Los indies del X019

X019: Microsoft Flight Simulator, impresiones desde la avioneta

Probamos en el marco del X019 lo último en simulación aérea, Microsoft Flight Simulator.

Microsoft Flight Simulator marca el regreso más de trece años después de una saga que se había consagrado como cabecera para los seguidores de la simulación aérea. Tener una entrega actualizada a los tiempos que corren supone, de nuevo, el compromiso de la división Xbox por otorgar libertad creativa a sus estudios. Era hora de disfrutar de nuevas experiencias dentro de su ecosistema.

Durante el pasado X019, tuvimos la oportunidad de probar una build específica para este evento a través de dos pequeñas demos que demuestran las capacidades técnicas y jugables de un simulador con todas las letras.

Los límites los pones tú

La puerta de entrada no podía ser mejor. La compañía había habilitado un espacio en el que acercarnos a cómo un piloto experimentaría estar a los mandos de un avión real. Teníamos nuestro propio timón de navegación, palancas de velocidad, control de flaps externos y pedales que no solo permitían controlar el tren trasero, sino que al empujarlos nos hacían frenar con el avión en tierra. El set previsto no era cualquier hotas que encuentras por internet.

“Solo el timón cuesta 400 libras”, nos responde uno de los responsables. No es para menos. La oportunidad de experimentar algo así no es algo frecuente; el acabado de los materiales no tenía nada que ver con otros periféricos actuales, como el Logitech G Pro Saitek. Impone sentarte en un set de tal calibre.

Mientras que las dos pruebas son sets preestablecidos, en el juego final podrás elegir con plena libertad qué rutas quieres establecer a lo largo y ancho del globo terráqueo. En nuestro caso, la primera de ellas fue un pequeño tour de aprendizaje por la ciudad de Seattle: despegar, volar sobre la ciudad y aterrizar en el mismo aeropuerto.

Pilotar un avión en Microsoft Flight Simulator va más allá de encender el motor y girar un timón. Aquí debemos ser constantes, atentos a cualquier aspecto que ocurra fuera de la cabina. Durante el vuelo debes corregir la dirección en todo momento, prestar atención a los indicadores para no revolucionar en exceso. Los niveles de profundidad jugable alcanzan límites poco antes vistos en un simulador de estas características.

Simulación, con todas las letras

Mientras charlamos con el responsable que nos atiende durante la demo, ponemos el ejemplo de Euro Truck Simulator 2. “Salvando las distancias sí, somos una especie de ETS2 en el aire, pero la gran diferencia es que aquí la simulación es mucho más exigente. Este juego está pensado para que pilotos profesionales puedan sentir lo mismo que cuando están en el aire”, comenta.

Y lo cierto es que todo apunta a ello. Ya no solo por las posibilidades, sino por la manera en la que afectan los elementos externos a las condiciones de pilotaje. Simplemente está a otro nivel. El cambio inesperado en el viento se puede convertir en toda una odisea. Un momento sorprendente fue comprobar cómo pasa por todas las condiciones horarias en tiempo real, todo ello sin resentirse un ápice el rendimiento. Tremendo. Ocurrió durante la segunda demo; el cielo de Nápoles alcanzaba una belleza sin igual.

Se permiten dos tipos de condiciones: o bien elegimos la hora y el clima que deseamos, o seleccionamos el momento real por el que pasa esa zona seleccionada. Gracias a internet se convierte en una herramienta poderosa, enfermiza por encontrar el detalle. La carga de los mapas a través de la nube es tan solo la punta del iceberg. ¿Cómo funcionará el sistema? Nos lo explican: “Cuando inicies el juego por primera vez tendrás que estar conectado a internet. Una vez realizado el tiempo de carga, tu mapa se guardará en la caché; si se va tu conexión podrás seguir jugando sin ningún problema”. Confirmamos que no requerirá conexión permanente, aunque con matices. La cuestión es que existe margen de flexibilidad para quienes todavía no cuentan con una conexión a internet estable.

Los usuarios de un título de estas características buscan la máxima fidelidad con la vida real. Por ello, hasta el momento han confirmado su presencia ocho compañías de aviación de primera línea: Airbus, The Boeing Company, CubCrafters, Daher, Diamond Aircraft Industries, ICON Aircraft, Robin Aircraft y Textron Aviation. Pese a no tener una fecha de lanzamiento concreta (tan solo está previsto para 2020), el juego se siente muy formado, prácticamente para salir.

Sensaciones insuperables

Junto a Bleeding Edge, fueron las dos únicas builds en las que no presenciamos problemas importantes, ni siquiera en lo técnico. Microsoft Flight Simulator nos dejó un sabor insuperable. Una simulación en la que profesionales y neófitos se pueden unir para disfrutar a partes iguales de un universo de la aviación sin rivales en la actualidad.

Nos cuesta imaginar esta potencia visual en una Xbox One. Asombra desde el primer momento. No recordamos una representación tan fiel de las nubes, de la manera en la que se forman y se diluyen por la tormenta. Queremos volar en libertad una vez llegue al mercado en algún punto del próximo año.

Microsoft Flight Simulator

Microsoft Flight Simulator es una nueva entrega de la mítica saga de simulación aérea del mismo nombre a cargo de Asobo Studio y Xbox Game Studios para PC y Xbox One. Desde aviones ligeros hasta aviones de fuselaje ancho, vuela con los aviones más detallados e impresionantes en un mundo increíblemente realista. Crea tu plan de vuelo y vuela a cualquier parte del planeta. Disfruta de vuelos diurnos o nocturnos y enfréntate a condiciones climáticas realistas y desafiantes.

Microsoft Flight Simulator

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...