Lo mejor de lo indie para estas fiestas

Guía de compras: los mejores juegos indie de 2018

Llega la Navidad y con ella el momento de comprar los mejores videojuegos del año. Por eso, os recomendamos los indies más destacados, una inversión segura.

Desde la misma Meristation nos planteábamos hace unos meses si se producen demasiados videojuegos en estos tiempos que vivimos. La pregunta es procedente en un momento delicado para la escena indie, pero dejando de lado los problemas de visibilidad, calidad de muchas producciones y todo lo demás, estos aparentes excesos tienen algo bueno: cada año termina con una amplia selección de grades títulos, ponga cada cual el foco donde lo ponga. Es el momento, pues, de recomendar algunas compras navideñas entre lo mejor que han dado de sí estos doce meses. Sorpresas salidas de la nada, aventuras con impactantes aspectos visuales y una escena 2D que sigue dando muestras de una fortaleza a prueba de bombas dan forma a una selección en la que cualquier nombre tendría equivalentes de similar calidad, salidos también este mismo año. Comenzamos, teniendo en cuenta que el orden no implica ranking en modo alguno.

Celeste

Podríamos recomendar Celeste por decenas de motivos. A nadie le extrañaría su inclusión en una lista de esta índole, fuera cual fuera la justificación para ello. Si estas líneas se dedicaran a ensalzar sus virtudes como plataformas preciso, exigente y diseñado con el mimo del más prolijo orfebre, ni el trol más ducho de Twitter sería capaz de criticarlas. Lo mismo ocurriría si estos breves párrafos lo destacaran como uno de los indies más creativos de los últimos años, con un abanico de personajes verdaderamente memorables y un guion digno de acaparar todos los premios habidos y por haber. Tampoco habría quien protestara por aplaudir su singular apartado audiovisual, que parte del más sencillo pixel-art y las más modestas melodías para acabar calando y dotando a Celeste de una estética y un sonido difícil de olvidar. Cualquier lista podría sumar líneas y líneas vitoreando dichas características en la obra de Matt Thorson y ninguna erraría.

Celeste no ha compartido nominación al mejor juego del año junto a God of War y Red Dead Redemption en vano; hablamos de uno de los títulos del año y uno de los indies más relevantes de siempre. Pero si por algo merece la pena, si hay algo en lo que pocos críticos reparan y en lo que realmente brilla el periplo de Madeline, es el mensaje tan importante que subyace bajo su magnífica jugabilidad. Celeste es, por encima de todo, una oda a la autoaceptación y la superación personal, una valiosísima lección acerca de cómo afrontar la ansiedad, la depresión y otros tantos baches emocionales con los que todos tropezamos antes o después. En definitiva, este indie es la prueba fehaciente de que el videojuego no tiene nada que envidiar a ningún otro arte cuando combina una jugabilidad pulida y un mensaje tan potente como el de Celeste. Una compra de garantías para esta Navidad y a un precio con el que ningún triple A puede competir.

Escala la montaña junto a Madeline en PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

Minit

Minit es uno de los mayores tesoros indies de este año, creado por el dream team formado por creado por el compositor Jukio Kallio, Jan Willem Nijman —cofundador del estudio Vlambeer—, Dominik Johann —director de arte y co-fundador de Crows, Crows Crows— y Kitty Calis —productora de Guerrilla Games—. Su estética minimalista en píxel blanco y negro nos trae un enfoque diferente del RPG de acción. Un joven misterioso con hocico de delfín se encuentra con una espada que le arrastra hacia una maldición: sólo tiene un minuto de vida. En cada fracción de partida de 60 segundos deberemos resolver misiones, memorizando pistas y localizaciones para conseguir avanzar. A medida que descubramos el secreto de la maldición, nos conmoveremos ante una historia que conlleva una poderosa crítica contra la violencia y la industria armamentística.

Si quieres hacerte con esta aventura a contrarreloj, hazte con Minit en PlayStation Store, Steam, Nintendo eShop, GOG.com e Itch.io.

Dead Cells

Aunque llevaba tiempo armando bastante revuelo en su early access, el de Dead Cells ya era uno de los grandes nombres del año antes de ser galardonado como mejor juego de acción en The Game Awards 2018. Estés de acuerdo o no con el premio, lo cierto es que Dead Cells impresiona con su combate en 2D, tradicional a la par que variado, para terminar de enamorar con sus armas de roguelike excelentemente llevadas a cabo. Definido por sus diseñadores como roguevania, lo que Dead Cells demuestra es que disparar flechas, saltar a plataformas y golpear con una espada aún puede sorprender con nuevas posibilidades, sin importar el paso de las décadas. Sin lugar a dudas: una de las propuestas más certeras de los últimos doce meses, que para colmo goza de una de las estéticas 2D más atractivas de los últimos tiempos (y no es tarea fácil). Además, el hecho de que aún esté desarrollándose contenido le augura una larga vida.

Para visitar un número casi infinito de castillos con cierto peligro, sólo necesitas una cuenta en Steam o una Playstation 4, Switch o Xbox One.

