GOLF | THE PLAYERS

Sergio García detona The Players ante 10.000 aficionados

El de Borriol sella un -7 estelar en la primera vuelta para colocarse como primer líder del 'quinto grande'. Rahm remontó tras un mal arraque y cerró al par.

Sergio García The Players 2021
SAM GREENWOOD AFP

Sergio García vuelve a fluir en Florida. El de Borriol no andaba fino en estos primeros meses de 2021, tras firmar en 2020 su 11ª victoria en el PGA, pero este sábado dinamitó el TPC Sawgrass de Ponte Vedra Beach y se colocó como primer líder de The Players, el ‘quinto grande’.

Cosas que antes no eran noticia y ahora sí lo son: además lo hizo ante 10.000 espectadores, el tope diario que se ha impuesto para esta cita. Dos cortes fallados y un undécimo puesto eran el bagaje de Sergio en sus cinco últimas salidas, pero ayer todo volvió a cuadrar en uno de los campos más exigentes del circuito, que al castellonense se le da de cine (ganó en 2008 y es donde más dinero se ha embolsado a lo largo de su carrera, algo más de 4,6 millones de euros).

Salió por el 10 y encadenó cinco pares seguidos para explotar antes del famoso green en isla del 17, con birdie al 15 y eagle al 16. La segunda mitad del recorrido arrancó con su único borrón del día, el bogey del 1. Un birdie al 2 neutralizó el error y entre el 7 y el 9 desató la tormenta final con una secuencia birdie-birdie-eagle. La brecha con sus inmediatos perseguidores del turno matinal fue de tres golpes.

Al término de la vuelta, García agradeció volver a ver fans alrededor y a la vez anunció que no competirá en el último torneo previo al Masters, el Valero Texas Open del primer fin de semana de abril, para "minimizar" los riesgos de contagio ante un major que se perdió precisamente por su positivo el año pasado.

En cuanto a Jon Rahm, tuvo un estreno movido. Tres bogeys entre el 3 y el 5 lastraron su arranque, pero el vizcaíno supo templarse y no tirar el torneo por la borda en la primera jornada. Abrochó cuatro birdies antes del 18 (incluido uno en el temido 17, que se tragó más de 30 bolas esta vez) para el uno bajo par, pero un bogey puñetero al final le dejó tal y como había empezado.