BOXEO

La superpelea 'escondida'

Garry Russell y Devin Haney están cerca de firmar un gran combate en el peso ligero. Las noticias de los últimos días han eclipsado cómo se fragua.

Haney y Russell llegan a un acuerdo verbal.

Canelo Álvarez, Golden Boy y DAZN llevan semanas inmersas en un terremoto. Los problemas entre las partes han generado muchos capítulos, el último la demanda del boxeador, y también han eclipsado movimientos que se estaban dando a la par. Uno de los más interesantes es el que tiene como protagonistas al campeón mundial WBC del peso pluma, Gary Russell Jr. (31-1, 18 KO) y otro al monarca WBC del ligero (Lomachenko es campeón Franquicia, de mayor rango, de ese organismo), Devin Haney (24-0, 15 KO). Sin duda ambos son dos de los púgiles más talentosos del momento y un duelo entre ambos paralizaría todo, sin embargo, los factores externos están haciendo que solo la prensa especializada de Estados UniDos hable de ellos.

Las negociaciones no parece que costasen mucho. Russell quiere grandes carteles y ha aceptado subir dos divisiones, una bolsa de 1,5 millones de dólares y que la pelea se vea en DAZN (el tiene contrato con FOX). El único inconveniente que el campeón del pluma puso fue la cláusula de revancha. Se la dará, pero no quiere vincular su futuro a DAZN. Salvado esa diferencia, ya que Haney aceptó debido a las múltiples concesiones que hizo su rival. Solo falta la rúbrica, ¿o no?

En todo este proceso falta un hombre muy importante, Eddie Hearn. El británico está muy cómodo ante los medios, concede muchas entrevistas y siempre suele ir dejando pinceladas de sus negocios. Esta vez no, lo que llama poderosamente la atención. Desde Estados Unidos se habla de que quizá el dueño de Matchroom tuviese ya un rival para Haney muy avanzado y las negociaciones unilaterales del púgil (Haney es su propio promotor y tiene un acuerdo a medias con Matchroom) no le hayan convencido. Sin duda es un combate con mucho riesgo para ambos (Russell solo ha perdido ante Lomachenko), y quizá Hearn no quiera arriesgar a uno de sus pupilos (tiene 21 años) mas prometedores. De momento, no hay nada cerrado, y es que DAZN tendrá algo que decir. Sin un pleito de Canelo a la vista cualquier gran combate es necesario para conservar a sus abonados. Un acuerdo sencillo o no, todavía quedan muchas aristas que limar en el supercombate del que pocos hablan.