Perfil

Tameem Antoniades: un duro camino hasta el éxito

Tameem Antoniades es una de las figuras más importantes en Ninja Theory, líder del estudio y uno de los fundadores, tiene mucho que decir con sus obras.

Si nos preguntan por un juego de Ninja Theory, probablemente, la respuesta más inmediata sea Hellblade Senua's Sacrifice. El título ha ganado numerosos premios, ha reventado algunos estigmas y ha ayudado a varios jugadores en el mundo. Sin embargo, Ninja Theory es mucho más que esta propuesta de mitología nórdica. El estudio ha recorrido un largo camino hasta ofrecernos esta joya.

Tameem Antoniades es uno de los líderes y fundadores de este equipo que ya nos ha dado más de una alegría en forma de videojuego. El creativo ha sido una de las mentes que ha dado vida a juegos como DmC o Enslaved: Odyssey to the West. Títulos que contienen una riqueza que merece la pena descubrir.

Tameem Antoniades y los videojuegos

En el mes de marzo del año 2000 nacía el gran sueño de Antoniades. Tal y como podemos leer en Eurogamer se fundaba Just Add Monsters. Esta idea nacía en Cambridge de la mente y el bolsillo de Tameem Antoniades, Nina Kristensen y Mike Ball. Con tan solo 3000 libras la empresa empezó a funcionar con tres empleados. No había ni equipo ni tecnología para empezar a crear. Tan solo mentes brillantes repletas de ideas que necesitaban financiación.

Antoniades ya soñaba con materializar un juego de kung fu. Las ideas para dar vida a esto no paraban de brotar en su cabeza. Se trataba de un título del género hack and slash que se acabaría llamando llamado Kung Fu Chaos. Tras la idea, el modesto estudio dio el paso y comenzó a buscar inversores para dar vida a las artes marciales. Ningún editor de videojuegos mostró gran interés por financiarlo, aunque sin embargo, sí querían comprar la pequeña empresa. De esta manera, Just Add Monsters y la mente e ideas de Tameem Antoniades fueron adquiridos por Argonaut Games en septiembre del año 2000.

Así se crearon los primeros vínculos con Microsoft Studios. La compañía norteamericana estaba interesada en la idea de Kung Fu Chaos y muy dispuesta a proporcionar fondos. De esta manera el título que nació de la mente de Tameem Antoniades formaría parte de la alienación de los juegos de Xbox de manera exclusiva. A pesar de esto, el juego no recibió la publicidad adecuada aunque sí que obtuvo grandes elogios por parte de la crítica. Sin embargo, las ventas fueron pobres y no alcanzaron el nivel esperado. Antoniades estaba sorprendido por el trato que le había dado Microsoft a Kung Fu Chaos. Después de todo, entendía que la compañía le diera más cobertura a otros juegos mucho más llamativos.

Tras este fracaso Antoniades se encontraba un tanto perdido. Las ganancias no eran las suficientes para desarrollar una segunda parte de su juego. El siguiente paso era cambiar la fórmula y crear Kung Fu Story. Los editores se dieron cuenta de que este arte marcial no iba con el gran público. El cambió surgió y nació uno de los grandes, Heavenly Sword. Sin embargo, este título ya no formaría parte de Just Add Monsters ya que por problemas económicos renació como Ninja Theory en el año 2004. De esta manera, Tameem Antoniades se encargo de ser el jefe de diseño de Heavenly Sword con Ninja Theory.

El nacimiento de Ninja Theory

La compañía que todos conocemos nació gracias a la bancarrota de otra. Heavenly Sword fue el primer juego que desarrollaron. En una entrevista para Eurogamer, Antoniades, comentaba que los restos de Kung Fu Story quedaron para Heavenly Sword.

De lo que iba a ser un juego de Kung Fu se aprendió bastante. Se implementaron mecánicas para que el combate funcionara en un juego en tercera persona con múltiples enemigos. También se conservó la interacción con objetos en el escenario. De esta manera se podía lanzar casi cualquier cosa presente hacia el enemigo. Se conservaron ciertos minijuegos y la riqueza de la animación, como jefe de diseño, el arte se llevó a nuevos niveles. Físicas, expresiones faciales, la inteligencia de la IA y aspectos del diseño que resultaban cautivadores: “Heavenly Sword nunca hubiera sido posible sin la experiencia que obtuvimos al hacer Kung Fu Chaos, incluso al tratarse de un estilo de juego completamente diferente”.

