Cazadores de lore

Geralt de Rivia (The Witcher), el legendario brujo de la Escuela del Lobo

Analizamos el perfil del famoso brujo Geralt de Rivia, de la saga The Witcher, tanto en libros como videojuegos y en la reciente serie de Netflix.

El famoso brujo protagonista de las novelas de “La saga de Geralt de Rivia” (por el escritor polaco Andrzej Sapkowski) acumula ya una larga trayectoria y muchas aventuras a sus espaldas. Lo pudimos conocer por primera vez en la revista polaca Fantastyka con una serie de cuentos que fueron publicados a partir de 1986 y hasta la época actual ha aparecido en una saga de libros, diversos cómics que amplían y complementan la historia, 3 juegos principales (y otros tantos secundarios) por CD Projekt RED e incluso en un par de series de TV. La popularidad del Lobo Blanco se ha visto incrementada gracias a la reciente serie de Netflix titulada “The Witcher” y por ello, ha llegado el momento de echar la vista atrás y hacer un repaso a la historia de Geralt de Rivia.

Nota: los reportajes marcados como “Cazadores de lore” contienen spoilers de la saga y personajes de los que hablan.

De humano a brujo; la transformación de Geralt

Poco sabemos del pasado de Geralt y de su familia biológica. Entre los recuerdos del brujo se encuentran algunos detalles de su madre, Visenna, que nos cuentan que fue una hechicera especializada en la sanación que lo abandonó cuando él era muy pequeño en Kaer Morhen, la Escuela del Lobo situada entre las Montañas Azules, al norte del reino de Kaedwen. En cuanto a su padre, fue presumiblemente el guerrero Korin, que ayudó a Visenna a derrotar al koshchey de Fregenal (aparece en el cómic “Droga bez powrotu” de 1993 y en el primer episodio de la serie de TV “The Hexer”).

Aun así, la verdadera figura paterna de Geralt puede considerarse Vesemir. Se trata del brujo más experimentado y viejo de Kaer Morhen, quién se encargó de criar y entrenar a una generación futuros brujos, además de hacerles pasar por el duro proceso que conlleva la experimentación mutágena. En concreto, Geralt demostró tener una tolerancia inusual a la dolorosa prueba de las hierbas (ingesta de ingredientes alquímicos especiales que afectan a la fisiología del sujeto; tan solo sobreviven 3/10 niños al proceso) y por ello fue expuesto a experimentos más fuertes que le otorgaron el pelo blanco que lo caracteriza (y que no tienen otros compañeros brujos de la escuela del Lobo como Eskel o Lambert), además de una fuerza superior, mayor velocidad y una resistencia increíble. De hecho, se trata del único brujo hasta la fecha que ha logrado sobrevivir a estos extremos experimentos.

Kaer Morhen, la Escuela del Lobo The Witcher Geralt de Rivia
Kaer Morhen, la Escuela del Lobo

Poco más sabemos de la infancia y juventud de Geralt, puesto que todas las obras en las que aparece narran sus andanzas de adulto y la exploración de su pasado tan solo nos llega a través de recuerdos. Aun así, demostrando que el pasado siempre nos alcanza, Geralt volvió a encontrarse con su madre años más tarde. Tras salvar a un mercader llamado Yurga de un grupo de nekkers, el brujo resultó herido y el hombre lo llevó hasta su granja en carromato, con tal de salvarlo. Cuando despertó, Geralt se topó con la mirada de una hechicera que conocía bien. Un fantasma de su pasado, que había vuelto para salvarle la vida a su hijo. A pesar de que el brujo le quería preguntar mil y una cosas a su progenitora, no tuvo ocasión de hacerlo, puesto que cayó dormido.

