Top-10

Los 10 mejores juegos de lanzamiento de la historia

Aprovechando la llegada de PS5, Xbox Series X y Xbox Series S, redactores y colaboradores de MeriStation votamos por los mejores títulos de lanzamiento.

2020 es uno de esos años especiales para la industria del videojuego, no solo porque se hayan comercializado grandes títulos como Half-Life: Alyx, The Last of Us Parte 2, Final Fantasy VII Remake o Hades, sino porque ha llegado el momento de una nueva generación de consolas. Y lo ha hecho en una época especialmente desafiante, en la que la pandemia de coronavirus ha sumido a la sociedad en una crisis sanitaria y económica sin igual. Los estudios han tenido que adaptarse al teletrabajo, por lo que algunos proyectos se han retrasado ante los desafíos de mover todos los procesos de desarrollo a los hogares de sus creadores.

Ni Sony ni Microsoft han cambiado sus planes con respecto a sus próximas consolas. Xbox Series X y Xbox Series S saldrán el 10 de noviembre, mientras que PlayStation 5 hará lo propio el próximo 19 de noviembre en España (12 de ese mismo mes en territorios como Estados Unidos, México y Japón).

Mejores juegos de lanzamiento
Gears Tactics.

Pero ¿con qué juegos llegarán? En el caso de los de Redmond, la idea era que debutara con Halo Infinite, pero 343 Industries, el estudio encargado de la saga del jefe maestro, tomó la dolorosa decisión de retrasarlo hasta 2021, ya que el título necesitaba más tiempo de desarrollo. La apuesta de Microsoft es ahora el estreno en consolas de Gears Tactics y los videojuegos retrocompatibles de anteriores generaciones, que gracias a las distintas tecnologías que han implementado, recibirán versiones mejoradas, con mejor framerate, resolución y HDR, entre otras ventajas; también juegos intergeneracionales como Yakuza: Like a Dragon, Assassin's Creed Valhalla o Watch Dogs Legion. En cuanto a PlayStation 5, de los proyectos internos de Sony se publicarán Marvel's Spider-Man: Miles Morales, Demon Souls Remake, Sackboy: Una aventura a lo grande, Destruction All Stars y Astro's Playroom (preinstalado en todas las consolas).

El lanzamiento de una nueva consola es un momento único e irrepetible, como también lo es estrenar el primer juego, ese instante en el tienes el producto en las manos y lo insertas en la máquina. Puede que los hábitos de consumo hayan cambiado, que ya no sea necesaria una copia física, incluso que probemos nuestro primer título a través de un servicio o de la nube. En este artículo, sin embargo, volvemos la vista atrás, hacia las anteriores generaciones de consolas. La redacción y los colaboradores de MeriStation han hablado y han elegido los mejores videojuegos de lanzamiento de la historia. Acompáñanos a este viaje por los recuerdos.

Los mejores juegos de lanzamiento
Marvel's Spider-Man: Miles Morales.

10. Motorstorm (PlayStation 3)

Evolution Studios fue adquirido por Sony Computer Entertainment en 2007, cuando la desarrolladora ya llevaba varios juegos de PlayStation y PlayStation 2 a sus espaldas. Especializados en conducción y con varios juegos de la saga World Rally a sus espaldas, el estudio británico creó uno de los títulos que más expectación generó en PlayStation 3. En esos años, las compañías solían presentar CGI como si fueran vídeos gameplay, un modus operandi que afectó igualmente a Killzone 2, la producción de Guerrilla, creadores de Horizon Zero Dawn. MotorStorm no alcanzó el nivel gráfico de la cinemática original, pero sí demostró el potencial de la nueva consola con un título de lanzamiento que no solo se veía impresionante, sino que brindaba al jugador una experiencia arcade repleta de adrenalina.

MotorStorm es emoción, es barro, es velocidad. La antigua reserva india de Monument Valley se despliega en todo su esplendor, da paso al desierto de Arizona, a Utah... en total nos esperan 21 eventos de conducción diferentes, en los que pilotaremos motos, quads, buggies, coches de rally, rancheras, 4x4 y camiones. Al volante (o manillar), podremos avanzar a través de atajos, buscar los puntos más ventajosos y disfrutar de las vistas. Pero cuidado, que la inteligencia artificial de los pilotos rivales no decepciona.

