Persona 3: Dancing Moon Night
Persona 3: Dancing Moon Night
Carátula de Persona 3: Dancing Moon Night
  • 8

    Meristation

Persona 3 y 5 Dancing, una celebración de la música de la saga

Tras el éxito de Persona 4 Dancing All Night, los personajes de Persona 3 y Persona 5 se unen a la fiesta del baile con dos interesantes juegos musicales.

A estas alturas ya es innegable que la franquicia Persona se ha convertido en un referente dentro de los juegos de rol japonés. Aunque las dos primeras entregas son algo más duras para el usuario medio, el cambio drástico de la franquicia con Persona 3 permitió que su calado fuese cada vez mayor entre los usuarios. Persona 4 supuso la explosión entre el público y, posteriormente, Persona 5 refrendaría el éxito convirtiéndose en uno de los mejores juegos de rol de los últimos tiempos y en uno de los mejores títulos que se pusieron a la venta en su año. Estas tres entregas son independientes de por sí y presentan conceptos, dinámicas, personajes y argumentos muy diferentes, lo cual hace que cada usuario tenga su entrega preferida por diversos motivos. No obstante, por mucho que se prefiera un capítulo u otro, todos ellos comparten un espíritu de fondo que ningún otro juego ha logrado emular, puesto que hablamos de juegos cargados de carisma y con una personalidad propia difícil de igualar.

Comentábamos que Persona 4 había supuesto la explosión de la franquicia porque fue la primera entrega que demostraba tener la fórmula plenamente pulida y porque, después del lanzamiento en PlayStation 2 en 2008, llegaría una versión pulida y aún más mejorada para Vita en 2012. El éxito conjunto de ambas entregas fue tal que no tardaría en lanzarse una serie de animación (que impulsaría una serie de películas sobre Persona 3) y dos spin-offs inesperados. El primero de ellos fue Persona 4 Arena, un magnífico juego de lucha con una elevada carga narrativa que se arriesgaba a fusionar la historia de Persona 3 con la de Persona 4. Tres años después, ya en 2015, se lanzaría Persona 4 Dancing All Night, un excelente juego de baile que también contaba con una importante carga argumental para dar mayor profundidad a los personajes del juego de rol básico.

Es la hora de un nuevo baile

El éxito de los spin-offs fue tal que el juego de lucha contaría con una segunda entrega, Persona 4 Arena Ultimax, y el juego de baile se adaptaría también a las dos otras grandes entregas de la franquicia con los títulos que nos ocupan: Persona 3 Dancing in Moonlight y Persona 5 Dancing in Starlight. La primera duda que giraba en torno a estos títulos tras su anuncio era cómo se iban a plantear dentro del universo propio de cada entrega, puesto que en Persona 4 se planteaba con mucho acierto ese argumento por el que los personajes tenían que bailar para salvar a diversas idols del mundo de la música, pero en Persona 3 y Persona 5 no parecía encajar tan bien el nuevo sistema (sobre todo, tras el final de la tercera parte). Afortunadamente, en ese aspecto no se han corrido riesgos y se ha afrontado de una manera que funciona muy bien: simplemente, en ambos juegos, los protagonistas acaban sumidos en un sueño que los lleva a una fiesta en la Velvet Room.

Por tanto, en estos juegos no habrá una gran profundidad argumental, ni grandes batallas, ni sombras a las que mantener a raya, ni gente a la que salvar. Tan solo son un grupo de amigos que quieren pasarlo bien aprovechando las circunstancias extrañas de ese sueño lúcido. No obstante, eso no implica que se haya descuidado completamente la narrativa del juego, sino que tendremos los tradicionales Social Links de la franquicia; es decir, que a medida que completemos canciones y superemos una serie de requisitos, iremos desbloqueando nuevos niveles de afinidad con los personajes y ahondaremos en nuestra relación con ellos, igual que hacemos en los juegos de rol que dan origen a estos spin-offs. Esto es especialmente satisfactorio si se ha jugado a los juegos originales, puesto que conocemos bien a los personajes y les tenemos un cariño especial, lo cual hace que todos los momentos que pasamos con ellos en estas entregas sean como un reencuentro (algo que se nota sobre todo en Persona 3, puesto que el juego de rol original tiene ya doce años a sus espaldas).

Durante esas secuencias visitaremos diversos parajes de la franquicia, tales como las habitaciones de los distintos personajes, las cuales podremos explorar a nuestro antojo al alcanzar determinados rangos sociales. Tal y como decíamos antes, para conseguir estos rangos tendremos que cumplir determinados requisitos (completar un determinado número de canciones, conseguir un número de Perfect concretos, usar la cantidad indicada de atuendos y accesorios…) y, a medida que avancemos en nuestras relaciones sociales, iremos desbloqueando nuevos objetos y características de juego que nos facilitarán el conseguir nuevos niveles de interacción con los personajes. Es un mecanismo sencillo, pero tan bien engrasado que todas las piezas encajan a la perfección y se retroalimentan para que acabemos queriendo conseguir absolutamente todos los secretos del juego.

