Una obra maestra de PlayStation

Vagrant Story cumple 20 años; un titulo de culto sin precedentes en el JRPG

  • Alberto Zaragoza

Vagrant Story, obra de culto de Square cumple dos décadas. Un título que sorprendió en la época por su complejidad, estilo e historia. ¿Por qué es tan especial y cómo ha sobrevivido al paso del tiempo?

Hubo un tiempo en el que todo lo que realizaba Square (conocida por aquél entonces en nuestro territorio como Squaresoft) se esperaba y seguía religiosamente, una edad de oro del JRPG que comenzó en los 16 bits y continuó en los 32. La PlayStation de Sony fue la principal referencia del género en esta época, logrando que el JRPG conquistara Occidente de forma definitiva.

El lanzamiento de un nuevo título de la compañía con sede en Tokyo era sinónimo de grandeza: la saga Final Fantasy, su spin-off Tactics, Xenogears... Entre todos estos lanzamientos para la primera consola de Sony, nuestro protagonista es Vagrant Story, un título poco o nada convencional, con una historia, personajes y estilo atípicos pero que conquistó y permanece en el recuerdo de todos aquellos que lo probaron. Una obra maestra que cumple 20 años.

Vagrant Story, la obra magna de Yasumi Matsuno y Square

Vagrant Story nos sitúa en la misteriosa ciudad de Leá Monde, un lugar que antaño fue la ciudad más importante del reino de Valendia. Un sacerdote llamado Müllencamp llegó al poder y acabó obteniendo un poder mágico de enormes dimensiones. Incapaz de controlarlo, un gran terremoto acabó con su vida, la ciudad entera y sus más de 5000 habitantes. Actualmente, se dice que las fuerzas de la oscuridad habitan en la otrora brillante Leá Monde.

El juego nos sitúa 20 años tras la caída de la ciudad, los seguidores del culto de Müllencamp, liderados por el sacerdote Sydney Losstarot atacan la mansión del Duque Aldous Bardorba, tomando rehenes a su paso y exigiendo la abdicación del Cardenal y la liberación de algunos prisioneros. Bajo este contexto, el Clero interviene con su guardia personal, la Orden de las Cuchillas Carmesí, lideradas por Romeo Guildenstern. Es aquí, tratando de evitar un confrontamiento con el Clero, donde los VKP (Caballeros de la Paz de Valendia) deciden enviar a uno de sus miembros más poderosos: Ashley Riot, nuestro protagonista.

Ashley Riot es un Riskbreaker, un agente especial de los VKP, que acompañado de la agente Callo Merlose, tratará de investigar lo que pretende Sydney Losstarot y así detenerlo. Bajo esta premisa inicial, nos adentramos en la ciudad en ruinas de Leá Monde para perseguir a Sydney y su culto, que han secuestrado a Joshua Bardorba, hijo menor del Duque. La Orden de las Cuchillas Carmesí también participan de esta persecución, creyendo que Ashley es un traidor, el cuál no solo deberá combatir los peligros de Leá Monde, si no también escapar de Guildenstern y sus hombres, buscar a Sydney, salvar al hijo del Duque y a su compañera Merlose la cuál ha caído en manos del enemigo. Por si esto fuese poco, el Duque tiene sus propios planes y ha contratado a otro Riskbreaker: Jan Rosencrantz.

Una premisa espectacular en un juego donde no todo es lo que parece. Hay que rascar muy por encima de la superficie, devorarlo con calma y adentrarnos en lo más profundo de la obra de Matsuno para comprender todo lo que nos ofrece. Giros argumentales, flashbacks que nos ayudarán a empatizar con nuestro protagonista, su crudeza y desarrollo conforman uno de los mejores guiones de la historia del videojuego.

Yasumi Matsuno, un desarrollador de enorme personalidad

Yasumi Matsuno, director de Vagrant Story, es una figura nada convencional en la industria japonesa. En sus títulos destacan temas políticos y sociológicos a los que en su día la industria del videojuego japonés no estaba demasiado acostumbrada. Su carrera comenzó en la desaparecida Quest Corporation, donde desarrolló la saga de rol táctico Ogre Battle, que no gozó de demasiada visibilidad en nuestro territorio hasta un remake del segundo título de la franquicia lanzado para PSP en 2011.