“Siempre quise... Le daba vueltas a lo que te diría si por fin llegábamos a conocernos. Pensaba en las preguntas que te haría. Juzgaba que esto me produciría una alegría perversa...Mañana, a la luz del sol, te miraré a los ojos, Visenna... Y te haré mi pregunta. O puede que ya no la haga porque es demasiado tarde”, le dice Geralt a su madre, a lo que ella le contesta: “No. Ahora vas a dormir. Y cuando te despiertes ya no lo querrás. ¿Por qué vamos a tener que mirarnos a la luz del sol? ¿Qué cambia esto? No se puede ya recuperar nada, cambiar nada...No, Geralt. Ahora vas a dormir. Y yo... fui tu sueño. Cuídate”. Tras este encuentro, el cual queda emborronado entre los sueños, madre e hijo no vuelven a encontrarse.

Geralt “de Rivia”, Gwynbleidd, el Lobo Blanco, el Carnicero de Blaviken…

En cuanto a su nombre completo, a Geralt normalmente se le conoce como “de Rivia”. No es debido a su procedencia, sino a que en el momento de escoger un apellido, como parte de las tareas pendientes de los alumnos de Kaer Morhen antes de ser brujos, el protagonista acabó por tomar “de Rivia” como apellido ya que su primera opción, “Geralt Roger Eric du Haute-Bellegarde”, era demasiado “tonta y pretenciosa”, según Vesemir. Los azares del destino hicieron que años después Geralt ayudara a la Reina Meve de Lyria a defender el puente del Yaruga en una complicada batalla. Una vez que consiguieron la victoria, la Reina le otorgó el título formal “De Rivia”.

Otros apodos que le otorgan a lo largo de sus andanzas por el mundo son el de Gwynbleidd, que se traduce en la Lengua Élfica como "Lobo Blanco" (este apodo se lo pusieron las dríadas después de su estancia en el Reino Boscoso de Brokilón). En cuanto a otro apodo, en este caso menos agraciado, Geralt también es conocido por aquellos que lo desprecian como "Carnicero de Blaviken", debido a un desafortunado evento que ocurrió en aquella ciudad.

Estos hechos pueden leerse en la historia corta “El mal menor” (en El último deseo) y narran cómo el brujo acabó con la vida de los bandidos de Renfri (representa una oscura versión de Blancanieves) y con la propia líder, debido a que ellos querían acabar con las vidas de los aldeanos de Blaviken. Los ciudadanos, al presenciar la masacre de los bandidos y desconocer sus malvados planes, culparon al brujo de ser un asesino despiadado y le otorgaron tal apodo, que supondría un peso a las espaldas de Geralt a lo largo de su vida.

“Sólo existen el Mal y el Mal Mayor, y sobre ellos dos, en las tinieblas, está el Mal Muy Mayor. El Mal Muy Mayor, Geralt, es algo que no puedes ni imaginarte, aunque pienses que ya nada puede sorprenderte. Y sabes, Geralt, a veces resulta que el Mal Muy Mayor te agarra por la garganta y te dice: «Elige, hermano, o yo, o aquel otro, un poco menor»”, le advierte Renfri a Geralt antes de enfrentarse. En momentos así, el brujo demuestra que no es de los que se muestra imperturbable ante las injusticias y que prefiere ser quien empuña la espada antes que quedarse mirando sin hacer nada mientras seres inocentes son asesinados. A pesar de las circunstancias, Geralt sabe escoger el que él considera el mal menor.

Cazador de monstruos a sueldo, con un código moral

Al haber superado las pruebas con éxito y después de años de entrenamiento, Geralt estaba listo para ejercer su función: ser brujo y matar monstruos a cambio de unas cuantas monedas. Estas criaturas aparecieron en la llamada Conjunción de las Esferas, un fenómeno que tuvo lugar 1.500 antes de la historia de Geralt de Rivia y que supuso la llegada a la Tierra de criaturas peligrosas y sobrenaturales tales como ghuls, moiras y vampiros, entre otros muchos. Con su llegada, fue necesario disponer de una forma de acabar con ellos. Así nacieron los brujos y por ello es algo más comprensible el duro proceso por el que tenían que pasar los niños para serlo, ya que un ser humano normal no dispone de la resistencia ni fuerza necesarias para acabar con estas peligrosas criaturas.