Sistema sencillo pero divertido

Esto también se ve impulsado por el elemento fundamental del juego, que son las canciones. El sistema es exactamente el mismo que el de Persona 4 Dancing All Night, con seis botones: tres de la cruceta en el lado izquierdo de la pantalla (arriba, izquierda y abajo) y tres en el lado derecho (triángulo, círculo y equis). Del centro del círculo irán emergiendo las notas, que se encaminarán hacia alguno de esos botones y tendremos que darle en el momento adecuado para obtener la mejor puntuación posible (Perfect o Great, con un Good o un Miss se pierde el combo y se podría llegar a perder la canción). Es un sistema sencillo que, como todos los juegos musicales, depende del ritmo y de acostumbrarse al funcionamiento y a las reglas del propio juego. Quien ya haya jugado a Persona 4 DAN o a cualquier otro juego de música no tardará en cogerle el truco e incluso podría resultar relativamente corto (se puede conseguir el platino en unas 10 horas por juego, siempre y cuando se posea una cierta habilidad en el género), mientras que los neófitos se encontrarán con un sistema agradecido que les anima a jugar y a familiarizarse con el género sin exigirles en exceso.

Cierto es que lo de exigir en exceso dependerá plenamente del jugador, puesto que habrá distintos niveles de dificultad (fácil, normal, difícil y All Night) y, a mayores, decenas de modificadores para simplificar el juego (como scratches automáticos, que los Good no corten el combo, etcétera) o para complicarlo aún más (que las notas desaparezcan, que haya que hacer combo perfecto para no fracasar en la canción, etcétera). Para desbloquear dichos modificadores también habrá que cumplir una serie de requisitos y, poco a poco, iremos teniendo un gran número de posibilidades para personalizar la experiencia de juego a nuestro gusto. Más allá de conseguir desbloquear todos los objetos y canciones, de ver todas las interacciones sociales y de conseguir todos los trofeos, ambos juegos nos aportan abundantes posibilidades para crear nuestros propios retos y personalizar al máximo las partidas y los personajes (con decenas de accesorios y trajes para cada uno).

Una gran selección de temas

En juegos musicales de estas características, el apartado sonoro es fundamental. En este aspecto, tanto Persona 3 como Persona 5 contaban ya con unas bandas sonoras espectaculares de las que partir. Todos los temas que nos acompañaron en los juegos de rol están presentes aquí en diferentes remixes que, si bien algunos están más inspirados que otros, consiguen meternos el ritmo en el cuerpo y no provocan pesadez cuando una canción se nos atraganta y tenemos que oírla varias veces hasta conseguir superarla (alguna incluso es un concierto en directo con vídeo musical oficial del mismo). Todo este elemento sonoro está acompañado de la excelencia gráfica de unas coreografías preciosas y llenas de vivacidad, con unos personajes que se dejan la piel en cada baile y que nos animan a seguir marcándoles el ritmo. En ese aspecto, Persona 5 arriesga bastante más y ofrece más vivacidad y más juego de colores, sobre todo porque el juego básico se presta más a esto que Persona 3, un juego de tonalidades cromáticas muy apagadas y que se intentaron respetar en la medida de lo posible. Más allá de estos pequeños matices, ambos juegos ofrecen un gran nivel técnico, si bien no hacía falta demasiado para un juego de estas características.

CONCLUSIÓN

Persona 3 Dancing in Moonlight y Persona 5 Dancing in Starlight son dos juegos musicales que aportan diversión pura de principio a fin. Presenta un sistema de juego sencillo y con muchas posibilidades de personalización (lo cual lo hace apto tanto para novatos como para expertos del género), que engancha y anima a conseguirlo todo. Cierto es que, al eliminarse el modo historia, el juego aporta pocos modos de juego y básicamente es afrontar las canciones por separado, pero las interacciones sociales dan un plus de interés y una motivación para seguir adelante. El contenido en general es escaso y un experto puede sacar el platino de ambos juegos en unas 8-10 horas, pero esto es algo que dependerá plenamente de la habilidad de cada uno y esa cifra puede ser mayor (o incluso menor). Por eso mismo, no estaría de más algo de contenido o de modos adicionales que dotasen de mayor longevidad al juego. También es preciso destacar que conocer los juegos principales aportará mucho a la hora de disfrutar de estas entregas, ya que todo son guiños constantes, las bandas sonoras aportan recuerdos de nuestras aventuras y las interacciones sociales parten de saber quién es cada uno. En definitiva, un juego altamente recomendado para los aficionados a Persona y a los juegos musicales, aunque su interés puede decaer un poco de no cumplirse estos requisitos. Especialmente recomendable el pack Dancing Endles Night Collection, que incluye además Persona 4 Dancing All Night y son tres juegos por el precio de dos.

LO MEJOR

  • Sistema de juego sencillo y divertido.
  • Muchas opciones de personalización de la experiencia.
  • Volver al universo de dos grandes juegos.
  • Gran trabajo con las bandas sonoras y sus mezclas.
  • Traducido al español.

LO PEOR

  • Algo escaso de modos de juego.
  • El platino puede ser fácil para los expertos en el género.
  • Si no se conocen los juegos base, estas entregas pierden mucho interés.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.