Tras el éxito conseguido en Quest Corporation, Matsuno se une a Square en 1995, donde recibió el importante encargo de desarrollar un spin-off de la saga Final Fantasy. Se trataba de FF Tactics, heredero de Ogre Battle, Matsuno supo dar a FF Tactics una personalidad que le alejaba notablemente de la saga principal, con temas argumentales y un diseño hasta entonces no habituales en la franquicia. Ivalice, un mundo desde entonces recurrente en la saga, con una personalidad y carisma como pocos en la industria fue obra de Matsuno. Un enorme e importante legado.

Teniendo todo lo anterior en cuenta, tras el lanzamiento de Final Fantasy Tactics, Yasumi Matsuno y todo su equipo comenzarían a trabajar en el próximo gran título de Square: Vagrant Story.

Un juego valiente, una apuesta sin precedentes

Vagrant Story tiene una de las introducciones más sobrecogedoras de la historia del videojuego, un comienzo apoteósico y tan cinematográfico que cuesta creer sea de un videojuego con dos décadas de antigüedad. Una apertura que firmaría el mismísimo Hideo Kojima, el cuál es un reconocido admirador del título,

La enigmática ciudad de Léa Monde, situada en el reino de Valendia, debe su gran personalidad al arduo trabajo de Yasumi Matsuno y su equipo de diseño. Para desarrollar un entorno medieval occidental de la forma más realista y fidedigna posible se trasladaron a Francia, tomando como referencia la localidad de Saint-Émilion en la región de Nueva Aquitania, cerca de Burdeos.

Un juego técnicamente sobrecogedor para su época, y que a día de hoy se conserva de manera excepcional, todo un cumplido para un juego de 32 bits, una generación en la que un gran número de títulos en tres dimensiones no ha llevado bien el paso del tiempo. Su equipo de desarrollo no tenía ninguna experiencia con las tres dimensiones más allá de una perspectiva isométrica que simulaba tridimensionalidad en algunas de sus anteriores obras.

Esta falta de experiencia acrecienta la leyenda de Vagrant Story, recreando modelados 3D con un menor número de polígonos que otros juegos de la época, pero con un diseño artístico excepcional que les dotaba de mayor detalle, así como animaciones faciales o el uso de la cámara y su rotación durante el juego. El enorme mérito de Vagrant Story como obra se explica a la perfección en un fantástico hilo de Twitter realizado por @dreamboum.

Todo está conectado en Leá Monde, pese a que toda la acción transcurra en la ciudad, disfrutaremos durante la aventura de escenarios enorme y de gran belleza, todos ellos interconectados. Es habitual tratar de acceder a un área para una vez conseguido, darnos cuenta de que ya habíamos estado en esa zona. La naturaleza cruel de Vagrant Story es una de sus mayores virtudes. 

Una historia madura, llena de política e intrigas, y con un desarrollo nada habitual en el JRPG ya no en la época, si no especialmente en la actualidad. Personajes y protagonistas de edad avanzada y aspecto duro, todo muy alejado de los cánones convencionales del género, dotan si cabe de un mayor carisma a un título que es único en todos sus aspectos.

Un clásico infravalorado

¿Por qué una obra de Square en una de sus épocas doradas continúa siendo tan infravalorada? Es una cuestión con muchas respuestas, pero en una época en la que continuamente vemos aparecer un gran número de remakes y remasters en la industria, el nombre de Vagrant Story no suele aparecer entre los mencionados en este tipo de solicitudes. No hay una gran legión de seguidores detrás que permita hacer el ruido necesario, y es posible qué en su día, la salida de PlayStation 2 tan solo un mes después de su lanzamiento en Japón, perjudicase su ascenso entre otras leyendas del RPG.