9. The Legend of Zelda: Twilight Princess (Wii)

El E3 de Los Ángeles, ahora en sus horas más bajas, está lleno de momentos triunfales. Uno de ellos, quizá el más recordado, tiene a Shigeru Miyamoto y a The Legend of Zelda: Twilight Princess como protagonista principal. Nintendo había lanzado The Legend of Zelda: Wind Waker en GameCube, un juego que se alejó del estilo más realista de Ocarina of Time/ Majora's Mask (y de la demo del Nintendo World del 2000) para presentar un mundo colorido y de diseño cartoon, muy polémico cuando se vio por primera vez. Para el segundo título de esa consola la cosa iba a ser diferente. Miyamoto, espada y escudo en mano, mostró oficialmente la nueva entrega de la saga durante el E3 2004, una producción mucho más oscura y épica en su tono.

Twilight Princess estaba previsto para Navidades de 2005 en GameCube, pero Nintendo lo retrasó unos meses. La razón oficial es que necesitaban un poco más tiempo de desarrollo, pero en el horizonte tenían el estreno de su nueva consola de sobremesa, la Wii. Finalmente, los de Kioto decidieron convertir su título estrella en juego de lanzamiento, y dadas las características de la máquina, se adaptó la jugabilidad a los controles por movimiento. La peculiaridad es que en la versión de Wii Link es diestro, ya que en Nintendo pensaron que sería más cómodo a la hora de manejar el mando como si fuera una espada.

En The Legend of Zelda: Twilight Princess, comenzamos nuestra historia en un pueblo al sur de Hyrule, Ordon. Allí, Link es conocido por su habilidad como jinete y por su destreza con la espada. Desconoce entonces el duro camino que tiene por delante. Como héroe, se verá inmerso en un conflicto contra un mal encarnado en el malvado Ganon. Convertirse en lobo, cabalgar a lomos de Epona, salvar a la Princesa del Crepúsculo y luchar contra todo tipo de enemigos es lo que nos espera en esta memorable aventura.

8. Wii Sports (Wii)

Nintendo Revolution. Ese era el nombre en clave de la misteriosa consola de Nintendo, un hardware que prometía cambiar el modo en el que los jugadores entendían los videojuegos hasta entonces. En los meses previos a su presentación hubo mucha expectación, y cuando por fin se dejó ver por primera vez, ni siquiera apareció la consola. La Wii se hizo pública a través de el Wii Remote, el peculiar mando que luego vino acompañado del Nunchuk. Los controles de movimiento habían llegado para quedarse, aunque en el futuro se integraron en los mandos tradicionales. Pero el arrollador éxito de Wii no se puede entender sin su pareja de baile, un videojuego que más allá de servir de demostración de por qué los mandos eran tan especiales, consiguió el objetivo de reunir a toda la familia en un mismo salón.

Wii Sports estaba incluido en todos los packs de la consola, por lo que se trata de uno de los videojuegos más vendidos de la historia. En la época de Wii y Nintendo DS nació el concepto de casual gamer, un término que se ha utilizado de manera despectiva durante años, aunque Nintendo tuvo el mérito de abrir el mercado a perfiles de jugadores inexistentes hasta la fecha. Su juego deportivo, que introducía tenis, bolos, béisbol, golf y boxeo, invitaba al usuario a imitar los movimientos de los deportistas para reproducirlos en el juego. Eso facilitó enormemente que personas que no tenían experiencia con los videojuegos pudieran acceder fácilmente y sin complicaciones con los controles. De ahí que en las reuniones familiares se convirtiera en todo un reclamo. Todos juntos frente a la pantalla.

