno contra las criaturas, crear una barrera de protección, volar por los aires o esquivar los balazos rápidamente.

Dos opciones, ¿fluidez o gráficos?

En agosto de 2019, Control salió a la venta en consolas y PC. La versión de compatibles ofrecía una serie de ventajas con respecto al título en PS4 y Xbox One, entre las que se encontraba la posibilidad de jugarlo a 60 fps. Mientras tanto, los usuarios de la máquinas de anterior generación tuvieron que conformarse con un framerate bloqueado a 30 fps. Especialmente en las consolas base, el juego arrastraba problemas de rendimiento, pero también ocurría con la versión de PS4 Pro, la que utilizamos en MeriStation para analizarlo. Al tratarse de un juego exigente (pone muchos elementos en pantalla e implementa un sistema de físicas complejo para la destrucción de elementos del escenario), las caídas eran constantes, por no hablar de la lenta carga de texturas. Y para lentitud, los tiempos de cargar al iniciar la partida o entre muerte y muerte.

La versión de PS5 no se ve tan bien como en un buen PC, pero el trabajo de Remedy ha sido satisfactorio. Para aquellos que vivieron la experiencia en las anteriores máquinas, el salto es casi generacional. Los problemas de rendimiento se han difuminado, y lo que es más importante, hay un modo que se centra en el framerate. De esta forma si activamos la modalidad dedicada al rendimiento podremos experimentar una jugabilidad suave y fluida. Así es como Control es más disfrutable, porque los combates se desarrollan a gran velocidad, con todo tipo de efectos en pantalla. La resolución en este caso es de 1440p nativo, reescalado a 4K, igual que en Xbox Series X (la versión de Series S conserva los 60 fps, pero funciona a 900p, reescalados a 1080p). El juego ya mejoraba una barbaridad en estabilidad con la retrocompatibilidad de Series X y ahora en su versión Ultimate da un salto al frente importante.

La segunda opción es activar el modo gráficos, que introduce el trazado de rayos, pero como contrapartida corre a 30 fps y la resolución baja hasta los 1220p. Es indudable que se produce una mejora visual considerable, con reflejos muy naturales que añaden mayor complejidad a los diferentes elementos del entorno. Con todo, recomendamos priorizar el rendimiento, al menos durante los combates (es decir, la mayor parte del tiempo).

Como exclusiva de la versión PS5, la desarrolladora finlandesa ha utilizado las funciones especiales del mando DualSense. Percibimos los pasos de Jesse gracias a la vibración y también los distintos poderes. Por otra parte, los gatillos adaptativos ejercen distintas resistencias en función del arma que estés utilizando. Es un añadido que no desentona y que se integra muy bien en la jugabilidad, al igual que las tarjetas de actividades. Esta funcionalidad no estaba activa todavía antes del lanzamiento, pero posteriormente será posible acceder a las misiones directamente desde el menú de la consola.

Control Ultimate Edition, PS5, análisis
Los charcos tienen ray tracing.

Toma el control de la Oficina Federal

Remedy Entertainment sigue su propia estela creativa para diseñar una aventura de acción con ligeros toques metroidvania. En Control, los jugadores se ponen en la piel de Jesse Faden, una mujer que ha pasado los últimos años de su vida buscando a su hermano secuestrado. Todo ocurrió deprisa, en un abrir y cerrar de ojos. Los dos hermanos hallaron algo que no debía haberse hallado, por lo que la Oficina Federal de Control actuó y se llevó a uno de ellos. Ahora, años después, Faden ha encontrado la sede principal dela OFC.

Nada más traspasar las puertas del edificio, Jesse descubre un panorama desolador. Dirige sus pasos hacia la oficina del director, pero se encuentra con su cadáver y con una pistola sanguinolenta a sus pies. Al tocar el arma, algo despierta en su interior, los poderes que le van a servir para luchar contra el hiss, la raza parasitaria que ha emponzoñado el lugar y a los empleados de la organización. De repente, es la nueva directora de la Oficina Federal de Control. ¿Su cometido? Limpiar la sede de la corrupción filtrada por todos los poros del edificio, al tiempo que descubre cuál fue el destino de su hermano y su papel en esta historia, que ahora podemos revivir con un nuevo lavado de cara en la next gen.

Análisis base con la versión PS5. También hemos probado la actualizada de XSX.

CONCLUSIÓN

Control: Ultimate Edition en PS5, Xbox Series X y Xbox Series S no llega al nivel de la versión de PC, pero supone un salto generacional con respecto a la versión que salió en las antiguas consolas. Además de que se resuelven los problemas con las texturas, los tiempos de carga se han reducido drásticamente y la resolución ha aumentado con respecto a PS4 y Xbox One. Sin embargo, lo que más nos ha llamado la atención es que funcione de manera tan sólida. En el modo rendimiento, el título corre a 60 fps, lo que le confiere una fluidez necesaria para este tipo de juegos de acción. Se sacrifica el ray tracing, disponible a través del modo gráficos. Este efecto mejora considerablemente el aspecto del producto, pero teniendo en cuenta que el framerate cae hasta los 30 fps, no es la opción más recomendable. En PS5, Remedy ha añadido soporte para el mando DualSense, una serie de funcionalidad que se han integrado con acierto. Por lo demás, el mismo juego de 2019, con los mismos aciertos y defectos.

LO MEJOR

  • Rendimiento sólido en consola y a 60 fps, ¡por fin!
  • Tiempos de carga reducidos
  • Buen uso del DualSense
  • El ray tracing, aunque solo sea para disfrutar del entorno

LO PEOR

  • La chapuza con las partidas guardadas
  • El doblaje sigue siendo paupérrimo
  • Que las ediciones anteriores no se actualicen gratuitamente
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.