Vagrant Story era un título complejo en su época y lo continúa siendo en la actualidad. No progresamos mediante un sistema de niveles si no mediante la maestría con las armas. Unas mecánicas de progresión que pueden acabar volviéndose en nuestra contra dada su complejidad.

El sistema de combate sigue siendo único en la actualidad. Este nos permite escoger a que zona del cuerpo atacar, encadenar ataques, el arma a usar… todo esto debemos realizarlo y decidirlo en cuestión de segundos. La obra de Matsuno también nos ofrece la posibilidad de explorar el mapa y escoger distintos caminos, su verticalidad, la resolución de puzles, así como su sistema de desarrollo de equipo y armas con el que podemos pasar horas y horas dotan al título de Square de un enorme número de opciones para superar todo lo que se nos ponga por delante.

Vagrant Story recibió la antaño legendaria puntuación perfecta de la revista Famitsu. Fue el tercer título en lograrla tras The Legend of Zelda: Ocarina of Time y Soulcalibur. El primer videojuego a partir del año 2000 en lograrla, todo un hito en una época en la que el reputado medio japonés no otorgaba puntuaciones perfectas de forma habitual.

El arte de Vagrant Story, una obra maestra que ha sobrevivido al paso del tiempo

Yoshitaka Amano y Nobuo Uematsu son posiblemente los artistas más reconocidos de Square en toda su historia, pero conviene no olvidar o dejar atrás a Akihiko Yoshida e Hitoshi Sakimoto. Siempre al lado de Yasumi Matsuno desde Quest Corporation.

Yoshida es una figura referencial en todo el arte y diseño del universo de Ivalice. Bajo sus manos ha pasado la saga Tactics, Final Fantasy XII, FF XIV, Bravely Default, Nier: Automata y, por supuesto, Vagrant Story. El arte de Yoshida tiene una personalidad clara, es reconocible a primera vista y ha jugado un punto importante a la hora de relacionar este con toda la obra de Matsuno.

A nivel musical, Hitoshi Sakimoto suele dotar a sus obras de un estilo orquestral. Con una personalidad bien definida, la banda sonora de los juegos de Square y, en este caso, de Vagrant Story es otro de los puntos fuertes que nos impiden soltar el mando, ayudando a conectar con toda la obra de Yasumi Matsuno.

El futuro de Vagrant Story

Han tenido que pasar más de dos décadas para que Final Fantasy VII, posiblemente el juego más popular e idolatrado de Square, reciba un remake. Teniendo esto en cuenta, se hace difícil pensar que Vagrant Story, con un número de fans mucho más reducido, pueda entrar a corto o medio plazo en los planes de la compañía. Su historia y mundo lo merecen, un juego adelantado a su tiempo que encajaría a la perfección en la actualidad, sorprendiendo a un gran número de jugadores por lo atípico que es su contexto y desarrollo dentro del género JRPG.

Actualmente, tan solo podemos disfrutar de Vagrant Story en su sistema original (PlayStation) o en versión digital en PlayStation 3 y PSP dentro de los PSOne Classic que podéis en la Store de Sony PlayStation. El título salió a nuestro territorio en completo inglés, y dada su compleja historia, requiere de un nivel medianamente alto para comprender todo lo que su mundo nos ofrece. Existe en la actualidad una traducción realizada por fans al castellano.

El universo desarrollado por Matsuno trasciende a su propia obra y forma parte ya de todo el universo Final Fantasy. Pese a que Vagrant Story no forma parte de la saga, su universo se desarrolla dentro del mundo de Ivalice (FF Tactics y FF XII) y la propia ciudad de Leá Monde ha aparecido posteriormente en la saga, siendo la capital de una de las dos regiones que conforman el reino de Dalmasca en Final Fantasy XIV.

Vagrant Story es indiscutiblemente el juego más oscuro y adulto de Square, una obra que trasciende a su tiempo, que en su época fue odiado por unos y amado por otros, pero que con el paso de los años todo el mundo ha terminado aceptando su grandeza. Vagrant Story es sin lugar a dudas uno de los mejores y más especiales juegos que Square ha realizado en toda su historia.