Dios de la Guerra

God of War; los mejores juegos de la saga - top 7

Top 7 de los títulos más destacados de la saga desarrollada por Sony Santa Monica Studio: el viaje de Kratos está más vivo que nunca.

Algunos daban por hecho que la secuela de God of War (la versión de 2018), estaría presente de algún modo en el evento de presentación de PlayStation 5. Dos años después de su lanzamiento, la saga protagonizada por Kratos ha vuelto a la primera línea con un título que reformula la jugabilidad, cambia la ambientación y refuerza la narrativa con historias centradas en sus personajes principales. Con todo, dos años es muy poco tiempo para un producto de altísimo presupuesto. El Fantasma de Esparta todavía tendrá que esperar su momento antes de volver a blandir su hacha, pues ahora es turno de Aloy y su Horizon: Forbidden West. Y mientras God of War mira al horizonte, en MeriStation volvemos la vista atrás y hacemos balance de todo lo que nos ha dado hasta el momento.

Sony Santa Monica no siempre fue uno de los grandes estudios de Sony, pero no tardó demasiado tiempo en empezar a dar sus frutos. El equipo fue fundado en 1999 y comenzó a trabajar en Kinetica, proyecto que se lanzó en 2001 para PlayStation 2. Desde entonces, después de realizar algún que otro encargo de apoyo, David Jaffe se las ingenió para que la compañía japonesa le permitiera trabajar en un título propio que tenía en mente desde hace tiempo. Pasaron los años y God of War se convirtió en una realidad para PlayStation 2. Su éxito fue tal que las secuelas han llegado hasta la actualidad.

Todo sistema jugable se desgasta en algún momento independientemente de la calidad que atesore. En el caso de God of War, con una década de vida y muchos juegos en el mercado, Ascension dejó claro que la fórmula se había agotado casi por completo. Por eso, en Santa Mónica se estrujaron la cabeza con el fin de encontrar una forma de continuar adelante sin que el producto se sintiera manido. La respuesta la encontró Cory Barlog, que junto a su estudio, desarrolló una idea que llevaba serpenteando por su mente durante mucho tiempo. No consiguió el beneplácito de Square Enix en su época en Crystal Dynamics, como desarrollador de Tomb Raider, pero Sony le brindó la oportunidad de hacerlo a su regreso.

Los resultados han hablado por sí solos, aunque ¿habrá conseguido coronarse entre los mejores del Top de MeriStation? Sin más dilación, veamos los resultados.

7. God of War: Chain of Olympus (PSP, PS2)

Las cadenas del Olimpo no se quiebran con facilidad, pero Kratos no es de los que se rinden. Tampoco se rindió PSP, la primera consola portátil de Sony, que hizo frente a Nintendo DS con una estrategia diferente. Sagas como GTA, Final Fantasy o God of War se trasladaron a este sistema con productos que bien podrían haber salido en consolas de sobremesa. La tarea de diseñar una experiencia de God of War para PSP recayó sobre los hombros de Ready at Dawn, creadores de The Order 1886, que cogieron el testigo de Sony Santa Mónica y se encargaron de desarrollar varios títulos de la saga. Este videojuego en concreto sirvió como base para Ghost of Sparta, un producto aún más redondo.

A pesar de que PSP no disponía de la potencia de PlayStation 2, Ready at Dawn consiguió trasladar toda la esencia jugable y visual a la pequeña portátil de Sony. Es cierto que la aventura dura un suspiro, pero el tiempo a los mandos con Kratos nos permite disfrutar de un juego de acción que en aquellos tiempos se veía espectacular y se jugaba casi como en sobremesa. Este proyecto original es una precuela argumental de God of War (de la versión original), por lo que nuestro protagonista todavía está el servicio de los dioses.

6. God of War Ascension (PS3)

Todo tiene un principio y todo tiene un final. La historia de Kratos se completó, entonces, con el final del círculo vengativo del personaje. God of War 3 fue la culminación de una trama que había comenzado mucho tiempo atrás, mientras que Ascension enhebraba los primeros hilos argumentales, su origen. Paradójicamente, Ascension funcionó como una conclusión de la saga tal y como la conocíamos. A esas alturas, las situaciones que se presentaban en el videojuego dejaban cierta sensación de déjà vu. Y no es porque el juego no gozara de momentos impresionantes, sino porque su jugabilidad se había exprimido al máximo en las entregas anteriores, de modo que la propuesta se percibió demasiado conservadora. La despedida de God of War de PlayStation 3 también supuso el final de la generación. Ese mismo año, en el 2013, Sony dio la bienvenida a PlayStation 4, que más tarde con una versión remasterizada de este juego y del tercer capítulo.

