Cazadores de Lore

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia

El erotismo es un pilar en la vida de Geralt de Rivia, pero hay dos hechiceras que han hecho historia en el corazón del brujo: Yennefer de Vengerberg y Triss Merigold

Nota: como todos los Cazadores de Lore, este reportaje contiene spoilers sobre los juegos de los que habla, en este caso la saga The Witcher (tanto los libros como los juegos)

La saga The Witcher marcó todo un hito en el género de rol por la complejidad de su universo, la riqueza de un mundo abierto muy vivo y su narrativa grimdark. Basada en la serie literaria de Geralt de Rivia (Andrzej Sapkowski), su retrato de la fantasía difiere con las epopeyas sobre la lucha del bien y el mal. El escritor polaco, en cambio, nos ofreció un universo mágico y amargo, lleno de personajes tan complejos como auténticos, consecuentes con sus propias circunstancias y cuya moral no se adscribe en parámetros maniqueos. Geralt de Rivia se enfrenta a un mundo donde las miserias difuminan la línea que separa al ser humano de los monstruos que caza el brujo para obtener su sustento. Nuestro brujo protagonista es un mutante cuyas alteraciones sirven al propósito de ser el cazador perfecto: mejoras físicas que superan los límites humanos y anulación de las emociones. Sin embargo, ¿es el brujo una criatura sin sentimientos? A lo largo de las novelas, descubrimos en el brujo una interesante complejidad emocional, oculta bajo su aparente frialdad. Geralt manifiesta inquietudes morales a la hora de escoger una solución a un conflicto en la que no existe una elección correcta —como ejemplifica el relato “El mal menor” en El último deseo—. CD Projekt Red, en su adaptación videolúdica, puso especial cuidado a la hora de diseñar un sistema de decisiones con consecuencias a medio y largo plazo que dejaran en el jugador un poso agridulce, tal y como relatan en el documental El Lobo Blanco: Historia del videojuego del brujo (ARHN, 2017).

No obstante, The Witcher no es sólo una aventura de sangre, monstruos e intrigas políticas. También hay cabida para el amor y el erotismo, muy presentes en la vida de Geralt de Rivia, cuyo éxito con las mujeres queda patente tanto en las novelas como en los videojuegos. CD Projekt Red representa dicha faceta del brujo a través de escenas de sexo que no se limitan a un beso apasionado y un fundido en negro. Las amantes de Geralt tienen diferentes niveles de relevancia en su vida y en la partida; desde las prostitutas de los burdeles, hasta las breves aventuras con Shani o con Keira Metz. Y, por encima de ellas, existen dos hechiceras cuya relación con el brujo plantean un dilema cuya resolución depende del jugador: Yennefer de Vengerberg y Triss Merigold. En Internet, la comunidad de jugadores expresa sus preferencias por cada una de las damas a través de los hashtags #TeamYennefer (o #TeamYen) y #TeamTriss.

Debido a la naturaleza del presente reportaje, éste contiene spoilers de la saga The Witcher.

A nivel narrativo, diseñar un triángulo amoroso supone marcar las diferencias entre los dos intereses amorosos del protagonista, lo cual sucede con Yennefer y Triss, a las que TV Tropes inscriben en el tópico Betty y Veronica por su paralelismo con las protagonistas del cómic homónimo. Ambas hechiceras se ajustan a sendos arquetipos de mujer antagónicos y que plantean dos rutas muy diferenciadas a través de las cuales el jugador perfila la historia de amor de Geralt de Rivia. El brujo es apodado como el Lobo Blanco y las hechiceras también tienen su animal representativo. A Yennefer se la relaciona con el cuervo por la tonalidad de sus cabellos y por el familiar que ella invoca; Triss se relaciona con el zorro por sus cabellos rojizos y la máscara que lleva durante la misión Cuestión de vida o muerteA nivel superficial, el contraste queda marcado a simple vista: morena y pelirroja; reina de hielo y princesa cálida. Sin embargo, Yennefer y Triss son mucho más que el estereotipo de chica peligrosa VS chica dócil.

Tormenta de lilas y grosellas

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Yennefer, presentada al inicio de The Witcher 3: Wild Hunt. Sus rizos ala de cuervo, sus ojos violeta y su gargantilla son su sello de identidad.

