Conexión británica

Dirt Rally 2.0, primeras impresiones: Dust in the wind

Viajamos hasta Londres para probar en primicia las primeras pinceladas de Dirt Rally 2.0, la vuelta del excelente spin-off por parte de Codemasters.

En la pista, tu instinto es el que te guía. Los británicos de Codemasters han vivido siempre bajo un compromiso férreo con el mundo del Rally. Durante la pasada generación, la franquicia Dirt tomó el relevo de los excelentes Colin McRae para mostrar una cara purista, pero a la vez novedosa de esta categoría. Tras una tercera entrega que abusó en exceso de la farándula alrededor del mundo de la competición, desde el estudio se propusieron tomar un camino diferente, uno en el que los seguidores del barro no se sintieran excluidos. De esta forma nacería Dirt Rally, un proyecto modesto en un principio que nos sorprendió por su llegada mediante el acceso anticipado de Steam.

Tres largos años nos separan de aquello. Desde entonces, diversos títulos oficiales de la Fórmula 1 y Dirt 4 han llegado para saciar nuestra sed de neumáticos, sin contar naturalmente con Onrush, una propuesta que difiere por completo de todo lo anterior. Dirt Rally brillaba con luz propia por el traslado casi perfecto de las sensaciones al volante, algo que de lo que muy pocos pueden sacar pecho. Al contrario de lo que cabría pensar, desde la compañía han decidido cesar la construcción de novedades en torno a él para pasar al siguiente paso lógico, uno que nos lleva directamente al próximo año: Dirt Rally 2.0. Aquí en MeriStation, hemos tenido la oportunidad de visitar Londres para presenciar en primicia la presentación europea del título, junto a la posibilidad de probar de primera mano las primeras pesquisas del proyecto. Arrancamos motores para una nueva era.

La FIA toma partido

En los últimos años, hemos sido testigos de cómo la Federación Internacional de Automovilismo ha tomado parte activa dentro de la industria del videojuego. Sin ir más lejos, Kazunori Yamauchi lidera Gran Turismo Sport bajo el manto de tamaño conglomerado, colaboración que ayuda a impulsar el mundo del Sim Racing dentro de nuestras fronteras. Codemasters es una experta en estos quehaceres; ya hemos comprobado en anteriores ocasiones las buenas relaciones que residen entre ambas partes, no solo con el gran circo de la Fórmula 1, sino a través de su veterana trayectoria.

Esto se traduce en un importante acuerdo, y es que Dirt Rally 2.0 será el videojuego oficial del campeonato mundial de Rallycross. Para los menos ávidos en el género, este torneo mezcla la carrera en circuito cerrado con supercoches modificados del campeonato de Rally. Pese a que puede parecer tradicional, no lo es en ningún caso. Se introducen variaciones que añaden picante a las diferentes series, como los cambios de terreno o el paso obligado por escapatorias en un número determinado de veces. En la vida real, nombres propios como Sebastian Loeb o Petter Solberg forman parte del elenco de pilotos que elevan el espectáculo.

De lanzamiento contaremos con ocho localizaciones en este campo, entre los que se encuentra Barcelona, Silverstone, Montalegre, entre otros. A lo largo de los meses desde su lanzamiento, nuevas pruebas y localizaciones se incorporarán al catálogo actual, aunque por el momento desconocemos la naturaleza de estos contenidos. ¿Serán gratuitos? ¿Algunos serán de pago? No lo sabemos, pero entendemos que la hoja de ruta ha sido trazada para mantener el juego en boca de todos durante el paso del calendario.

La introducción del sistema de creación de equipos sigue presente a tenor de lo comentado fuera de micrófonos. Sin embargo, todavía no podemos confirmar si esto también será posible dentro del modo Rallycross o será una faceta exclusiva del modo Rally, dada la naturaleza licenciada del primero. En cualquier caso, si terminamos hastiados de jugar contra la CPU, podremos saltar al multijugador donde batirnos en duelo con hasta ocho jugadores simultáneos. En estos momentos aún no se ha cerrado la plantilla de vehículos, pero rondará la media centena, entre los que se encuentra el clásico Subaru Impreza de 1995, el AudiS1 EKS RX Quattro o el inconfundible Volkswagen Polo GTI R5.

