Shantae and the Seven Sirens
Shantae and the Seven Sirens
Carátula de Shantae and the Seven Sirens

Shantae And The Seven Sirens, análisis

La adorable semigenio regresa en una aventura muy veraniega y de plataformeo relajado.

La historia tras la saga Shantae es toda una aventura de autosuperación y cómo resurgir de un estreno accidentado. Wayforward aspiraba a tener una mascota plataformera a la altura de los héroes carismáticos del género, como Sonic o Mario Bros. Recientemente os contamos cómo Shantae, la adorable bailarina oriental, nació de la mente de Erin y Matt Bozon y cómo sobrevivió a un discreto éxito de ventas. Finalmente, y tras superar diversos escollos, Wayforward logró consolidarse como un estudio independiente. Y es que el título de Shantae se había ganado el cariño de una pequeña comunidad gracias a una encantadora protagonista, un divertido sistema de niveles con el desafío justo y un sentido del humor inocente. El legado prosiguió en títulos como Shantae And The Pirate’s Curse y Shantae Half-Genie Hero. Su entrega más reciente, Shantae And The Seven Sirens (PC Windows, PS4, Xbox One, Nintendo Switch, iOS).

Una fórmula efectiva

Shantae se define por una fórmula metroidvania 2D muy definida que, con ligeros cambios, se ha visto presente a lo largo de cada entrega: la semigenio debe explorar diferentes localidades y mazmorras que ofrecerán rincones importantes e inaccesibles hasta que consigamos un poder específico que nos permita progresar, dar con el jefe final y conseguir uno de los objetivos. Asimismo, no faltan los coleccionables que, siendo opcionales, ofrecen una jugosa recompensa para los jugadores más completistas. A todo ello se suma el universo propio de Shantae, con sus amigos y archienemigos habituales, que confeccionan un lore familiar y acogedor para el jugador, quien recibirá con cariño cada una de las apariciones de los personajes habituales en la saga.

Conscientes de lo que funciona en su serie estrella, Wayforward apuesta por la misma receta en Shantae And The Seven Sirens, con una estructura narrativa muy marcada. En esta aventura, la bailarina se va de vacaciones a Isla Paraíso junto con sus amigos, y allí tiene lugar un festival amenizado por ella mismas y otras semigenios. Pero la festividad se tuerce durante el ensayo general: las semigenios han sido secuestradas, y nuestra pequeña heroína deberá salvarlas. Desde nuestro alojamiento en Arena Town, iremos al rescate de nuestras compañeras siguiendo los siguientes pasos: recibiremos una pista sobre nuestro próximo destino, recorreremos un laberinto donde liberaremos a la semigenio en cuestión, ésta nos concederá una metamorfosis animal y podremos acceder al nido del mal donde habita una malvada ninfa que debemos derrotar. Tras completar el capítulo, deberemos cumplir una breve misión para la semigenio rescatada a cambio de que ella nos obsequie con una danza mágica que invocará un poder de la naturaleza que nos permitirá el acceso a la siguiente fase, además de revisitar lugares que antes estaban fuera de alcance. El mapa será un buen aliado a la hora de orientarnos, tanto por los laberintos de Isla Paraíso como por las mazmorras.

Fuera de la seguridad de nuestro hotel, recorreremos sendas atestadas de peligros y monstruos que obstaculizarán nuestro cometido. Enfrentarse a estos últimos es opcional, si deseamos obtener comida y/o restaurar magia y salud, si bien podremos abrirnos paso ignorando a la gran mayoría sin ningún problema. Asimismo, podremos obtener cartas de monstruo —la mayor novedad de esta entrega—, que nos proporcionan ventajas extra si las equipamos hasta un máximo de tres. Los coleccionables en esta entrega consisten en los ya conocidos calamares corazón que aumentarán nuestra capacidad de salud, y pepitas de oro que podremos intercambiar por cartas de ninfa con potenciadores más seductores.

La danza más fácil de la semigenio 

Completar Shantae And The Seven Sirens al 100% requerirá no sólo hacernos con la historia, sino con todos los coleccionables, lo cual incentiva la exploración minuciosa del mapa, superar algún desafío extra y usar el ingenio para descubrir secretos. Al contrario que Pirate’s Curse, no existe penalización por dejarnos tesoros o calamares, si bien los extras pueden animar a hacernos speedruns del juego. Así, una primera vuelta puede durar unas 10-15 horas, dependiendo de nuestros deseos coleccionistas. Tras pasarnos el juego, desbloquearemos un nuevo modo de juego, con más magia y menor resistencia, lo cual puede animar a quienes quieran una segunda vuelta con más adrenalina.