Hubo un tiempo en que todos los juegos tenían que incorporar un modo multijugador sí o sí, independientemente de la naturaleza de la propuesta. En Sony, muchos fueron los títulos que recibieron este extra. Algunos pasaron sin pena ni gloria; otros, como el de The Last of Us, todavía se recuerdan con cariño (de hecho, Naughty Dog trabaja en un producto standalone para Parte 2, aunque todavía no hay fecha de lanzamiento). God of War Ascension añadió un multijugador para hasta ocho jugadores que implementaba varios submodos en los que se combinada el sistema de lucha característico de la saga con otros elementos más habituales de los modos multijugador exitosos.

5. God of War (PS2)

El desarrollo de Twisted Metal Black había finalizado, por lo que David Jaffe pretendía desarrollar una nueva propiedad intelectual que sobrevolaba por su mente desde hace un tiempo. Como respuesta, Sony le prometió que así sería, pero antes tendría que echar una mano al equipo a cargo de Kinetica, un juego de velocidad futurista en el que trabajó durante un tiempo. Dark Odyssey era el nombre primigenio del proyecto, un título que cambió al igual que el nombre del propio protagonista, que no gustó al equipo de marketing. El departamento pidió al estudio que enviara propuestas, hasta que finalmente lograron el habemos nombre, la fumata blanca: Dominus pasó a convertirse en Kratos.

Desde el punto de vista jugable, se tomó de base el género hack and slash. Para el combate, los desarrolladores se fijaron en los grandes videojuegos de acción japoneses y establecieron unas bases que más o menos se mantuvieron inamovibles a lo largo de muchos años. Sony Santa Mónica ideó un sistema de cámaras fijas para subrayar la espectacularidad de la imagen. Los combos, la velocidad, los puzles, QTE y la violencia fueron otros de los elementos que Kratos ha arrastrado a largo de todas las entregas. Como dios vengativo, su intención es dejar el Olimpo limpio de seres divinos. Conseguirlo no será tan sencillo, pero por insistencia no va a quedar. Sin duda, el primer God of War colocó los andamios para todo lo que vendría después.

4. God of War: Ghost of Sparta (PSP, PS2)

Ready at Dawn cumplió con nota en su estreno en la saga. Con Chain of Olympus, el estudio fue capaz de entender las bases de God of War para plasmarlas en un producto de calidad, uno de los mejores de la ya clásica PSP. Su experiencia con sagas de Sony (también publicaron Dexter en el mismo sistema), les permitió sacar más partido todavía al hardware. God of War: Ghost of Sparta no reinventó la rueda, eso es cierto. Todos los elementos que vemos están presenten en otros productos de la serie en mayor o en menor medida, lo que no significa que no fuera un mérito que alcanzaran esas cotas de calidad. Visualmente es un videojuego sublime que en su momento sorprendía verlo moverse en una consola portátil; jugablemente, tampoco se quedó atrás.

La historia nos deja ver el lado personal de Kratos, con un personaje que continúa siendo un auténtico monstruo mitológico, pero que anhela encontrar a su hermano Deimos en el inframundo. La Atlántida, con todas sus criaturas de ensueño, nos devuelve a una realidad donde el personaje lucha sin cesar, resuelve puzles y deshace los hilos de su historia. El argumento nunca ha sido el punto principal —a excepción de God of War 2018—, pero siempre ha colocado un contexto atractivo que nos sirve para quedarnos anonadados con los escenarios y las secuencias cinematográficas.

3. God of War 2: Divine Retribution (PS2)

¡Espartamos! ¿Alguien creía que Kratos había caído? Puede que el Dios de la Guerra perdiera el favor del resto de dioses, pero este ser de divina naturaleza no es de los que se rinden al tropezar con una piedra del camino. Despojado de sus poderes, el guerrero alza sus armas contra el Olimpo y emprende un nuevo camino de muerte y destrucción hasta más allá del cielo estrellado. En God of War 2, la dirección pasó a Cory Barlog, aunque David Jaffe todavía estaba en el equipo (más adelante, dijo adiós a Sony Santa Mónica). Esta secuela se puede resumir en pocas palabras: más y mejor. En lo gráfico, va un paso más allá que su antecesor, al tiempo que refina el resto de apartados.