7. Star Wars: Rogue Leader (GameCube)

Nintendo perdió su posición de liderato con Nintendo 64, una sombra que continúo alargándose gracias al éxito de la siguiente consola de Sony, PlayStation 2. Con GameCube, los de Kioto ofrecieron una consola compacta pero potente, con un formato óptico basado en el DVD que habían fabricado como propio. El sistema llegó al mercado en mayo de 2002, casi dos años después de que lo hiciera su competencia más directa. Entre los títulos de lanzamiento estaba un exclusivo que ha pasado a la historia como uno de los mejores juegos basados en la saga creada por George Lucas, Star Wars: Rogue Squadron, un nuevo capítulo de Star Wars: Rogue Squadron, desarrollado por Factor 5.

A diferencia de su sucesor, Star Wars Rogue Squadron III: Rebel Strike, que introducía misiones a pie (el punto más oscuro del juego), este título se mantiene fiel a sus principios jugables y ofrece batallas espaciales en las que podemos pilotar algunas de las naves más icónicas de la Alianza Rebelde: X-Wing, Y-Wing, A-Wing, B-wing, Snow Speeders e incluso el Halcón Milenario de Han Solo. También podemos probar alguna nave imperial o el TIE Fighter de Darth Vader. Como se puede intuir, Star Wars: Rogue Leader se ambienta en la época de la trilogía clásica, por lo que reproduce con gran fidelidad algunas de las batallas más conocidas, véase la destrucción de la primera Estrella de la Muerte, la batalla de Hoth, la batalla de Endor y un largo etcétera.

Además de lucir unos gráficos fantásticos, Factor 5 contó con todos los elementos clásicos de Star Wars para construir su apartado audiovisual, de modo que la banda sonora compuesta por John Williams se escucha junto al resto de sonidos característicos de la galaxia muy, muy lejana.

6. Tetris (Game Boy)

La Unión Soviética vivía sus últimos años antes de su descomposición, una época que desembocaría en la dimisión de Mijaíl Gorbachov, líder del Partido Comunista, en diciembre de 1991. Un día después, se firmó la disolución de la URSS. Tetris nació en esta época de incertidumbre. Su creador, el ruso Alexey Pajitnov, cuenta en el libro Replay: La historia de los videojuegos, de Tristan Donovan (editado en español por Héroes de Papel), que él era un programador y un investigador normal y corriente. “La ley soviética prohibía estrictamente la creación de negocios y rechazaba el concepto de derechos de autor o la propiedad intelectual; no se podía hacer nada en beneficio personal, todo pertenecía al Estado”, recuerda en su entrevista. Lo cierto es que hubo un conflicto con las licencias, de modo que estuvo en el limbo durante un tiempo. Henk Rogers es el que consiguió los derechos para desarrollar el juego en Game Boy. De hecho, el título no solo fue título de lanzamiento, sino que se incluyó en el pack original de la consola.

“Para mí, la Game Boy se hizo para Tetris y Tetris se hizo para Game Boy”, asegura Rogers en una entrevista con Retro Gamer. Su jugabilidad rápida y directa encajaba como un guante con la idea de portabilidad del sistema. “Tenía una pantalla monocromo pequeña, pero Tetris era perfecto, porque los bloques eran fáciles de distinguir y de manipular”. El juego es a día de hoy el título de rompecabezas más vendido de la historia, con más de 30 millones de copias distribuidas en todo el mundo. Encajar bloques nunca fue tan divertido, y la prueba de que es una fórmula que no caduca es que Tetris sigue lanzando videojuegos a día de hoy. ¡Ahora tiene hasta un battle royale!.

5. Super Mario Bros. (NES)

En el año del 35 aniversario del fontanero de Nintendo, siempre es bueno recordar los inicios del personajes. El bigotudo había sido protagonista de Donkey Kong, pero su salto al estrellato comenzó con Super Mario Bros., un título desarrollado para Nintendo Entertainment System. “Quería hacer un juego que supusiera la culminación de todos los títulos en cartucho en ese momento”, afirma Shigeru Miyamoto en una entrevista publicada en la web de Nintendo. El creativo nipón se encargaba principalmente del diseño, pero la llegada de Takashi Tezuka fue de mucha “ayuda”, según reconoce el propio creador de Mario.