Al borde del precipicio

Hemos incidido en numerosas ocasiones a través de este texto en la palabra ‘Rally’. Normal. Es la que define por completo la historia de los británicos. No hay que olvidar que, más allá de lo resultón que puede resultar tener un producto oficial de otra categoría entre manos, la verdadera experiencia está en cuanto nos enfundamos el mono de piloto junto a nuestro copiloto. El número de pistas a nuestra disposición todavía es una incógnita, pero sí conocemos las localizaciones que contaremos de lanzamiento. España, Nueva Zelanda, Argentina, Polonia, Australia y Estados Unidos serán los primeros países en contar con su propio retrato. En el futuro se espera que, al igual que ocurre en Rallycross, lleguen más pistas y regiones.

Durante el evento, dispusimos de volantes a todo lujo de detalles para probar en profundidad el primer código liberado por los desarrolladores. Debemos avisar nada más comenzar que, como es lógico, todavía se encuentra en una fase prematura de desarrollo; acababa de entrar en fase Pre-Alpha, por lo que todo queda sujeto a cambios. Dos pequeñas pruebas estaban a nuestro alcance, una por cada modo de juego. Empezando con el Rally, una de las pruebas de Nueva Zelanda fue la elegida. Las sensaciones al pisar el acelerador fueron similares a las encontradas en su antecesor. Se nota que Codemasters ha tomado muy bien la medida de la conducción en estos últimos años.

La principal diferencia la encontramos en el motor de físicas. Eran una suerte entre las del original y Dirt 4, un tanto ‘huecas al colisionar’ y poco contundentes para lo que deberían ser (y fueron). El evento neozelandés constó de 13 minutos jugándonos el pellejo al límite de los barrancos. Apenas había margen de error, y mucho menos un momento de tranquilidad. Bailar entre el volante y el freno de mano era un ejercicio que precisaba de reflejos felinos. Al final de la prueba, lo normal era terminar exhausto tras todo el combate contra la pista.

El feeling en Rallycross fue diferente, aunque igual de buena. Las marchas de este tipo de vehículos son bastante cortas, entrar y salir de las curvas se debe realizar con una mentalidad diferente. Lo normal eran pasar por los vértices cerrados en segunda, y en cuanto ganábamos un poco de velocidad meter tercera para jugar con el acelerador sin pisar el freno. Las curvas rápidas, en cambio, podían ser realizadas a partir de cuarta sin ningún problema. Lo más sorprendente fue el comportamiento de la inteligencia artificial. Además de su agresividad, estos cortaban nuestra trayectoria cuando nos disponíamos a adelantarles y siempre, siempre ponían las cosas difíciles. Quizá realmente estemos ante una verdadera evolución, o al menos la que nosotros pudimos demandar con su última obra, F1 2018.

Adaptarse a los cambios de terreno es clave para sobrevivir en la jungla RX. Solo hace falta echar un vistazo en YouTube para conocer la pelea a cara de perro que es este torneo. Otros títulos han probado suerte en este campo recientemente, como es el caso de V-Rally 4, pero con menos fortuna. Ni la IA ni la oferta de trazados era la correcta para seguir en su propuesta. Alguna que otra cuestión pudimos comentar con los encargados allí presentes. Por el momento todavía se están estudiando las mejoras que incorporarán Xbox One X y PlayStation 4 Pro; es incierto que alcance resolución 4k. Por otra parte, la realidad virtual no tendrá presencia durante el pistoletazo de salida, aunque esperamos que llegue en algún punto de los meses venideros tal como ocurrió con el primero.

La situación tan temprana de Dirt Rally 2.0 choca con su fecha de lanzamiento: 26 de febrero del año que viene. No lo decimos únicamente por salir en un mes atestado de lanzamientos triple A, sino porque en la práctica parece que estamos ante otro acceso anticipado encubierto de juego final a tenor del extenso programa de contenidos postlanzamiento. Esperamos que la oferta inicial de trazados sea óptima y genere más juego respecto a los datos que tenemos sobre el papel en estos momentos. Nuestro breve pero intenso paso por él nos ha dejado con ganas de más. Tenemos la sensación de estar ante una propuesta más ambiciosa que hace tres años, sobre todo por la experiencia obtenida con los últimos proyectos. Tendremos que esperar todavía un poco más para tenerlo entre nosotros.

Dirt Rally 2.0

  • PC
  • PlayStation 4
  • Xbox One

Dirt Rally 2.0, desarrollado y editado por Codemasters para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es la segunda entrega de la saga de conducción Dirt con la licencia oficial de la FIA World Rallycross Championship con vehículos de toda la historia de la competición. Ábrete camino a través de una selección de ubicaciones de rally icónicas por todo el mundo, en los vehículos todoterreno más potentes de la historia, teniendo en cuenta que el menor de los fallos puede poner fin a tu carrera.

Dirt Rally 2.0