La puntuación más alta

¿Qué hace que un juego sea adictivo?

Todo juego está diseñado para crear adicción y que llame la atención por encima de cualquier otro, pero ¿cuáles son los factores que lo hacen ser adictivo?

Ya sea por diferentes gustos, todos los juegos tienden a ser divertidos, incluso a veces demasiado divertidos. Como ocurre con cualquier adicción, la adicción a los videojuegos o “juegos” suele ser un problema multifacético. Para empezar, los videojuegos están diseñados para ser adictivos, pero no el adjetivo “adictivo” clínicamente hablando, si no que los diseñadores de los juegos siempre tienden a crear ciertas formas para que sus juegos sean mucho más interesantes que los demás y, de esta manera, aumentar la cantidad de tiempo que la gente pase jugando en él. En el siguiente reportaje no contaremos la adicción como un trastorno o una enfermedad, sino explicaremos e intentaremos responder una de las preguntas que seguramente nunca se te haya pasado por la cabeza, pero que ahora que lo estás leyendo te interese saber: ¿Qué es lo que hace que un juego sea adictivo? Repasaremos algunos factores junto con las razones para esa adicción, también cuál es el género que logra causar mayor adicción, además de tener en cuenta el futuro que nos espera con los videojuegos.

¿Cómo fabricar la adicción al juego?

Si nos queremos centrar en cifras, más de 2 mil millones de personas juegan a videojuegos en todo el mundo, una cifra que es extremadamente grande, haciendo que el mercado de los videojuegos vaya en aumento convirtiéndose en una de las industrias con mayores ventas y ganancias en 2020. El jugador promedio suele jugar alrededor de unas 6 horas a la semana, pero la mayoría de los jugadores de todas las edades consideran que jugar a videojuegos es un pasatiempo divertido: una forma de relajarse, conectarse con amigos y disfrutar de un desafío. Es muy probable que conozcas a personas que juegan con regularidad, pero pocas de ellas aceptarían el hecho de estar jugando con demasiada frecuencia, posiblemente por ser considerados “adictos”, pero en el caso de que sea así, ¿Cómo fabricar este tipo de adicción?

Una de las características más esenciales de los videojuegos es pedirle más al jugador y que este quiera aún más, es decir, exponerle una serie de circunstancias para hacer el juego mucho más atractivo y que no aburra. A continuación, os explicamos algunas:

  • La paradoja del ganador: Cuando hablamos de la paradoja queremos dar a entender aquella intención de mantener un porcentaje de victorias anormalmente alto, ya que esto es mucho más satisfactorio para el jugador y le animaría a seguir jugando para mantener esta gratificación.
  • Recompensa VS Castigo: A los jugadores les gusta encontrarse monedas de oro sea por el motivo que sea. Esto se considera una recompensa que se relaciona con el resultado de un mérito dentro de un juego. Si se castiga demasiado pronto los jugadores pueden llegar a considerar que es trampa o que es aburrido. Se llega a la conclusión y teoría que los primeros 50 minutos de un juego tienen que ser realmente geniales, haciendo un camino “fácil” y correcto, para que se sitúen y se familiaricen con la jugabilidad, y ya más adelante que comiencen a suceder diferentes giros en la historia.
  • Los niveles de dificultad progresiva: No nos referimos a la dificultad del juego, si no a aquellos niveles internos que se ven agravados con nuestro avance. En teoría es necesario que haya niveles de dificultad, ¿por qué?, sencillo, porque estos crean sensación de progreso y siempre es necesario que haya más desafíos. Además, el deseo de pasar al siguiente nivel mejora la capacidad de jugabilidad, ya que lo que quieres es que tu jugador se sienta que está por encima de la media.
  • Construye un gran ambiente y/o estilo: Crear una atmósfera esencial en un videojuego puede dar buenos resultados para mantener al jugador. Una buena banda sonora que esté acorde con los gráficos ayudará al jugador a mantenerle constantemente en tu mundo.