Nuevos horizontes: Una Odisea hacia el Oeste

Heavenly Sword fue todo un éxito. Ninja Theory comenzaba a consolidarse. El sueño de Tameem Antoniades estaba empezando a hacerse algo palpable. El tirón que tuvo el desarrollo del juego quería aprovecharse al máximo. Sony se hizo con las riendas de los sueños de Antoniades. Trazaron un plan esquemático para todo lo que iba a producirse como gran franquicia. Se incluía una versión portátil hasta una película basada en la saga. No se escatimó en gastos, se trabajó con Weta Digital y se contrató a Andy Serkis – Gollum en El Señor de los Anillos – para la captura de movimiento. Esto quería decir que Sony iba a hacer las cosas a su manera ya que estaba prestando su dinero para ello. En el estreno no se llegó a las expectativas de ventas. Según Antoniades, fue un "momento desgarrador" el no poder desarrollar la segunda parte de su creación ya que se alejaron de Sony buscando nueva financiación.

 De las raíces de Heavenly Sword nació una idea maravillosa. Enslaved: Odyssey to the West iba a ser lo nuevo de Ninja Theory y había surgido tras la lectura de un libro, Journey to the West. Para llevar a cabo esta nueva idea, tal y como podemos leer en Heavenly Nariko, se firmó un acuerdo con Green Screen, que se disolvió un mes después. Para la alegría del estudio, Bandai Namco acordó publicar el juego ya que lo veían suficientemente interesante para su catálogo.

El equipo contrató a Alex Garland para escribir la historia de Enslaved: Oddysey to the West. Antoniades encontró a Garland "un tanto intimidante" para trabajar. El escritor solía discutir con Antoniades sobre la inclusión de peleas de jefes, y se involucró en el diseño del juego. Andy Serkis volvió a prestar su presencia para realizar la captura de movimiento, y Nitin Sawhney, compositor de Heavenly Sword, volvió para componer la música de esta epopeya en el Oeste. Nada podía fallar.

A pesar de ser un título más que encomiable, Enslaved: Odyssey to the West pasó desapercibido. No hubo un entusiasmo comercial que lo hiciera lo suficientemente grande. Acabó como un fracaso comercial. Los ánimos de Tameem Antoniades comenzaron a decaer.

Capcom que todo lo convierte en oro

Tras una recuperación anímica, Capcom eligió a Ninja Theory para desarrollar la siguiente entrega de la serie Devil May Cry, ya que quedó impresionado por el trabajo anterior de la compañía, especialmente en Heavenly Sword. La empresa nipona deseaba que un estudio occidental se hiciera cargo de una de sus sagas más míticas. De esta manera, Tameem Antoniades acabó trabajando para Capcom en un ambicioso proyecto.

El equipo ideó un nuevo diseño para el protagonista de la serie, Dante, lo que generó reacciones no demasiado amigables y algunas críticas. Muchos de los fans más acérrimos enviaron amenazas de muerte a los integrantes de Ninja Theory. Hasta ese punto llega la locura humana. En Neogaf se pueden leer algunas de las respuestas que dejó el creativo ante las preguntas de los seguidores. A pesar de los baches, DmC fue un auténtico éxito comercial para el estudio. Esta aventura demoniaca se alzó con varios primeros puestos en las listas de ventas en Reino Unido, Estados Unidos, Europa e incluso Japón. Esta fue la primera vez que Ninja Theory recibió ganancias reales por su trabajo.

Buscando un nuevo rumbo

Tras triunfar junto a Capcom, Antoniades y su equipo buscaban consolidarse con un nuevo rumbo. No se conformaban con lo que habían desarrollado y estaba deseando explorar nuevos horizontes. Con la introducción de la octava generación de consolas habría un aumento en los costos de desarrollo. Por esta razón, los editores se mostrarían más reacios a financiar proyectos. Como resultado, el estudio decidió diversificar su cartera de juegos y dividirse en equipos más pequeños para abarcar más proyectos. La compañía colaboró con Chillingo para lanzar un juego móvil gratuito llamado Fightback. Según las palabras de Antoniades, Fightback fue una experiencia de aprendizaje para el estudio. Gracias a ello se exploraron los modelos de "juegos como servicio" en tecnología móvil y controles de pantalla táctil.

