Novedades en la beta

Legends of Runeterra, impresiones. ¿El juego de cartas definitivo?

Jugamos las primeras partidas a Legends of Runeterra, la gran apuesta de Riot Games en el género de las cartas con el lore de League of Legends.

No pasa el género de los CCG –collectible card games- por su mejor momento. Bethesda ha detenido el desarrollo de nuevo contenido para The Elder Scrolls: Legends, CD Projekt ha hecho lo mismo con la versión para consolas de GwentThronebreaker estaba previsto originalmente como expansión para este juego de cartas-, y el líder indiscutible, Hearthstone, ha precisado de una estrategia muy agresiva de Blizzard para ser revitalizado, algo que está por ver si se consigue. Por el camino han quedado otros como Eternal, Faeria, Fable Fortune y el caso más llamativo, Artifact, por tener detrás nada menos que a Valve, y todos ellos han pasado sin pena ni gloria. Dicho esto… ¿Es el mejor momento para que Riot Games lance Legends of Runeterra?

Si agresiva se considera la actitud de Blizzard para con Hearthstone, no lo es menos la de los creadores del popularísimo League of Legends, que lejos de acomodarse en el éxito de su MOBA, se han propuesta expandirse a través del lanzamiento de diversos títulos. Uno de ellos es este Legends of Runeterra, que se apoya en el lore del que seguramente sea el juego más célebre de la historia en el terreno competitivo profesional, pero seguramente esto no sea suficiente para triunfar. Pocos géneros y pocas plataformas les van a quedar por tocar, pero es este juego que nos ocupa uno de los pilares en los que Riot Games sustentará su expansión. ¿Tiene lo que hay que tener para triunfar?

El RNG, disminuido en la medida de lo posible

El RNG no es sino el factor azar inherente a cualquier juego de cartas, pero tiene que estar presente en su justa medida. Es algo que no supo controlar Blizzard, que en su intención de hacer Hearthstone más accesible para todos, prácticamente lo convirtió en un juego de ruleta donde cualquier cosa era posible y cualquier partida podía irse al traste por los designios de la diosa fortuna, buena o mala. Desde entonces, la intención de todos cuantos se han aventurado en los juegos de cartas ha sido reducir este componente azaroso a la mínima expresión, y afortunadamente, y por el momento, Riot Games parece haberlo conseguido en Legends of Runeterra.

Evidentemente, como siempre, la suerte siempre va a contar, pero es necesario que una partida no depende de la suerte más que en el momento en que robamos una carta sin saber cuál va a ser esta. A partir de ahí, lo ideal es dejar el destino de la partida en manos de la habilidad del jugador, y es ahí donde acierta LOR, exigiendo a este que tome parte cada pocos segundos y no dejándole más que unos pocos segundos de descanso mental. Como siempre, hay que hacer cada movimiento con el siguiente que vamos a hacer en mente, pero esto es algo continuo, ya que la estructura de turnos a la que estamos acostumbrados cambia radicalmente en Legends of Runeterra.

Lo que nos encontramos en esta ocasión, en lugar de turnos en los que cada jugador juega sus cartas y ataca al nexo rival –con 20 puntos de vida-, son turnos en los que un jugador ataca y otro defiende. Estos a su vez se dividen en fases en las que el jugador puede jugar una carta –que pueden ser de personaje o hechizos- con el límite del maná o bien pasar. Pero ojo, el jugar una carta no significa que esta vaya a participar necesariamente en la ronda. Nos explicamos.

Una vez jugadas todas las fases de cada ronda, llega el momento de atacar y defender, siendo el jugador que ataca el nexo el primero en montar su ofensiva. Esta consiste en elegir las cartas que atacarán de entre las que ha jugado previamente, algo a lo que sucede el mismo proceso por parte del rival, pero a la ofensiva, pudiendo escoger cómo y con qué cartas va a bloquear, salvo excepciones. En definitiva, no sigue una estructura de turnos convencional en la que un jugador actúa y otro mira durante 1 minuto, sino que es más acción-reacción, exigiendo ligeramente más agilidad y rapidez mental que otros títulos del mismo corte.

Dicho así puede parecer complejo, y al comienzo de hecho lo es. El jugador de juegos de cartas suele cometer el error de creer que por saber jugar a uno no le será difícil dominar los demás, pero no siempre es así. De hecho, casi nunca es así. Jugar los tutoriales de Legends of Runeterra se antoja imprescindible, y es más, algunos incluso es posible que necesitemos jugarlos más de una vez, debido a sus diferencias con los juegos que conocemos hasta ahora. Además, por qué no decirlo, nos otorga las primeras recompensas, algo que obviamente es muy bienvenido…

Uno de los aspectos más peculiares de Legends of Runeterra, y que más nos ha gustado, son las cartas de Campeón, basadas en los populares héroes de League of Legends, estando presentes algunos como Yasuo, Jinx, Lux o Darius, por ejemplo, y pudiendo llevar como mucho seis de ellas en nuestro mazo. Es un aspecto positivo porque todas cuentan con una mecánica llamada Mejora, la cual hace que aumenten sus atributos de ataque o vida, o también puedan tener algún efecto o habilidad adicionales. Esto no hace sino añadir una capa más de profundidad estratégica a la hora de plantear nuestro objetivo en cada partida, y basar la creación de mazos en base a esta. Así mismo, la edición de mazos se basa en la combinación de diversas regiones del lore de League of Legends teniendo cada una unas características según sean mazos agresivos o de control, se basen en Seguidores –así se conocen a los esbirros el LOR- o Hechizos, etc… De este modo, nos encontramos las Islas de la Sombra, Demacia, Noxus, Freljord, Piltover y Zaun, y Jonia.

Por supuesto, no faltan las múltiples palabras clave que representan habilidades diferentes en cada carta. Abrumar, que hace que el daño sobrante al golpear a una unidad enemiga se inflija al Nexo rival, Elusión, que solo pueden bloquearse con otras cartas con la misma función, Endeble, que fallecen al terminar cada ronda, Último Aliento, siendo un término que ya conocemos y no es necesario explicar… En resumen, hay aspectos comunes con otros juegos de cartas que seguramente hayamos probado, pero Legends of Runeterra cuenta con su propia identidad y virtudes como para poder establecerse y triunfar siempre que haga las cosas bien y escuche a la comunidad, algo que se ha demostrado imprescindible en este género –bien lo ha aprendido Blizzard-. Por lo pronto, algunos de los mejores jugadores de cartas de nuestro país como Akawonder, Evangelion o Dalesom ya han mostrado interés en el juego, pero es responsabilidad única y exclusiva de Riot que pueda consagrarse a través de contenido frecuente y un equilibrio ideal para resultar accesible para nuevos jugadores a la par que profundo para los veteranos.

Legends of Runeterra

Legends of Runeterra es un videojuego de estrategia y cartas a cargo de Riot Games para PC y dispositivos iOS y Android protagonizado por los campeones más populares del universo de League of Legends.

Legends of Runeterra