Predator: Hunting Grounds
Predator: Hunting Grounds
Carátula de Predator: Hunting Grounds

Predator: Hunting Grounds, análisis

Analizamos lo nuevo de los creadores de Friday the 13th The Game para PS4, Xbox One y PC. Así es el regreso a los videojuegos del depredador más famoso del cine.

Juegos de acción, shooters, beat em ups… Durante las últimas décadas, Predator ha protagonizado juegos de todo tipo con mayor o menor éxito, aunque, debido a la mala acogida que tuvieron los últimos lanzados, llevábamos la friolera de diez años sin verle en acción, salvo en cameos que ha realizado en sagas como Mortal Kombat. Ahora, gracias a Illfonic, regresa con una nueva propuesta que, por desgracia, se queda a medio gas al menos en su lanzamiento. Pero empecemos por el principio.

Predator: Hunting Grounds es un shooter multijugador asimétrico, es decir, un juego que nos propone jugar partidas de 4 vs 1 en la piel, o bien de una escuadra militar, o bien del depredador. Como cabe esperar, jugar en un bando u otro cambia por completo tanto los objetivos a cumplir como la jugabilidad durante la acción.

Si elegimos la escuadra militar, pasamos a formar parte de un grupo de hasta cuatro soldados. Como en cualquier otro shooter, disponemos de una serie de armas y habilidades entre las que podemos elegir para equiparnos lo que mejor se ajuste a la clase que hayamos seleccionado: asalto, reconocimiento, explorador o apoyo. Cabe destacar que algunas de las armas están inspiradas en el arsenal que podemos ver en las películas de Predator como la Minigun. Más originales son los accesorios que podemos utilizar para personalizar la apariencia de nuestro personaje: desde gorras y gafas hasta trajes un tanto llamativos. Es necesario explicar aquí que tanto estos accesorios como los que están disponibles para la personalización del depredador pueden conseguirse gratis jugando. Con cada partida, se acumula una cantidad determinada de la moneda del juego, por lo que no es necesario pasar por caja para obtenerlos.

Una vez en el campo de batalla, elegido aleatoriamente entre los tres mapas que existen, tenemos que realizar una misión, compuesta por diferentes objetivos, y escapar. En este punto, cabe destacar que, sobre el papel, la variedad de misiones y objetivos es extensa, aunque, durante el juego, pueden llegar a repetirse bastante, puesto que se trata mayormente de matar a un personaje en concreto, conseguir ciertos objetos como fajos de billetes o datos, y destruir dispositivos como ordenadores o antenas parabólicas. Al final, que una partida sea más o menos interesante y divertida depende en gran medida del jugador que se mete en la piel de Predator.

Al igual que los soldados, el depredador dispone de un arsenal, clases y habilidades determinados, solo que, en el caso del armamento, al igual que en las películas, está compuesto por tecnología alienígena más bien futurista. Así, disponemos desde el famoso cañón laser al hombro hasta discos inteligentes, entre otro tipo de armas. Por su parte, la personalización del Predator es similar a la de la escuadra militar, puesto que también se puede elegir su género, entre masculino y femenino, así como la apariencia, cambiando, por ejemplo, el color de la piel, del pelo y de la armadura.

En el campo de batalla, el único objetivo que tenemos si controlamos al letal depredador es dar caza a los otros jugadores y acabar con ellos. Para tal misión, disponemos de una serie de características extra: por un lado, la posibilidad de subirnos a los árboles y volvernos prácticamente invisibles para poder avanzar más rápido pasando desapercibidos, y, por otro lado, un filtro especial que nos permite apreciar la temperatura corporal, tal y como se ve en las películas. Si lo anterior no fuese suficiente, también podemos hacer uso de una opción que aísla el objetivo para localizarlo al momento, pues aparece rodeado por una especie de círculo rojo.

Como decíamos antes, que una partida sea más o menos interesante depende en gran medida de la actuación del jugador que encarne a Predator, pues todo puede terminar cuando entra en acción. Es decir, sean los jugadores que sean los que mueran en ese momento, soldados o alienígena, la partida finaliza ahí mismo. El mayor problema de esto es si el depredador aparece pronto, pues todo puede acabar al poco de empezar la partida, lo que nos puede llegar a desesperar si tenemos en cuenta que hay que esperar entre dos y cuatro minutos para jugar una. No obstante, tenemos que destacar el trabajo que ha realizado Illfonic en lo que al balance de la vida del depredador y la capacidad de hacerle daño se refiere.

En nuestras impresiones de Predator: Hunting Grounds, destacamos que resultaba prácticamente imposible acabar con el depredador salvo que actuase torpemente o la escuadra se coordinase para acabar con él. Ahora, es mucho más fácil, aunque, nuevamente, si hay falta de coordinación o consigue acabar uno a uno con los soldados porque están muy distanciados unos de otros, es fácil que el jugador que controle a Predator se alce con la victoria, puesto que en un enfrentamiento 1 vs 1 sigue ganando fácilmente, como es de esperar al tratarse de un alienígena cazador y con características superiores.

Un aspecto que no se ha retocado y que incluso es más visible ahora que en la beta abierta es la IA. Tanto su vida como su inteligencia son ridículas. Prácticamente, podemos enfrentarnos solos a una gran cantidad de personajes controlados por la IA y salir airosos de la situación, pues, además de contar con poca vida, no son nada inteligentes. Nos hemos encontrado personajes que estando nosotros situados delante de ellos no reaccionaban o que subían y bajaban escaleras sin más, haciendo que cumplir la misión fuese, a falta de que apareciese el jugador depredador, fácil.

Volviendo a las similitudes de Predator: Hunting Grounds con las películas que componen la saga de ciencia ficción en las que se inspira, la ambientación es digna de mención también, pues, aunque la calidad de los gráficos deja algo que desear, al menos en consolas, los diseños de las diferentes localizaciones están muy logrados y nos trasladan fácilmente a las cintas. Algo que remata la banda sonora, que incluye la famosa canción de esta serie de películas y que desde el primer minuto se mete en nuestra cabeza para no parar de tararearla.

CONCLUSIÓN

A pesar de la buena ambientación, de lo gratificante que resulta meterse en la piel del cazador alienígena y del resto de bondades, la propuesta de Predator Hunting Grounds se queda a medias. La diversión que aportan las partidas ya sea desde un bando u otro desaparece con el tiempo debido a que no hay nada más que jugar más allá del modo de juego de 4 vs 1. Esto se puede evitar en cierto modo si se juega con conocidos, pero, al final, las ganas de jugar desaparecen más pronto que tarde, pues, además, el tiempo que tarda el juego en emparejarnos con otros jugadores sigue siendo considerable, aunque el estudio ya está trabajando en la manera de mejorarlo.

LO MEJOR

  • La ambientación, que recuerda fácilmente a las películas de Predator.
  • Sentirnos como auténticos cazadores en la piel del alienígena.
  • Es una experiencia especialmente divertida para los fans del depredador.

LO PEOR

  • Se echa en falta más modos de juego y contenidos como, por ejemplo, más mapas.
  • La IA es muy torpe.
  • El tiempo de emparejamiento es excesivo.
  • Hay propuestas más completas dentro del género.
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.