Yennefer es el gran amor del brujo en las novelas, con quien Geralt vive una relación apasionada y tormentosa. La hechicera, procedente de una familia desestructurada, ha endurecido su carácter durante su formación mágica para protegerse contra un mundo nocivo en el que ella ha sido tratada como paria debido a sus orígenes élficos. Yenn persigue la excelencia en su campo y derribar sus propias barreras, con lo que se aventura a la aventura de un djinn, un genio que concede deseos y con el que la hechicera busca superar su impuesta infertilidad. Su vida peligra durante la caza, y Geralt de Rivia, movido por el amor que la hechicera ha inspirado en él, pide como último deseo al djinn que sus destinos permanezcan unidos. En The Witcher 3: Wild Hunt, Priscilla canta la canción Tormenta de lobos, homenaje a la pareja compuesto por Jaskier, bardo y amigo de Geralt.

Es aquí donde da comienzo al romance explosivo entre Geralt y Yennefer. El brujo y la hechicera tienen en común una personalidad endurecida y quebrada, a causa de sus respectivos entrenamientos y un tratamiento injusto por quienes les han rodeado. Ambos descubren el amor y, al mismo tiempo, no saben cómo gestionar cuestiones cómo la exclusividad sexual conflicto planteado en el relato “Esquirlas de hielo” en La Espada del Destino o el compromiso, motivo por el que Geralt abandona a Yennefer por primera vez tras seis meses de convivencia. A medida que ambos amantes se descubren, se van guareciendo sus carencias emocionalesforjando así un vínculo que resiste toda separación. En la revista Sugarpulp, Sapkowski describe durante una entrevista el propósito narrativo de Yennefer en sus novelas: “Me aburrían y me asqueaban las historias en las que el héroe consigue acostarse con cualquier mujer, sólo porque ésta se muere de ganas. En estos relatos, la mujer es el premio del héroe y, como tal, no tiene nada que decir, más que gemir y desmayarse en los brazos de su amado. Soy consciente de que un héroe literario puede desarrollarse al completo al entrar en contacto con el sexo opuesto; ya sea a través de la atracción, afecto, confrontación u oposición. Con Yennefer he querido desarrollar a Geralt al completo, pero quería complicar un poco las cosas. Creé a una mujer que huyera de ser un cliché de fantasía”.

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Yennefer intenta resucitar a Geralt, en vano.

La entrada de Ciri en las vidas de Geralt y Yennefer supone un nuevo escalón en su relación. Estériles debido a las modificaciones de su organismo, el brujo y la hechicera encuentran en la joven a una hija deseada y adoptiva, quien despierta en ellos un amor filial que jamás habían experimentado. La extraña familia sufre un fin trágico en las últimas páginas de La Dama del Lago, cuando Geralt es asesinado durante el pogromo de Rivia y Yennefer agota su vida en un hechizo de resurrección imposible para sus facultades mágicas. Ciri se lleva sus cuerpos a la Isla de Avalon, donde reviven.

La historia de Geralt de Rivia prosigue en el videojuego The Witcher. Sus brujos compañeros le hallan amnésico y le refugian en Kaer Morhen. Con Yennefer desaparecida, Triss Merigold toma el relevo como el interés romántico principal de Geralt.

Una nueva compañera

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Geralt y Triss comparten un baño muy placentero en una de las escenas eróticas más memorables de The Witcher 2.

La hechicera de Maribor, amiga íntima de Yennefer, ya había vivido en las novelas una aventura amorosa con Geralt, relatada en La sangre de los elfos. Atraída por el modelo de relación que tenía su compañera, Triss realizó sus avances con éxito durante una de las rupturas de la pareja. Su carácter contrasta totalmente con el de Yen: “Alegre, con tendencia a reírse sin motivo, que tenía el aspecto de una cría” (La espada del destino). No obstante, Geralt rompió la relación con la joven y, pese a los intentos de ésta a lo largo de las novelas, el brujo sólo siente cariño hacia ella. Triss, además, se convierte en la mentora de Ciri durante un breve período de tiempo, antes de pasar el testigo a Yennefer, y la pequeña bruja ve a Merigold como una hermana mayor.

