GOLF | THE PLAYERS

El 17 de Sawgrass: un agujero negro que separa a Rahm y Sergio García de The Players

El famoso par 3 con green en isla ha decidido el torneo en más de una ocasión y ya ha hecho de las suyas esta semana. Ni el vasco ni el castellonense se han 'mojado' por ahora.

The Players 2021
SAM GREENWOOD AFP

De todas las trampas que alberga el TPC Sawgrass de Ponte Vedra Beach (Florida, EEUU), hogar de The Players, la más mortífera es el famoso par 3 del 17. Un gigantesco green de casi 24 metros de largo con forma de isla flanqueado por una laguna. Un agujero negro que se traga unas 100.000 bolas cada año (48 solo en las dos primeras rondas de esta edición) y que tolera en torno a un 16% de birdies, un 69% de pares, un 9% de bogeys y un increíble 7% de dobles bogeys o resultados peores. Una obra de arte, un reto mayúsculo y un dolor de cabeza a la vez.

Quien quiera ganar el 'quinto grande' debe salir airoso del pulso contra el monstruo (que por si fuera poco enlaza con el 18, otro hoyo complicadísimo). No todos lo han conseguido y son varios los colapsos sonados que se han producido allí. Por ejemplo el de Len Mattiace, que si me permiten el chiste en 1998 hizo un rebozado: llegó al tee de salida a un golpe de la cabeza y salió con un quintuple bogey tras pasar dos veces por el agua y una por la arena. O el de Phil Blackmar, que en 1991 iba empatado en cabeza con Steve Elkington y mandó la bola con los patos. El doble bogey acabó con sus aspiraciones. O uno de infausto recuerdo para el golf español: el de Sergio García en 2013, cuando era colíder en la última ronda junto a Tiger Woods y se 'mojó' por partida doble.

Irónicamente, Sergio no tiene una mala relación con este hoyo. El registro a lo largo de su carrera es bajo par y esta semana, aparte de no tocar el agua, dejó un dardo en la tercera vuelta del sábado que no terminó en birdie por un fallo con el putter. Rahm incluso se permitió un birdie en la primera jornada. Buenos augurios para desenlace de este domingo, en el que este hoyo será el último gran obstáculo que encararán los aspirantes a alzar la preciada estatuilla dorada, casi un Oscar del golf, que se entrega al campeón de The Players.