Portando dos espadas en su espalda (una de plata para acabar con los monstruos y otra de acero para hacer lo propio con los humanos) y acompañado de su fiel yegua Sardinilla (todas las yeguas que tendría a lo largo de la historia tendrían este mismo nombre), Geralt emprendió su viaje repleto de aventuras (y desventuras) en el que acabó con cientos de monstruos distintos, aprendió la importancia de meditar y tomar las pociones necesarias con tal de potenciar sus habilidades antes de salir al combate e hizo uso de las señales (Aard: energía telequinética para empujar enemigos u objetos, Igni: descarga ígnea, Yrden: trampa mágica que frena a los adversarios, Quen: escudo protector y Axia: encanta la mente de un adversario, tal y como hacen los Jedi con la fuerza) que aprendió como parte de sus años de entrenamiento.

A pesar de que en múltiples ocasiones estuvo al borde de la muerte, el brujo demostró ser el más fuerte de su clase y poder superar prácticamente cualquier obstáculo. En él encontramos a un hombre con su propio código moral, que intenta posicionarse siempre del lado del inocente (en ocasiones es la bestia a la que le han ordenado dar caza y no el campesino que le paga). Entre sus propias normas, está la de no acabar con la vida de ningún dragón, unos seres a los que considera de gran nobleza e inteligencia. Tal y como indica de forma precisa la entrada del diario dedicada a Geralt en The Witcher 2: Assassins of Kings (supuestamente escrita por Jaskier, su fiel amigo el bardo):

“He aquí a nuestro héroe: sometido a mutaciones y un riguroso entrenamiento con la espada y la brujería en su niñez, se ha convertido en un cazador de monstruos sobrehumano. Siempre sin blanca, siempre despreciado por aquellos a los que protege, vaga por el mundo en busca de trabajo. El destino se apiada poco de él y acumula obstáculos en su camino, pero a pesar de ello, él sigue adelante lentamente. Tiene más escrúpulos que pulgas un mendigo, la duda se apodera de él incluso cuando una banda de rufianes lo asalta con cuchillos en el camino. ¿Es un buen hombre? No lo creo. ¿Intenta conservar su humanidad? Creo que sí”.

La hija prometida: Cirilla de Cintra

No podemos hablar de Geralt sin mencionar a una de las personas que más ha influido en su vida y personalidad: Cirilla Fiona Elen Riannon, más conocida como Cirilla de Cintra o simplemente como Ciri. El destino los unió para siempre en el momento en el que el brujo pidió aplicar la “Ley de la Sorpresa” (una antigua costumbre bajo la cual un hombre debe otorgar el premio que solicite aquel que le ha salvado la vida) tras salvar a Duny, el erizo (quien posteriormente acabaría convirtiéndose en el emperador de Nilfgaard, Emhyr var Emreis). Hija del mencionado y de la poderosa Pavetta, Ciri sería la clave para salvar el mundo.

El papel de Geralt es el de protector y en cierta forma también el de padre. Debido a que una de las consecuencias del proceso de mutación que sufren los brujos es el de quedar infértiles, no podría haber tenido descendencia biológica de forma natural. Al estar con ella, queda demostrado que a Geralt le cuesta educarla de una forma convencional. Aun así, Ciri aprende una serie de lecciones y habilidades, imprescindibles para la dura vida que le va a tocar vivir, gracias a las enseñanzas del brujo.

El gran amor de Geralt: Yennefer de Vengenberg (y otras)

Otra de las mujeres más importantes de la vida de Geralt, en este caso en el ámbito romántico, es Yennefer de Vengenberg, una poderosa hechicera con la que establece un vínculo irrompible, pero al mismo tiempo complejo y tumultuoso. Desde el momento en que la conoce, Geralt se enamora de ella y trata de protegerla, aunque no siempre sea de la forma adecuada:

“Hacía unos buenos veinte años que el brujo conocía a la hechicera de cabellos negros como ala de cuervo. Su amistad y los sentimientos entre ambos habían nacido de una aventura en común en la que se había visto implicado un djinn que concedió un deseo a Geralt, deseo que entrelazó sus destinos indisolublemente. No obstante, desde entonces su relación había sido bastante tormentosa, rica en altibajos, crisis y rupturas. El amor de Geralt y Yennefer es la prueba irrefutable de la afirmación de que los contrarios se atraen”, detalla Jaskier en la entrada del diario sobre Yennefer de The Witcher 3: Wild Hunt.