La amistad entre las dos hechiceras queda enrarecida por su relación con Geralt. Yennefer reprende a su amiga durante el Concilio de Thanedd, celosa del afecto mostrado entre ellos, y no es la única ocasión en la que se abre dicha herida. Asimismo, el conflicto con la Logia y sus planes políticos con Ciri abre una nueva brecha entre las mujeres: Triss se suma a sus compañeras, mientras que Yennefer quiere proteger la libertad de su hija a toda costa. El rencor de Yen se prolonga hasta The Witcher 3,en el que tira por la ventana la cama de Kaer Morhen que Geralt había compartido con Triss, tras encontrar un cabello de la hechicera entre las sábanas.

En la Dama del Lago, ambas mujeres vuelven a enfrentarse por Geralt, disputa que se disipa en cuanto reciben la certeza de que su amado está en peligro. Durante el pogromo de Rivia, ambas unen sus fuerzas para sobrevivir a una turba enfurecida; Triss, que durante las novelas ha mostrado una actitud pusilánime ante las situaciones más peligrosas, hace acopio de valor para salvarse a sí misma y a su amiga, y juntas lanzan el Rayo de Alzur, una granizada arcana devastadora que neutraliza a la muchedumbre.

En The Witcher: Rise of the White Wolf, Triss Merigold cae en la tentación de aprovechar la amnesia de Geralt para seducirlo de nuevo. La hechicera de Maribor, personaje secundario en las novelas, adquiere un mayor protagonismo en la saga videolúdica, y se convierte en la nueva pareja y compañera de Geralt de Rivia.

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Triss utiliza su propia sangre para lanzar un hechizo letal contra su torturador. La hechicera de Maribor no sólo demostró valor durante la batalla de Sodden o el pogromo de Rivia.

El diseño de Triss Marigold cambia radicalmente de las novelas a los juegos. Entre las páginas vemos a una mujer de cabellera castaña, ojos color aciano y un cuerpo surcado de cicatrices; secuelas de la batalla de Sodden a la que había sobrevivido y motivo por el que la hechicera luce vestidos que cubren hasta el cuello. No obstante, en los videojuegos observamos una Triss mucho más llamativa: pelirroja, de ojos verdes, piel inmaculaday con varios escotes generosos en su vestuario. Artur Ganszyniec, desarrollador de CD Projekt Red, explicó el motivo de este rediseño: Personalmente, a mí no me gustó este cambio de Triss, pero queríamos hacerla lo más comercial posible y atractiva para los jugadores, cuya mayoría, para nosotros, consistían en hombres muy varoniles”. (Documental El .Lobo Blanco: Historia del videojuego del brujo). La nueva sensualidad de Triss la convirtió en un personaje muy deseado por los jugadores, y la lanzó a ser portada de la edición polaca de la revista Playboy (mayo, 2011).

Al final de The Witcher 2: Assassins of Kings, Geralt recupera su memoria y, con ella, el recuerdo de Yennefer y Ciri, con quienes se reencontrará en la tercera entrega de los juegos. The Witcher 3: Wild Hunt, a nivel plantea a Geralt —y al jugador— un dilema romántico que deberá resolver.

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Yennefer propone a Geralt hacer el amor sobre un unicornio disecado.

A lo largo de The Witcher 3, Geralt se reencontrará con ambas mujeres, quienes le acompañarán en sendas partes de su aventura en pos de Ciri y la Cacería Salvaje. A través de sus respectivos arcos de misiones, el jugador tomará decisiones que perfilarán la elección sentimental de Geralt. La complicidad del brujo con ambas hechiceras se ve patente en sus interacciones: la preocupación por Triss durante su plan por evacuar a los magos de Novigrado, el coqueteo con Yennefer durante el reencuentro. El jugador, por su lado, profundiza en la historia de ambas hechiceras y construye su decisión, a la que suma el trasfondo de las novelas y las entregas videolúdicas anteriores.

