Éxitos primos

Red Dead Online y GTA Online, condenados a entenderse

GTA Online y Red Dead Online
GTA Online y Red Dead Online

Los dos modos multijugador de las mayores franquicias de Rockstar se cruzan en el tiempo con un gran desafío por delante: convivir sin perjudicarse.

Pocas veces se ha visto un éxito de tan largo recorrido en consolas como GTA Online. Tae-Two encontró su particular gallina de los huevos de oro cuando decidieron que Grand Theft Auto V, esa obra capaz de vender casi 100 millones de unidades en un lustro, tuviese también un mundo abierto en línea donde cada semana encontrarse nuevas cosas por hacer.

Los informes financieros de la compañía dicen no solo que es terriblemente rentable para ellos sino que 2017 fue el año en que más facturaron. De hecho, de acuerdo con SuperData, GTA V fue el videojuego con más ingresos del pasado curso. Su política funciona, acompañada de la inercia del fenómeno YouTube, donde este título se vio positivamente repercutido por eso de la narrativa emergente: los jugadores más populares contaban historias a través de locuras en sus partidas. El espíritu San Andreas en todo su esplendor.

Nadie se lo imaginaba, pero pasó

GTA Online y Red Dead Online
Eventos y más eventos... cada semana.

Es por ello que el hecho de que Red Dead Redemption 2 llegase a las tiendas este pasado mes de octubre no podía ser considerado un tema baladí, porque el regreso al Salvaje Oeste traía consigo un universo en línea llamado Red Dead Online, actualmente en beta, pero sembrando en el camino muchas preguntas que aún tenemos que conocer.

La base de estas primeras semanas asusta: 725 millones de dólares recaudados en tres días, y 17 millones de unidades en todo el mundo en poco más de una semana. De todos esos, unos cuantos habrán probado ya el modo online y, de aquellos, un porcentaje seguramente llegue para quedarse. Lo particular es que muy pocos dedican su tiempo libre a dos proyectos de estas magnitudes; o uno, u otro, pero no los dos.

Lo lógico y lo que seguramente pretenda Rockstar es que la comunidad de GTA Online vaya migrando poco a poco a la de Red Dead Online, por muy diferentes que sean estos dos videojuegos. Y lo decimos porque, por mucho que Liberty City tenga pocas similitudes con lo que hacemos en los alrededores de Saint Denis, siguen siendo sus usuarios, siguen siendo sus fieles seguidores que tanto les ha costado fidelizar.

En el equilibrio reside el reto, pues sería dispararse en el pie dejar de dar soporte a un GTA Online que está más vivo que nunca… a la vez que necesitan nutrir a un Red Dead Online todavía en beta, en proceso de asentarse. Por un lado, Rockstar necesita hacer un calculado ejercicio de comunicación para que nosotros, en nuestra posición de jugadores, encendamos la consola y seleccionemos en el menú Red Dead Online en vez de otro título. ¿Qué ofrece de distinto este mundo de Cuadrillas y vaqueros? ¿Por qué no pasar una noche inolvidable de pecados en los clubs de Grand Theft Auto?

El problema de tener que elegir

Sería absurdo pedir que esta secuela vendiese lo mismo que GTA V porque seguramente ningún título vuelva a hacerlo tal como ha evolucionado la industria en estos últimos cinco años. La base es sólida, hay infinidad de posibilidades y se está manteniendo una atención casi diaria para pulir los aún existentes errores, bugs y fallos que van apareciendo gracias al feedback de los usuarios. Mientras tanto, GTA Online sigue en su mundo presentado combates motorizados con Arena War, descuentos en armas, recompensas, trucos, eventos temporales… todo ello gratuito.

De momento hay algo que ha quedado claro con Red Dead Online, y es que Rockstar quiere que sirva como una experiencia paralela a la historia escrita en la aventura principal, una suerte de spin off muy centrada en el competitivo gracias a sus cinco modalidades.

El mayor enemigo está en casa

Otro elemento que preocupa tanto a los jugadores como a la propia Rockstar es establecer un balance equilibrado del reparto del dinero ficticio. Lo hemos visto con otros títulos en el pasado, donde si no queríamos pasar por caja (con el riesgo de convertirse en un pay-to-win), había que dedicar una cantidad de horas absurda para avanzar. Aquí ha quedado más o menos clara la densidad de la propuesta, que se toma su tiempo y pide de una gran dedicación por parte del jugador; no quieren que echemos partidas cortas durante unas semanas, sino durante muchos años.

Esa declaración de intenciones choca de nuevo con la proposición inicial de este artículo: ¿cómo podrán convivir ambos fenómenos? Si no quiere fagocitarse el uno al otro, están condenados a entenderse, saber diferenciarse el uno del otro para que lo que ofrezca GTA Online sea diferente pero complementario a lo que recibamos próximamente en Red Dead Online.

Es curioso, no obstante, que el mayor desafío de Rockstar con Red Dead Redemption 2 no sea otro que su mayor éxito histórico, un GTA Online tan feroz que puede ser un arma de doble filo.

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2 es la secuela de la aventura de acción Red Dead Redemption a cargo de Rockstar Games para PlayStation 4 y Xbox One que nos trae una historia épica sobre la vida en el despiadado corazón de América. Su vasto y evocador mundo sentará, a su vez, los cimientos para una experiencia multijugador online totalmente nueva. América, 1899. Con los representantes de la ley dando caza a las últimas bandas de forajidos, el fin del Salvaje Oeste es ya una realidad. Aquellos que no se rinden o sucumben son eliminados. Después de que un atraco se vaya al traste en la ciudad de Blackwater, Arthur Morgan y la banda de Van der Linde se ven obligados a huir. Con los agentes federales y los mejores cazarrecompensas de la nación pisándoles los talones, deberán atracar, robar y abrirse camino a la fuerza por el implacable corazón de América para poder sobrevivir.

Red Dead Redemption 2

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...