Factores que aumentan la adicción

Cómo os comentábamos al principio, los desarrolladores de juegos buscan diferentes formas para hacer que su juego cause sensación y consiga atrapar al jugador. Esto no significa que los desarrolladores de juegos alberguen la maliciosa intención de enganchar a una nueva generación de jóvenes a los videojuegos. Pero lo que comienza como un escape inmersivo puede, para algunos, pasar de una forma inofensiva de entretenimiento a una adicción más consumidora. Los juegos que enganchan a los jugadores a menudo están diseñados para ser lo suficientemente difíciles como para ser realmente desafiantes, al mismo tiempo que permiten a los jugadores conseguir pequeños logros o alguna ganancia que los obligan a seguir jugando. De ahí el diseño y la fabricación de esta adicción que hablábamos en el apartado anterior. Hay varios factores que pueden lograr esta adicción, os exponemos algunos a continuación:

La puntuación más alta

Tanto si tu último juego es la última edición de Grand Theft Auto o no hayas jugado a un juego desde Pac-Man, sabrás que la puntuación más alta o el porcentaje de finalización es uno de los ganchos más fáciles de reconocer. Siempre se querrá tratar de superar la puntuación más alta, aun queriendo superar nuestra propia puntuación, y esto puede mantener a un jugador absorto durante horas y horas dentro del videojuego.

Venciendo a tu rival

Cada vez es mayor el número de jugadores que compiten con o contra amigos y otros jugadores de todo el mundo a través de Internet, y es que cada día que pasa hay mayor número de juegos competitivos en línea. Algunos juegos involucran la formación de clanes para competir contra otros jugadores, mientras que otros usan el formato de “batalla real” para saber quién logra sobrevivir, como ocurre con el famoso Fortnite. Aquí el objetivo puede ser ascender en la tabla de clasificación o ganar el derecho de presumir ante los amigos. Añadir a esto la necesidad de establecer conexiones sociales, ya que estas suelen ir en aumento y continúan fomentándose como una manera de causar más sensación.

Superación dentro del juego

Este “gancho” no se usa en juegos de rol en línea, pero se encuentra en casi todos los sistemas de juegos. Al iniciar un nuevo videojuego, el personaje comienza con atributos muy básicos en cuanto a experiencia, fuerza, inteligencia, coraje, poderes, etc. Inicialmente se necesita muy poco tiempo de juego (quizás minutos) para alcanzar el siguiente nivel y adquirir nuevas habilidades. Esto es inmediatamente gratificante y refuerza el juego continuo. Sin embargo, cada nivel sucesivo comienza a tomar más tiempo de juego para alcanzarlo, lo que eventualmente toma días o semanas para subir de nivel. En este momento, el jugador se ha adaptado gradualmente y ha aceptado el mayor esfuerzo requerido para alcanzar el siguiente nivel. Esto lo podremos encontrar en sagas como The Witcher o Assassin’s Creed, que finalmente queremos que nuestro personaje consiga el máximo nivel y seguir superándonos dentro del juego haciendo decenas y decenas de misiones.

Juegos de rol

Los juegos de rol permiten a los jugadores hacer más que solo jugar: pueden crear realmente los personajes del juego y embarcarse en una aventura que es algo única para ese personaje. Cabe destacar que la personalización de los personajes ha ido en aumento y ya no solo se ve en el género de rol. Esto básicamente se hace con una intención muy simple: crear apego emocional al personaje y a la historia y, de esta manera, hacer que sea mucho más difícil dejar de jugar.

El descubrimiento

La táctica de exploración o descubrimiento se usa con mayor frecuencia también en los juegos de género de rol. En este caso podemos verlo más claramente en el juego en línea más popular de todos los tiempos: World of Warcraft, el cuál hablaremos más adelante. La emoción que desprende el descubrir, el averiguar un mundo abierto donde te sientes libre de avanzar y retroceder a tu gusto, provoca una gran atención y puede llegar a ser extremadamente convincente. Ocurre también en otros juegos como Skyrim o Minecraft.

Ricos en historias

La mayoría de los juegos, como las películas, tienen una trama, unas misiones y una historia que es muy buena. Además, de incorporar diferentes finales basados en la elección que hace el jugador. Ahora piensa en eso, ¿no sería genial ver una película realmente buena, controlar la historia y ayudarla a lograr el final que deseas? Al final esto puede llevar a un gran éxito.

Relajación

Hay juegos de estrategia en tiempo real y algunos juegos de plataformas, que son bastante lentos, con actividades repetitivas y una jugabilidad que no prescinde de una gran atención. Estos juegos son una excelente manera de eliminar el estrés y relajarse después de un día duro de trabajo.