A pesar de lo enamorado que está de Yen, eso no es algo que impida a Geralt acostarse con otras muchas mujeres. Su aspecto tosco y carácter ligeramente huraño parecen ser irresistibles para muchas damas. En el amplio abanico que componen sus amantes encontramos tanto a poderosas hechiceras como a guerreras, humanas convencionales, etc. Entre todas ellas, una de las más destacables es Triss Merigold. La hechicera de Maribor (amiga íntima de Yennefer), vivió alguna que otra aventura amorosa con Geralt en La sangre de los elfos, además de tener un protagonismo mucho mayor en los tres juegos principales de The Witcher.

En The Wild Hunt la decisión de escoger entre Yennefer o Triss está en manos de los jugadores, pero todo aquel que conozca verdaderamente a Geralt sabrá que él siempre acabaría escogiendo a la hechicera de negro cabello rizado y fragancia de lilas y grosellas. Además, es ella quien desempeña la función de madre de Ciri, puesto que el hecho de tener descendencia se convirtió en su principal deseo tras perder la capacidad de tener hijos propios (al someterse a una serie de procesos con los que ganó en belleza y poder pero perdió en fertilidad).

Un brujo solitario…con muchos amigos

Aunque Geralt se esfuerce en aparentar que no necesita a nadie a su lado y que está mejor solo, es una de las mentiras que se intenta contar a sí mismo. A lo largo de sus aventuras conoce a un gran número de humanos y criaturas con las cuales entabla amistad. Algunos de ellos luchan codo con codo junto a él en peligrosas batallas, tales como el enano Zoltan, mientras que otros se encargan de canturrear canciones y poemas que producen gruñidos de exasperación por parte del brujo. Por supuesto, hablamos de Jaskier, a quien conoce desde hace más de un cuarto de siglo cuando el bardo ofrece la siguiente reflexión (que encontramos en la entrada del diario referente a Geralt en The Witcher 3: Wild Hunt):

“Geralt de Rivia es un personaje realmente excepcional. Un breve encuentro con él podría tentarnos a tacharlo de ser un mero espadachín, un simple cazador de monstruos, un tosco practicante de un sucio oficio, pero si lo miráis más de cerca pronto descubriréis que es un hombre de profundidades insondables, de puntos de vista únicos y con una gran experiencia que abarca todo el mundo. En la superficie es introvertido, reservado y hasta podría decirse que gruñón, pero debajo hay un mar desbordante de bondad, un buen sentido del humor y una gran presteza en ayudar a sus amigos, ya sea con un buen consejo o blandiendo la espada magistralmente. Es un hombre de apariencia y modales bruscos y a veces desastrosos, pero que sin embargo disfruta de una gran estima por parte del bello sexo. Es, por resumirlo, una contradicción andante”.

Así pues, Geralt es un personaje profundo y con muchos matices. A pesar de mostrar versiones ligeramente diferentes si lo leemos en las novelas, jugamos encarnándolo en los juegos o lo vemos en la serie, el brujo sigue siendo él mismo. Un hombre que, a pesar de todas las experiencias traumáticas que carga a sus espaldas, no ha perdido la humanidad que lo caracteriza. Un brujo que luchará hasta el último momento por defender a aquellos a los que estima y que no se rendirá sin oponer batalla. Hasta su último suspiro, luchará por combatir la injusticia que tiñe el oscuro mundo de fantasía construido por Andrzej Sapkowski.

 

Fuentes:

- Novelas, juegos y serie de The Witcher

- Wiki: Witcher.fandom

The Witcher

Los polacos CDProjekt están desarrollando este juego de acción y rol que usa el engine Aurora, el mismo de Neverwinter Nights, pero mejorado para la ocasión.
The Witcher

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...