La elección del brujo

Durante las aventuras vividas con Yennefer y Triss, redirigiremos la relación de Geralt hacia una nueva oportunidad o una ruptura definitiva. Con Yennefer, en El último deseo, iremos en busca del djinn que unió sus destinos para pedirle que rompa el hechizo que liga a ambos. Así, la hechicera desea comprobar si el amor que les une es auténtico o un constructo mágico, y será el jugador quien, a través de una opción de diálogo, decida el efecto que ha surtido en Geralt. Con Triss, una vez completa la evacuación de Novigrado, podemos declarar nuestro amor al despedirnos de ella en el puerto, con lo que ella decide quedarse a nuestro lado. Por supuesto, el sexo tendrá lugar durante nuestras aventuras con las hechiceras, dando paso a escenas eróticas únicas que, lejos de ser un premio al completar una misión, conforman el avance narrativo de la historia de amor de Geralt. Asimismo, viviremos momentos especiales y cómicos. Con Yennefer, cumpliremos el consabido fetiche de la hechicera con usar unicornios como lecho; con Triss, lanzaremos un mensaje accidental desde el faro en el que haremos el amor.

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Triss y Yennefer cumplen su venganza por la infidelidad de Geralt.

Por supuesto, ambos romances no son excluyentes entre sí durante la partida, con lo que el jugador puede proseguir sendas historias románticas si así lo desea. Sin embargo, la deshonestidad de Geralt trae consecuencias: la misión Tres no son multitud se activará en el arco principal. Yennefer y Triss, unidas ante la traición de su amante común, deciden vengarse, y propondrán un trío a Geralt que no podrá rechazar. Tras un breve intercambio de besos y caricias que caldean al brujo, las hechiceras le abandonan esposado a la cama toda la noche. “Tú… tendrás justo lo que te mereces”, sentencian mientras se toman una copa de vino, burlonas. Con esto, la reconciliación será inviable.

En cambio, si Geralt decide consolidar su relación con Yennefer o Triss, puede iniciar una nueva vida al lado de su amada elegida, una vez Ciri regrese viva de su encuentro fatal con el Frío Blanco. Al final de Blood And Wine, nuestra pareja se instalará con nosotros en Corvo Bianco. En cuanto al epílogo del juego principal, si el brujo se decanta por Triss, se irán juntos a vivir a Kovir, donde los magos gozan de libertad y prestigio; Geralt continuará realizando encargos como brujo “más por costumbre que por necesidad”, mientras que la hechicera se gana su fortuna como consejera del rey. Su intimidad queda representada en una ilustración en la que Triss, en camisón, cura las heridas a Geralt. Con Merigold, el brujo vive una paz emocional que describe a Ciri momentos antes de la batalla final: “Por fin siento… armonía. Y calma. Las cosas son como deben ser”.

Yennefer y Triss, los amores de Geralt de Rivia
Geralt se da un baño mientras Yennefer se entrega a sus rituales de belleza. Este momento íntimo compartido por la pareja evoca a una escena similar de "Esquirlas de hielo" (La espada del destino).

Con Yennefer, Geralt también obtiene una estabilidad que otorga un cierre satisfactorio y pacífico a su turbulenta historia. Retirados de la vida política y mercenaria, la pareja pasa sus días desayunando en la cama, de la que no salen hasta después de mediodía, y entre largos paseos y profusas conversaciones. “¿Aburrido, decís?”, concluye el narrador en el epílogo. “Puede, pero ambos deseaban esa vida más que nada en el mundo”.

Yennefer y Triss representan para Geralt dos formas muy distintas de experimentar el amor, y dos finales felices para el brujo, quien ademas puede acabar sus días soltero si no cultiva una relación. Con Yen, proseguiremos un romance que ha perdurado durante casi toda la vida del brujo; ambos han compartido y sufrido mientras aprendían a amarse, para alcanzar una paz definitiva. Con Triss, construiremos una historia exenta de tormentas emocionales, donde convivirán la independencia del brujo y el idealismo de la hechicera.

The Witcher: Rise of the White Wolf

The Witcher: Rise of the White Wolf sitúa a los jugadores en el papel de Geralt de Rivia, un cazador de monstruos profesional. Recogido cuando era sólo un niño, mutado y entrenado en los métodos arcanos de los brujos, Geralt es un héroe reacio al combate que, sin embargo, se encuentra a menudo en el corazón de batallas que nada tienen que ver con él.
The Witcher: Rise of the White Wolf