La compañía de Antoniades comenzó a experimentar con juegos más pequeños, lanzándolos sin éxito a editoriales. Lanzaron un título de terror y una experiencia cooperativa para cuatro jugadores con una ambientación realista. Los editores insistieron en que se agregaran elementos de ciencia ficción y fantasía para que el juego vendiera. Ninguno de estos proyectos de Antoniades consiguió salir adelante. Parecía que Ninja Theory, el sueño de su vida, no encontraba el rumbo adecuado. Tras varios intentos y fracasos apareció esa luz que se cierne sobre nosotros sin buscarla.

Hellblade: Senua’s Sacrifice era esa luz que necesitaban. Con un humilde equipo de solo 15 personas trabajando salió adelante. No hubo posibilidad de promocionarlo como un triple A. Sin embargo, se utilizaron tecnologías para su creación y captura de movimientos que todavía resuenan en nuestras retinas. 3Lacteal, Cubic Motion y Xsens fueron las causantes de que la captura del movimiento sea como es. De que se vea tan realista y humano. Antoniades puede estar realmente orgulloso de haber sido uno de los culpables de la creación de esta obra de arte. Un título que ha ayudado a mucha gente a comprender la enfermedad mental. A sentirse menos culpables por lo que les pasa, a normalizar. Hellblade ha sido un éxito para la crítica desde que se lanzó en agosto de 2017. Ha recibido elogios por su profunda descripción de las enfermedades mentales como la psicosis.

La ayuda en la psicosis

Hellblade: Senua’s Sacrifice es un juego importante. Tameem Antoniades ha hablado en varias ocasiones sobre la profundidad del título. Sobre sus aspectos más didácticos y sobre el estigma de la enfermedad mental que se quiere romper. En una entrevista para el medio VentureBeat comenta algunos de estos puntos. Antoniades y su equipo contaron con la inestimable ayuda de un equipo médico profesional para plasmar todos esos importantes matices de la enfermedad.

De esta manera ha sido posible unificar la psicosis con la fantasía y el mito de una manera coherente: “Justo al comienzo del proyecto, sabíamos que no era un tema fácil de abordar. El potencial de reacción, si lo hacíamos mal, sería inmenso. Queríamos hacer nuestra investigación.Buscamos y encontramos a Paul Fletcher. Simplemente lo buscamos en Google. Resulta que es un psiquiatra y un experto en psicosis, así que nos pusimos en contacto con él. Vino a visitar el estudio. También nos pusimos en contacto con Wellcome, la segunda organización benéfica más grande del mundo”.

Tras tener a estos miembros a bordo llegó el momento de ponerse en contacto con Recovery College East. Así se invitó al estudio a varias personas que habían vivido experiencias con la psicosis y la enfermedad mental. Lo mejor de todo es que esas personas querían compartir sus experiencias. Algo realmente enriquecedor que aportó un nuevo campo de visión al juego. De esta mezcla de experiencias y de la riqueza que se había aportado con la investigación sobre la enfermedad mental nació Senua. Lo más curioso es que la psicosis suele estar relacionada con personajes que son villanos, no héroes. Tameem Antoniades estaba ahí para cambiar este concepto, romper estereotipos y eliminar el estigma.

Para el creativo no es correcto que se relacione la enfermedad mental con el hecho de ser malo. Antoniades piensa que hay una confusión entre términos, psicosis y psicopatía son cosas muy distintas. La psicosis es una ruptura con la realidad, la psicopatía es la falta de empatía: “Básicamente significa que si escuchas voces, ves visiones o tienes creencias delirantes, automáticamente se supone que eres peligroso. Ahí es donde comienza el problema. También es algo sobre lo que tuve que aprender, la distinción”

Así que, sí. Senua es una heroína en toda regla. Gracias al juego que ha creado Ninja Theory se ha dado un paso más en la inclusión de estas personas en la realidad. Los videojuegos también pueden salvar vidas y Tameem Antoniades es consciente de ello.

Como véis el camino de este creativo en los videojuegos no ha sido nada fácil. La adversidad y los malos números siempre han estado presentes en su carrera. Finalmente, llegó ese faro cargado de luz con Senua y el camino se ve de otra manera. Ahora mismo, Ninja Theory forma parte de los estudios internos de Microsoft y están desarrollando un juego exclusivo para la marca.