BOXEO

Última llamada en Gibraltar

Alexander Povetkin da la revancha a Dillian Whyte este sábado en Gibraltar. El ruso noqueó y arrebató el Mundial WBC Interino al inglés en agosto. Necesitan ganar.

Previa del Povetkin vs Whyte 2: WBC Interino del peso pesado.
Matchroom

Dillian Whyte (27-2, 18 KO) estaba haciendo un gran papel frente a Alexander Povetkin (36-2-1, 25 KO). El inglés, de 32 años, necesitaba esa victoria para torpedear el Joshua vs Fury o quedarse en una posición privilegiada. Boxeó pausado, con criterio... pero en el quinto asalto un upper del ruso le fulminó. Todos los planes saltaron por los aires. No habría reto a Fury, se quedaba vía libre para la unificación del pesado (aunque después faltaba el escollo de Usyk, quien finalmente hará el Mundial WBO Interino para que todos los títulos estén en liza) y el británico se metía en un buen lío. Eddie Hearn, su promotor, no da puntada sin hilo, y tenía una revancha firmada.

Whyte quería correr y sería en noviembre. No se dio porque Povetkin tuvo que ser ingresado por coronavirus en Rusia. Se aplazó a principios de marzo, pero se tuvo que posponer y cambiar de lugar. Sería en Gibraltar. Las restricciones por el coronavirus, sumado a que Whyte estaba haciendo la preparación en Portugal, motivaron tan exótico destino. Finalmente chocarán este sábado. El Mundial WBC Interino del pesado está en liza. Tanto uno como otro necesitan la victoria si quieren pensar en hacer un Mundial. Con el doble enfrentamiento pactado entre Joshua y Fury y con Usyk con puesto preferente, la opción se alargará. Eso sí, una derrota les sacará a ambos del camino. Sobre todo a Povetkin, que con 41 años juega en el alambre.

Deportivamente la pelea no puede estar más igualada. Whyte demostró grandes mejoras en agosto. Lo hizo sobre todo mentalmente. No se precipitó consciente del peligro que tenía el ruso, dominó en la distancia y fue percutiendo. Povetkin no sintió las manos y consiguió un KO por mérito propio, el error del inglés fue mínimo. Así, la contienda vuelve a estar igualada, aunque el papel de favorito está del lado del aspirante. Es lógico por lo que demostró, pero el ruso ya le demostró que solo necesita un golpe para cambiarlo todo. Habrá que ver las secuelas que le ha dejado el coronavirus. Pasó la enfermedad con muchos síntomas y eso puede mermarle. Sea de un modo u otro, la emoción estará a flor de piel. Dar un pronóstico es difícil. Povetkin los puede romper en un segundo. Lo único claro es que el ganador aprovechará la última llamada que le dan en Gibraltar. Ninguno puede permitirse el fallo.