Nuevos proyectos

El futuro de Riot Games: móviles, Runeterra, shooter y lucha

Riot Games da el paso como desarrolladora de videojuegos. Tres nuevos proyectos, incluyendo una nueva IP, son el comienzo de un futuro brillante.

Como conclusión a nuestro extenso día en las oficinas de Riot Games, la compañía nos invita a echar la vista más allá de lo que resta del año. “Este es el paso de ‘a Riot Game’ a ‘Riot Games’”. Así comienza la presentación Alan Bridgeman, general manager en la región europea. No es para menos. Lo visto en Legends of Runeterra es tan solo el inicio de una serie de proyectos a cada cual más ambicioso

Ya no solo se conforman con mantener el liderato en audiencia dentro de los MOBA, también buscan ocupar su espacio en otros géneros de éxito en el ecosistema multijugador. Ampliar el catálogo de propuestas, en definitiva, que ayuden a arraigar sus marcas lo máximo posible. Qué mejor momento para anunciar su futuro que a través del décimo aniversario de League of Legends.

League of Legends: Wild Rift y TFT en móviles

Primera estación: lo que deparará su juego cumbre. League of Legends se actualiza para recibir los próximos “mayores cambios” en su historia reciente. Junto a ello, un nuevo personaje, Serah, será la encargada de levantar los ánimos de una comunidad que está a punto de alcanzar nuevos sistemas.

Sí, League of Legends abandona la exclusividad en ordenador. De sobrenombre Wild Rift, el MOBA más exitoso de todos los tiempos aterrizará en consolas y dispositivos móviles. En concreto, la versión para Android e iOS se define como “una verdadera experiencia League. Desconocemos a qué consolas se refiere y su fecha de llegada. Junto a ello, una serie de animación ahondará en el trasfondo de su mundo, llamada Arcane.

Por último, la fiebre de TFT será una realidad en smartphones en algún punto del primer cuarto de 2020. Según Alan, se encuentran “muy sorprendidos” por el recibimiento del público, por lo que será a partir del próximo año cuando se asienten las bases de sus próximos contenidos, ahora todavía más tras abrirse la veda de los teléfonos.

Legends of Runeterra, el primer CGS de Riot Games

Ya hemos jugado a Legends of Runeterra, un proyecto macerado en las entrañas del equipo durante los últimos tres años. Nuestras sensaciones no han podido ser mejores, y es que ofrece las suficientes características diferenciadores del resto de rivales para poder hacerse un hueco en el mercado free to play.

Las sensaciones tras hablar con los responsables es de absoluto compromiso no solo con el juego, sino con su base de jugadores. En declaraciones a MeriStation, su director de diseño, Andrew Yip, afirma que “escucharemos y mejoraremos a partir de lo que nos reporte la comunidad”.

Compromiso que se traslada en reformar la manera en la que funciona la progresión. Desde el principio se ha intentado plasmar un sistema accesible para todos los perfiles de jugador; se acabaron comprar paquetes de cartas aleatorios.

Su llegada está prevista para algún punto a partir de la mitad del 2020 a móviles y ordenador; una beta privada será lanzada durante el primer cuarto del mismo año, solo en Windows.

Proyectos marcados y nueva IP

La gran sorpresa de la mañana la encontraríamos en aquellos proyectos que están todavía más alejados en el tiempo. Llamados provisionalmente Project L y Project A, ambos se centran en dos géneros incombustibles.

Project L es la apuesta por la lucha 1vs1 al estilo tradicional. Solo se nos muestra una imagen estática, en la que dos personajes se enfrentan cara a cara en pleno desierto. El estilo visual impacta tras un primer vistazo: es muy potente.

Ninguno de los presentes esperábamos que Project A resultara ser un first person shooter competitivo. Según rezaba la descripción de la pantalla, “personajes únicos con habilidades crean oportunidades en el gunplay”. El ejemplo, esta vez, era en movimiento. Durante un pequeño gif veíamos un personaje armado con un subfusil, que disparaba con sus brazos una acometida de múltiples cuchillos. El estilo animado nos recordó a una mezcla entre Team Fortress y Overwatch, inclinándose más por un toque de realismo animado.

Por último, de lo que no se reveló detalle alguno, es que la meta más lejana corresponde a una nueva propiedad intelectual. Desconocemos si esa IP seguirá dentro del ecosistema en línea o mantendrá unas bases de videojuego tradicional. Pero lo que está claro es la apuesta firme por los desarrollos internos que vayan más allá de lo que saben (muy bien) hacer.

Nuevos horizontes

El énfasis en ampliar horizontes permite ver a Riot Games como el inicio de una productora que está llamada a convertirse en una cabeza mucho más visible para el resto de jugadores alejados de su estrella. Es lógico aprovechar el tremendo potencial que te da una marca como League of Legends para trascender tras ser un ente único por muchos años.

La clave reside en el inconformismo. Dejar de lado la zona de confort para ser ofrecer más y mejor. El hambre insaciable de querer volver a marcar un hito.

League of Legends

League of Legends, el título de debut de Riot Games para PC, es un juego estrategia y acción de corte free-to-play ambientando en un universo fantástico en el que dos equipos de hasta 5 campeones cada uno luchan en batallas en tiempo real por el control del nexo.

League of Legends