Estos son alguno de los factores principales que pueden provocar que un juego logre ser adictivo, pero está claro que la adicción afecta a cada persona de manera totalmente distinta. Los juegos pueden ser primitivos, pero también logran llamar la atención, particularmente porque a menudo se encuentran en teléfonos y en ordenadores preinstalados, lo que permite a las personas jugar en cualquier lugar y momento. Al final un juego es una forma de entretenimiento, como es ver el fútbol, películas, leer libros, escuchar música…etc. No hay nada en los juegos que distinga de la otra parte de los entretenimientos, pero si es cierto que la gente tiende a apegarse a esta forma de distracción por alguno de los factores que os hemos explicado anteriormente. Sin embargo, continúa habiendo más razones que provocan que un juego consiga mayor atención y/o adicción de la que estamos hablando.

Más razones para crear adicción

Si logramos relacionar todas las ideas y conceptos que hemos obtenido con los factores anteriores, podremos llegar a la conclusión de varias razones que también hacen que un juego logre ser adictivo. Al final la adicción es como una cadena de eventos: primero te atrae el escenario de fantasía, posteriormente quieres hacer tu personaje más fuerte, mejor equipado y mejor que los demás, luego comienzas a utilizar el juego como un escape de estrés del mundo real y finalmente puede lograr atraparte para que te mantengas en él horas. Por ejemplo, una de las razones que puede llegar hacer un juego adictivo son las recompensas que a menudo se establecen en horarios variables. Estar pendientes de horarios o jugar a un juego a tiempo real hace estar mucho más atento de lo que será y como variará tu jugabilidad dentro de este. Como también que un jugador pueda ser recompensado según cuantas tareas haya completado y cuánto tiempo haya dedicado a ello, es decir, el jugador nunca sabrá realmente cuánto tiempo pasará antes de que llegue la gran recompensa, pero si juega el tiempo suficiente, eventualmente llegará. Este tipo de programa de recompensas fomenta períodos de juego más prolongados.

Más razones que sin duda provocan que un juego pueda llamar la atención es causado por sus propias empresas. Estas lanzan regularmente actualizaciones o paquetes de expansión que provocan al usuario estar pendiente. Además, si los jugadores comienzan a aburrirse de los mundos en línea, los paquetes de expansión agregan nuevas áreas para explorar, nuevas habilidades para probar, nuevas tareas para completar y nuevos personajes para desarrollar. Por último, otra de las razones que también son creadas por las empresas son aquellos videojuegos que requieren cuotas mensuales. Esto último provoca que el jugador al haber pagado su cuota le anime a jugar más para que “valga la pena” dicho pago.

Los videojuegos más adictivos

Clasificar los videojuegos más adictivos es bastante subjetivo. Podemos hablar desde aquellos increíblemente complejos masivos de rol multijugador en línea (MMORPG) hasta juegos de móviles simples y repetitivos como el Candy Crush que han cautivado a muchos usuarios, o incluso aquellas reliquias como el Tetris o Pac-Man que mostraban que la simplicidad no evita que un juego sea adictivo. En esta categoría de MMORPG, dos juegos surgieron a principios de la década de 2000 y se hicieron conocidos por su inmersa popularidad: World of Warcraft y Everquest. Muchos millones de jugadores disfrutaron de estos juegos y consiguieron ser bastante adictivos. En la actualidad, el World of Warcraft tiene decenas de millones de jugadores registrados en todo el mundo y mezcla fantasía, lucha, jugar en cooperativo o jugar solo. Además, es uno de los videojuegos que se mantiene con pagos mensuales y logra animar a sus usuarios a alcanzar su nivel máximo e incluso a probar varios personajes para su diferentes roles y armas. Ocurre algo similar con los videojuegos considerados MOBA como es el League of Legends o DOTA 2, los cuales albergan millones de usuarios diarios, con la diferencia de que son gratuitos con algunos micropagos.