En cuanto a la dificultad, tal vez Shantae And The Seven Sirens sea el título más relajado de la saga. La memoria muscular se adapta muy fácilmente al ritmo y la precisión de los saltos, y sincronizarnos para evitar las trampas será tan sencillo como satisfactorio. De por sí, las aventuras de la semigenio se caracterizan por un desafío justo pero asequible, en contraposición con otras obras del género que hacen gala de una dificultad elevada. En cuanto a Seven Sirens, nos encontraremos con desafíos más suaves y muy fáciles de superar en cuanto adquiramos soltura con los controles y memoricemos el mecanismo de cada trampa, y se trata de un título muy agradecido para todos los públicos que busquen un juego animado, pero relajado y que no cause ningún tipo de frustración. Asimismo, cada ninfa ofrece un combate único que pone a examen las transformaciones adquiridas, siendo la última batalla la más prolongada y exigente. No obstante, no tardaremos en tener cierta sensación de sobrecompensación con respecto a nuestros enemigos: conseguir todos los objetos de la tienda será muy sencillo, y no tardaremos en llegar al límite máximo de gemas. Así, iremos casi siempre con un generoso inventario que nos hará sentirnos demasiado abastecidos.

Una aventura veraniega y jovial

La banda sonora y el diseño de escenarios son, tal vez, las partes menos favorecidas en Shantae And The Seven Sirens. Desde la cuenta oficial de Twitter de Wayforward, confirmaron que Jake Kaufman, habitual en la saga, no estaba disponible para este nuevo proyecto, con lo que han contado con un equipo de compositores liderados por Profesor Sakamoto, especializado en chiptune. Y, aunque pretende recrear el sello jovial y oriental del original, no consigue permear en la mente del jugador más allá de su pegadizo tema de apertura, cantado por Cristina Vee, y alguna excepción. En cuanto a los escenarios, observaremos cómo algunas mazmorras y enemigos menores se parecen demasiado a los de otros juegos de la franquicia, mientras deseamos que Wayforward exprima más una imaginación que ya ha demostrado en varias ocasiones y que aquí se limita a momentos anecdóticos.

Shantae And The Seven Sirens, por otro lado, es un título que despierta en el jugador una sensación alegre, causada por un sentido del humor inocente, una ambientación colorida y una historia sencilla en la que la bondad triunfa. El encanto de Shantae, así como el resto de personajes femeninos, no sólo reside en una sensualidad evidente, sino en una personalidad arrolladora y magnética. Con el sabor de animes como Ranma ½ o Nadia, que inspiraron la creación de la semigenio, Shantae luce unas secuencias de animación que embellecen el título de manera notable. Las interacciones de los personajes quedan enriquecidas por el doblaje en inglés, aunque éste se limite a algunas frases breves que subrayan los diálogos escritos. La localización al castellano, sin duda, representa toda una mejora con respecto a Half-Genie Hero, a pesar de defectos ocasionales como la traducción de siren por ninfa, o algunos platos de comida cuya denominación no se corresponde con lo que vemos en pantalla.

Tal vez las vacaciones agitadas de Shantae no resulten las más espectaculares a nivel creativo, pero sí suponen un relax para jugadores que busquen iniciarse en el género o que gustan de una partida animada sin el más mínimo estrés. Pero, sobre todo, Shantae mantiene su magia: una picardía y comedia que nos dejará un sabor a brisa marina. 

CONCLUSIÓN

Shantae And The Seven Sirens puede que sea la entrega menos desafiante de la saga, sobre todo por la sobrecompensación que alcanzaremos al poco de adquirir danzas y metamorfosis, además de la facilidad con la que conseguiremos un inventario abundante. La fórmula de Shantae sigue funcionando, con su incentivación por el coleccionismo y por unas mecánicas muy agradecidas y fáciles de dominar. Por otro lado, pese a un diseño de niveles poco inspirado, la aventura vacacional de nuestra semigenio sigue destacando por su humor inocente, la celebración de la sensualidad y una historia festiva que reivindica la bondad.

LO MEJOR

  • Mecánicas muy fáciles de dominar
  • El humor inocente propio de la saga
  • Buena incentivación del coleccionismo y exploración
  • La memoria muscular se adapta muy bien al sistema de plataformas
  • Las secuencias de animación

LO PEOR

  • Diseño de niveles poco original
  • Enseguida nos veremos muy sobrecompensados con respectos a los enemigos
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.