Return of the Obra Dinn

Lucas Pope lo ha vuelto a hacer. Papers, Please lo reivindicó como uno de los autores más relevantes del medio videolúdico. Ahora, con su última obra, el desarrollador indie prueba que la etiqueta de genio encaja con él tanto como Return of the Obra Dinn en la categoría de mejor juego independiente del año. Y no podría ser de otro modo, incluso en un año en el que este título debe competir con referentes absolutos como Celeste, Dead Cells e Into the Breach. Por algo Return of the Obra Dinn es una auténtica revolución para los juegos de investigación y misterio. En la piel de una suerte de perito que debe averiguar qué ocurrió para que el Obra Dinn y sus tripulantes no regresaran jamás, este indie obsequia al jugador con una libertad de exploración inusitada. Es uno de esos títulos que, aunque parten de la misma premisa, generan una experiencia completamente distinta en cada usuario porque jamás impone un orden o unos requisitos inmutables para avanzar. Asimismo, quien juegue a lo último de Lucas Pope está condenado a seguir meditando sobre quién era este o aquel pasajero y cómo pereció. Que no os extrañe si acabáis colmando varias páginas de vuestra libreta divagando sobre el aciago destino de la tripulación del Obra Dinn; tal es su capacidad para enganchar. Por la libertad que concede, así como por su portentoso estilo audiovisual, Return of the Obra Dinn es un imprescindible en vuestra cesta de la compra virtual.

Resuelve el misterio del Obra Dinn en tu PC.

Florence

Florence (Mountains, estudio formado por Ken Wong, diseñador de Monument Valley) ha sido galardonado en los Video Game Awards como el Mejor Juego Para Móviles, y es que es un título que, aunque breve, nos removerá el corazón, puesto que trata situaciones con las que cualquiera puede sentirse identificado. Esta aventura narrativa con puzles y estética de cómic franco belga nos invita a experimentar la vida de la propia Florence a través de puzles muy representativos de los momentos más cotidianos: mudanza, administrar el propio dinero, etc. Pero la auténtica magia de Florence reside en su tratamiento del amor y en cómo explora el nacimiento, auge y declive de una relación sentimental; sin olvidarse de cómo es posible sobrevivir a las heridas.

Si te apetece experimentar un cuento sobre la misma vida, hazte con Florence en Google Play o App Store.

Pawarumi

Todo aquel que tenga en la escena independiente una de sus principales fuentes de diversión conoce lo que está sucediendo últimamente en lo que a los shoot em up se refiere. Es raro el mes que no nos trae alguna sorpresa, y ahí están Rigid Force Alpha o Steredenn: Binary Stars para aclarar conceptos. En todo caso, pocos matamarcianos han conseguido este año la redondez y el calado de este Pawarumi. Inspirándose en la propuesta de uno de los grandes de la historia género (Ikaruga), los franceses de Manufacture 43 han diseñado un enorme juego de naves con una vertiente de puzzle que recompensa... cuando se dominan a fondo sus ideas. Dificultad extrema y muertes al instante terminan de moldear la propuesta de esta auténtica máquina recreativa evolucionada, en la que laten muchas de las mejores premisas del género inmortal.

Puedes enfrentarte a un colorido futuro retro-futurista pre-colombino en los cielos de Steam, aunque está prevista su salida para Xbox One

Unforeseen Incidents

Unforeseen Incidents (Backwoods Entertainment) rescata el sistema de juego clásico de una aventura gráfica point & click y añade una estética de cómic americano en la que se incluyen diálogos en bocadillos. Harper Pendrell, técnico aficionado (lo cual justifica sus habilidades en un género donde la astucia es el arma principal), deberá desentrañar la conspiración oculta tras la epidemia mortal que ha devorado Yelltown, la ciudad en la que a duras penas trata de sobrevivir. Tal vez su guión no destaque por su originalidad, pero su narrativa nos mantendrá el misterio con puzles variados que ofrecen un desafío justo. Y en su decadente universo, no faltarán diálogos ingeniosos cargados de un humor mordaz.

Si te apetece resolver el misterio de Yelltown, hazte con él en Steam, Mac App Store o GOG.com.

The Messenger

Una de las grandes sorpresas de este año es la irrupción de este título, humilde en apariencia hasta que afloran sus verdaderas armas. Lo que comienza como un sidescroller tradicional que pretende homenajear con cariño a los clásicos Ninja Gaiden de NES pronto se convierte un completo metroidvania que hace gala de un acabado técnico muy especial. Alternando entre dos universos de 8 y 16 Bits (también en su soberbia banda sonora), The Messenger va a mejor con el paso de las horas hasta unos niveles finales de sobresaliente, que sacan provecho a unas cuantas mecánicas trabajadas con el esmero de un artesano: un gancho a la Bionic Commando y una posibilidad de saltar tras alcanzar algún objeto que no se puede explicar con palabras: hay que jugarla. Su desenfadado argumento termina de redondear el que ha sido reconocido, con merecimiento, como mejor debut del año en The Game Awards. Sabotage Studio es ya uno de los nombres a seguir en el neo-retro, por lo que habrá que seguir sus pasos en el futuro. Ya está anunciada una expansión, por lo que parece que no planean dormirse en los laureles.