Casi al mismo tiempo, otros juegos multijugador populares disputados en línea a través de una consola como la PlayStation o Xbox salieron a la luz. Fue el caso de Halo 3 en 2007, este llegó a causar mucha adicción y los amantes de este juego señalaban que gracias a sus gráficos y al sonido tan innovador, parecía que estaban protagonizando su propia película. Al final, un videojuego tiene un tope, un nivel máximo o final que se da por finalizado, pero eso en el modo multijugador en línea no ocurre porque las variaciones son infinitas y la rejugabilidad es sin duda el gancho para disfrutar mucho más del videojuego. Lo que alguna vez fue un esfuerzo muy individual, ahora una buena cantidad de jugadores optan por títulos que giran en gran medida en competir con otros jugadores, es aquí la popularidad de Fortnite o la versión en línea de GTA V. Esto se debe en gran parte a la naturaleza divertida e impredecible de enfrentar nuestras habilidades con otros jugadores, además de poder comunicarnos en tiempo real con rivales a través de auriculares especializados. Destacar que el propio cofundador de Epic Games ha negado que Fortnite sea un juego adictivo, por lo que al final termina siendo una opinión bastante personal.

Minecraft sería otro gran ejemplo como videojuego adictivo. Tras 10 años desde su lanzamiento mantiene en la actualidad más de 100 millones de usuarios mensuales, con diferentes actualizaciones, derivados y con uno de los mundos abiertos más grandes que existen. No obstante, el factor que más está provocando que llame la atención un juego es el conocido “Escuadrón”, este da lugar a que cuando tenemos un número decente de amigos para formar un equipo, seguiremos regresando al juego, ya que las bromas y la interacción social valdrá mucho la pena. En la actualidad tenemos diferentes ejemplos claros de este último factor, como hemos podido ver con Fall Guys, Among Us, Phasmophobia o incluso en lo más reciente con RUST.

Una mirada al futuro

Nadie puede predecir con un alto nivel de certeza lo que depara el futuro para los videojuegos y, mucho menos, la adicción a estos. Si bien los juegos de realidad virtual (VR) han disfrutado de la saturación de los medios en los últimos años, hemos visto ir y venir tecnologías supuestamente revolucionarias en el pasado sin tener el tipo de impacto que se predijo en sus etapas iniciales. Mientras tanto también ha habido cifras de ventas que han ido aumentando para otros casos de realidad virtual, como fue con Oculus, Sony y HTC. Sin embargo, se pueden observar ciertas tendencias como son algunas mecánicas innovadoras, bandas sonoras, gráficos y narración que han ido experimentando una mejora bastante gradual a lo largo de los años y que continúan alcanzando nuevas alturas como ha ocurrido con títulos como Red Dead Redemption 2. Por lo que es razonable predecir que los desarrolladores continuarán invirtiendo grandes sumas de dinero por ir mejorando el desarrollo de sus propios juegos.

La transmisión en vivo también se ha convertido en una parte formidable de la industria del juego por derecho propio. Plataformas como Twitch, adquirida por Amazon en 2014, atrae una audiencia diaria de más de 20 millones de usuarios. Muchos jugadores pasan horas viendo a otros jugar sin tener que levantar el controlador ellos mismos. También ha habido grandes empresas que han querido sumergirse en el mundo de los juegos como fue Google con Stadia. Una plataforma que combina elementos de la computación en la nube y el intercambio social para ofrecer una nueva e innovadora forma de jugar. Al descargar la mayor parte del procesamiento necesario para manejar juegos sofisticados a servidores en la nube, Stadia permite a los jugadores disfrutar de experiencias de alto nivel en dispositivos de menos potencia.

En la actualidad hay disponible multitud de plataformas de juegos para usuarios con variedad de precios y de fácil acceso, además de ofrecer experiencias muy atractivas. Estas tendencias pueden generar mucha mayor adicción a los videojuegos y una manera de atraer más aficionados a esta industria. En definitiva, la inmersión y sofisticación de los videojuegos continúan alcanzando nuevas metas y llegan a ser determinante para muchos jugadores todo lo que ofrece un videojuego, lo que puedes lograr dentro de él, en quién te puedes convertir, hasta que nivel alcanzar y en qué mundo de fantasía te puedes sumergir.

Fuentes: Vator.tv | Video-game-addiction.org | Techaddiction.ca | Quora.com

World of Warcraft

Blizzard se atreve con su primer juego de rol multijugador masivo, ambientado en el universo Warcraft.
World of Warcraft