Super Mario Bros. salió a la venta el 13 de septiembre de 1983. Introduce a los dos protagonistas que ya estuvieron presentes en la versión arcade de Mario Bros., el propio Mario y su hermano Luigi, que maneja el segundo jugador durante las partidas multijugador. Los ingredientes principales son los que todo el mundo conoce: plataformas, saltos, esbirros de Bowser y una princesa en apuros. El Reino Champiñón deja de ser un lugar pacífico cuando el malvado Bowser secuestra a Peach. Solo Mario (solo o acompañado por Luigi) podrá rescatar a la princesa de su incierto destino.

Esta producción de Nintendo estrenó además el tema musical de Super Mario, compuesto por Koji Kondo, también autor de las bandas sonoras de The Legend of Zelda. Miyamoto y su equipo colocaron la primera tubería de un sistema de cañerías, metafóricamente hablando, que ha catapultado a Mario como uno de los protagonistas más conocidos de la historia, ya no solo dentro del mundo del videojuego, sino fuera de él.

4. Halo: Combat Evolved (Xbox)

Resulta curioso que una saga como Halo, que se identifica con las marcas de Microsoft y Xbox, fuera originalmente un producto pensado para Mac. En 1999, Bungie presentó su nuevo proyecto en una MacWorld Expo, y lo hizo de la mano del propio Steve Jobs. Aquella primera demo ya presentaba un diseño similar que tendría el Jefe Maestro cuando finalmente debutó en Xbox. Los de Redmond adquirieron el estudio en el año 2000 y recuperaron el título que tenían en marcha. A diferencia del proyecto original, que compartía igualmente su enfoque shooter en tercera persona, la versión final daba mucha importancia al argumento. La desarrolladora logró construir un universo solvente que se ha explotado más allá de los videojuegos, con series de televisión y nuevos productos que se publicarán en el futuro, aunque ahora sea 343 Industries y no Bungie la empresa que tiene las riendas de la saga.

En la época de Dreamcast y antes del estreno de PlayStation 2, Microsoft decidió introducirse en el negocio de los videojuegos. Fue en el año 2000 cuando la gigante norteamericana anunció que estaba desarrollando el proyecto de Xbox, que se demoró hasta un año después. Uno de sus juegos de lanzamiento para competir con PlayStation 2 y GameCube fue Halo: Combat Evolved. Resaltábamos la calidad de su universo, pero el conjunto funciona porque jugablemente era un videojuego a prueba de bombas. En esa primera entrega, Bungie demostró su habilidad con la inteligencia artificial de los enemigos, una seña de identidad que continúo presente en todos los Halo desarrollados por Bungie (con Reach como producto final).

3. Super Mario World (SNES)

Takashi Tezuka hace memoria y recuerda que el desarrollo de Super Mario World comenzó en 1989. Fue un trabajo más corto que el de Super Mario Bros. 3, el videojuego principal que despidió a NES por todo lo alto. “Shigeru Miyamoto dijo que quería que Mario cabalgara en caballo”, revela el creativo en una entrevista publicada en la web oficial de Nintendo. “Creo que le gustan los caballos”, dice riendo. “Cuando estábamos desarrollando Super Mario Bros. 2, esbozó un dibujo de Mario en un caballo y lo colgó en una pared donde solíamos sentarnos. Al iniciar el desarrollo de Super Mario World, trabajamos en el concepto de un mundo de dinosaurios, por lo que pedí a Hino que dibujara un reptil”. Ni que decir tiene que se reptil terminó siendo Yoshi.

La potencia de Super Nintendo, unido al talento de figuras creativas como Takashi Tezuka, Shigeru Miyamoto, Shigefumi Hino o Koji Kondo marcaron un nuevo punto de inflexión en el género de las plataformas. Super Mario World es evidentemente una evolución de todo el concepto iniciado en NES, pero su paso a los 16 bits abrió las puertas a nuevos movimientos, niveles y usos de color que eran simplemente imposibles en la consola anterior. Después de un período de hegemonía absoluta en el mercado del hardware, los de Kioto vieron que un pedazo del pastel iba a corresponder a Sega, que con su Mega Drive nos dejó otro de los personajes que han pasado a la historia del videojuego, Sonic the Hedgehog.