Averiguar lo que está escrito en el viejo pergamino ninja es posible en Steam y Nintendo Switch.

Wandersong

Greg Lobanov se atrevió a desarrollar Wandersong en solitario allá por 2016. Un par de años después, con el caer de las hojas despidiendo al verano y ya a finales de septiembre, el público por fin pudo catar el resultado de su magnífico trabajo. Desbordante de color y colmado de un humor adorable, Wandersong nos pone en la piel de un bardo que debe salvar al mundo. Lejos de ser un héroe todopoderoso o de contar con una arma implacable, el protagonista de este indie es tan solo un humilde músico. Eso no impide, lleno de optimismo y reivindicando el poder de la música, que lo dé todo para ayudar al resto de habitantes del planeta. Solo una melodía legendaria puede evitar tan catastrófico final a manos de una diosa que, hastiada de la humanidad, pretende reiniciar la existencia tal y como la conocemos. A no ser, claro, que el simpático bardo se lo impida con su magnífica voz. Su canto constituye la herramienta con la que salvar los diversos obstáculos que Lobanov interpone en nuestro camino, combinando con maestría puzles y plataformas. Con un esquema de control sencillo, en el que las notas musicales emanan de nuestra garganta en función de hacia dónde orientemos el stick, el desarrollador loga plagar el juego de pequeños desafíos harto imaginativos. Así, Wandersong fomenta la exploración constante, la prueba y el error al probar qué ocurre si usamos una u otra melodía frente a un obstáculo concreto. Eso se traduce en unos niveles plagados de sorpresas, en los que es difícil anticipar qué ocurrirá y de qué manerá nos sacará una sonrisa el afable bardo. Repleto de frescura, impredecible y cálido como pocos juegos, Wandersong es uno de los “imprescindiebles” del año.

Da el cante en PC y Nintendo Switch.

The Red Strings Club

El cyberpunk vuelve a abrirse paso durante una época de descontento social en la que hallamos abrigo en obras futuristas que ponen sobre la mesa problemas del presente que continuarán asfixiándonos en el futuro. The Red Strings Club (Deconstructeam) es una aventura narrativa en la que se difuminarán los límites entre lo humano y lo artificial y se tratarán temas como la felicidad o el libre albedrío. Resolveremos puzles con mecánicas muy plásticas, como la preparación de cócteles que conecten con las emociones de nuestros clientes, escultura de implantes que potencie las cualidades a nuestro paciente o hackeos neuronales para obtener información.

Si quieres escuchar este blues distópico, hazte con él en Steam, GOG.com o Itch.io.

Gris

Hay varios juegos españoles en esta lista y no es casualidad. El 2018 del desarrollo patrio ha sido brillante y Gris es tan solo la prueba más reciente de ello. Reminiscente de Journey en su planteamiento, goza de un estilo artístico único y diferencial, uno que ni el más virtuoso con las acuarelas es capaz de imitar. Por algo ha protagonizado múltiples y hermosas portadas en las revistas más prestigiosas, tales como EDGE y Games Tribune Magazine. Incluso una de las publicaciones más recientes del mercado, Wireframe Magazine, dedicó su primera portada a este título español. Además, cualquiera que haya atendido a las cuentas oficiales de Nintendo en redes sociales se habrá percatado de que Gris ha sido, junto a Smash Bros. Ultimate -palabras mayores-, el juego insignia de Switch por su condición de exclusivo en consolas, al menos de momento. Como no podía ser de otro modo, MeriStation también se hizo eco de su estética embelesadora y lo premiamos con un más que merecido 8,5 en nuestro análisis. Un texto en el que lo catalogamos de “poesía visual hecha videojuego”. Eso sí, la obra del estudio barcelonés Nomada es más que un apartado audiovisual para el regocijo; su guion deja mucho margen para la interpretación y su jugabilidad es más variada de lo que muchos esperaban. Quizá no sea una revolución lúdica, pero sí es una delicia ponerse a los mandos de Gris y deleitarse con sus mundos de fantasía, deudores del mejor Gaudí.

Déjate llevar por la belleza de Gris en PC y Nintendo Switch.

Guacamelee! 2

El primer Guacamelee! dejó hace unos años su sello entre las propuestas independientes más aclamadas de siempre, por lo que las expectativas no eran exactamente bajas para Drinkbox Studio con la vuelta al trabajo del luchador Juan Aguacate. Sin pudor alguno, el estudio canadiense se ha apuntado a la vieja máxima del “si algo funciona, no lo cambies: amplíalo” con una secuela monstruosa a nivel jugable, que saca partido a cientos de ideas tan disparatadas como el Mexiverso en el que se desarrollan. Una verdadera montaña rusa de saltos, puñetazos y pollos luchadores que parece reinventarse cada pocos minutos, tocando cada vez una nueva carta de una baraja que no se llega a agotar en toda la aventura. Diversión directa con un estilo gráfico desenfadado para una secuela monumental. Tanto que será complicado encontrar nuevas vueltas de tuerca a la fórmula.

Puedes pasearte por la psicodelia del Mexiverso en Playstation 4, Steam, Xbox One y Switch.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...