NATACIÓN

La contrarreloj de Mireia

La nadadora de la UCAM finaliza el Open de Catalunya ganando tres pruebas olímpicas pero aún lejos de sus mejores marcas, que espera conseguir en el Nacional.

Mireia Belmonte.
Shaun Botterill

A la tercera semana de enero, la natación española ya ha competido por primera vez en piscina olímpica, muestra de que no hay tiempo que perder en esta contrarreloj en la que se ha convertido el año 2021, después del parón de la temporada pasada por la pandemia. También lo es para Mireia Belmonte, ya clasificada en los 800 y 1.500 libre para los Juegos de Tokio, consciente de que ahora le queda la parte decisiva para acercarse de nuevo a sus mejores marcas que le permitirán nadar finales en la cita olímpica.

En Terrassa, Mireia ha competido en tres de las pruebas de su habitual programa, con tres victorias holgadas, buenas marcas teniendo en cuenta la época del año en la que nos encontramos pero aún lejos de los tiempos que se requieren para ser competitiva en Tokio. En los 800 libre, Mireia nadó en 8:33.55, solo un segundo por encima de la marca que consiguió en el Trofeo International de Castellón de diciembre. También por encima nadó de su marca en la anterior competición en los 1.500 libre. En esta ocasión marcó 16:09.70.

Con esos billetes bajo el brazo, la badalonesa se lanzó también en los 400 estilos, prueba en la que fue bronce en los Juegos de Río y en la que es capaz de nadar en 4:31 o 4:32, tiempo que puede volver a valer una medalla olímpica. En esta ocasión, se quedó por encima de la mínima, en 4:43.84, aunque tiene aún dos meses largos para mejorar esos tiempos, especialmente en las postas de mariposa, braza y espalda, y poder conseguir ese registro en el Open de Sabadell que tendrá lugar en marzo. Lo mismo espera en los 400 libre, 200 estilos y 200 mariposa.

El grueso de la natación española pudo testearse en este Open de Catalunya, aunque sin grandes marcas teniendo en cuenta la época. Muchos de ellos han interrumpido sus concentraciones de altura para competir en Terrassa. Ganar volumen, mejorar la técnica y poco a poco ir recuperando el nivel será el reto hasta la segunda de las tres oportunidades para ir a los Juegos de Tokio. El CN Sabadell fue el club que acumuló más puntos y logro consolidarse como campeón de Catauña.