El legado de Super Mario World es imborrable. El juego motivó además el desarrollo de una precuela, el magnífico Yoshi's Island: Super Mario World 2, en el que manejamos a un bebé Mario a lomos de su fiel Yoshi.

2. The Legend of Zelda: Breath of the Wild (Nintendo Switch)

The Legend of Zelda: Twilight Princess y Breath of the Wild tienen algo en común: ambos estaban previstos para una consola y terminaron siendo juegos de lanzamiento de la siguiente, pese a que las máquinas anteriores también recibieron su versión (con una distribución mucho menor, eso sí). El concepto de Wii U no despegó y sus ventas fueron mucho más bajas de lo previstas. No sorprende, por tanto, que Nintendo decidiera estrenar Nintendo Switch con un juego tan potente como The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Más tarde llegaron otras grandes apuestas como Super Mario Odyssey, ARMS o Splatoon 2.

Dentro de la saga protagonizada por Link, Majora's Mask supuso una especie de ruptura con respecto a algunos de los elementos conceptuales habituales de la saga, pero Breath of the Wild va un paso más allá y reestructura su sistema jugable. En una generación en la que los mundos abiertos se han convertido casi en un estándar, el estudio japonés perfiló una exploración orgánica mediante la cual el jugador puede explorar cada uno de los recovecos del Reino de Hyrule. El sistema de adrenalina, que establece el aguante del héroe, así como su sistema de combate más exigente, hacen de este título un desafío en algunos momentos, sobre todo al principio de la partida.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es uno de los títulos más oscuros de la marca, al menos en lo que se refiere a la historia. Lejos quedan los tiempos de gloria de Hyrule, pues los héroes cayeron ante las hordas de Ganon. Cien años después de la batalla que sumió el mundo en la oscuridad, Link despierta de su largo letargo como la última esperanza de acabar con el mal. Desaparecen las mazmorras como tal, pero los santuarios son rompecabezas en sí mismo que invitan al jugador a utilizar las distintas habilidades de la piedra Sheikah con inteligencia: no hay una única solución para los problemas.

1. Super Mario 64

Una auténtica revolución. Eso es lo que supuso Super Mario 64 cuando salió a la venta. El fontanero pasó de las 2D a las 3D con un videojuego redondo y mágico, una obra maestra cuya influencia ha llegado hasta el día de hoy. Diseñado en un mundo completamente tridimensional, Mario viajaba desde el Castillo de Peach a mundos de fantasía, cada uno de ellos con una ambientación rica y diferente. Dejar de lado el scroll lateral permitió a Nintendo experimentar con todo tipo de mecánicas nuevas, saltos milimétricamente pensados y jefes finales tan peligrosos como peculiares. Nintendo 64 no logró batir a PlayStation, pero ya desde su lanzamiento brindó a los jugadores una experiencia inimitable. 120 estrellas, 120 desafíos y miles de sorpresas por descubrir.

Hay una adjetivo que define a la perfección lo que fue Super Mario 64 para muchos de los jugadores que compraron la consola aquel año 1997: impactante. Era una sensación única, de estar descubriendo algo que en ninguna otra consola había sido posible hasta la fecha. En MeriStation, en el año de su fundación, el juego fue recibido con una nota de 10, obra maestra. Después llegaron otros grandes plataformas para la consola (Banjo-Kazooie, Donkey Kong 64, Conker), pero la sombra de Super Mario 64 es inmensamente larga. Su influencia está en la línea de otra de las obras maestras de la consola, The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

De todos los títulos de lanzamiento, MeriStation ha elegido a Super Mario 64 como el mejor. Esto cobra importancia en un año importante para el fontanero (o exfontanero, según Nintendo). En su cumpleaños número 35 (sí, en plena pandemia), el videojuego ha regresado, esta vez como parte de la edición Super Mario 3D All-Stars, que también incluye Super Mario Sunshine (GameCube) y Super Mario Galaxy). Siempre hay tiempo para regresar a Super Mario 64, aunque en el caso de esta edición para Nintendo Switch el plazo es limitado, pues se dejará de vender el 31 de marzo de 2021.