No es la clase de proyecto que da un paso de gigante en lo que respecta a su sistema jugable. Desde el principio, la saga ha mantenido un enfoque conservador, pero mucho más espectacular. Jefes finales enormes, puzles que se fusionan con los escenarios, un sistema de progreso que funciona mediante unos artefactos (los orbes), que nos permite mejorar las habilidades y las armas del personaje. Pese a que las Espadas del Caos, las que lo encadenan a su destino, son el arma principal, el personaje también puede conseguir otras adicionales. En resumen, God of War 2 es uno los mejores títulos de la saga, por lo que merece estar en el Top 3.

2. God of War 3 (PS3)

Si hubiera que definir a God of War 3 de una manera, probablemente habría que utilizar el término “apoteósis” (palabra que convenientemente procede del griego antiguo). Como dice la RAE, en el Mundo Clásico se utilizaba para conceder la dignidad de los dioses a los héroes, mientras que en el caso de Kratos, que es más bien un antihéroe, su apoteósis consiste en acabar con Zeus, su padre. Es el último eslabón del Olimpo, el dios más poderoso, pero nuestro protagonista está dispuesto a todo con tal de perpetrar su venganza. Con todo, el vocablo “apoteósis” no solo lo podemos utilizar para hablar de Kratos, sino que extendemos su uso al juego en general.

Todo se maximiza en God of War 3. La fórmula iniciada en aquel videojuego de 2005 se perfeccionó hasta alcanzar lo sublime. Impresionó especialmente su espectacular factura audivisual, que mostró a un Kratos a punto de alcanzar el poder absoluto, algo que refleja en unos enfrentamientos contra jefes finales de locura. Como otros videojuego de la saga, su guion no fue lo que más destacaba, aunque el producto en conjunto consiguió convertirse en uno de los mejores títulos de acción de la generación. En MeriStation hemos dudados sobre su posición en este Top, pero teníamos claro que debía estar entre los dos primeros, pasara lo que pasara.

1. God of War 2018 (PS4)

Ya hemos contado que Cory Barlog abandonó Sony Santa Mónica durante un tiempo en busca de nuevos retos profesionales. La idea que surgió en su mente era la de crear un videojuego en plano secuencia, algo que no despertó los aplausos de Crystal Dynamics...más bien lo contrario. Al ver que sus ambiciones no se iban a cumplir con la saga Tomb Raider, el desarrollador decidió abandonar el estudio y encontrar un lugar en el que pudiera hacer realidad su visión. La respuesta fue volver la vista a su pasado y regresar a la compañía anterior. “Ya estaba hablando con gente sobre nuevos puestos en Sony cuando me di cuenta de que [God of War] era el videojuego con el que podía experimentar esto”, reconoció Barlog. Por aquel entonces, la saga de Kratos necesitaba una vuelta de tuerca urgente, un replanteamiento general. Así las cosas, el estudio diseñó una nueva secuela con un enfoque más narrativo y centrado en sus personajes. Dejaron de lado la Grecia clásica para abrazar la mitología nórdica. Después de los acontecimientos narrados en God of War 3, el viejo Dios de la Guerra huye de su pasado, se casa y tiene un hijo, el joven Atreus.

La potencia de PlayStation 4 les brindó la oportunidad de diseñar un producto espectacular a nivel visual, algo que siempre habían potenciado en el resto de juegos de la saga. Sin embargo, el cambio de cámara al hombro y su reenfoque hacia la aventura modificó otros patrones que hasta entonces habían sido inamovibles. Barlog quería un sistema de combate más pausado y táctico, sin que ello supusiera una pérdida de identidad. En declaraciones a The Telegraph, dijo que los jugadores asumen que un combate más pausados es sinónimo de “aburrido” o de “lento”. Sin embargo, “tenemos increíbles diseñadores y muchos de ellos trabajaron en el primer título. Conseguir avanzar y ofrecer esta experiencia diferente, pero al mismo tiempo, conservar ese tacto frenético es muy difícil de lograr. Nos llevó años, ¡años!”.

God of War es una obra más introspectiva, un juego que humaniza a sus personajes y que nos muestra, casi en carne viva, los miedos de unos personajes de naturaleza divina, aunque con problemas similares a los seres humanos. Porque sí, en casi todas las mitologías, los dioses comparten emociones similares con los mortales. Esta entrega, con su estructura de mundo abierto, es uno de los mejores títulos de la generación.

God of War

La ambientación de este título está inspirada en la mitología griega, con las necesarias salvedades que todo videojuego necesita. La jugabilidad tiene elementos de combate, fases de plataformas y unos cuantos puzzles basados en gran parte en el sistema de control.

God of War