ATLETISMO

Qué fue de... Carolina Klüft, la reina mundial del heptatlón

La atleta sueca fue la gran dominadora de la disciplina en la década del 2000, ganando la triple corona, antes de realizar una apuesta arriesgada en Pekín 2008.

Qué fue de... Carolina Klüft, la reina mundial del heptatlón
Eric Feferberg AFP

Carolina Klüft es una de las grandes leyendas de la historia del atletismo. La atleta sueca fue la absoluta dominadora del heptatlón desde sus inicios en la modalidad y sólo aquella decisión antes de los Juegos de Pekín 2008 le ha impedido ampliar una leyenda que ya de por sí es mítica. A continuación repasamos la trayectoria de Caroline Klüft.

Sus inicios en el fútbol y en el atletismo

Klüft, hija del futbolista profesional (Johnny Klüft) y de saltadora de longitud, practicó ambos deportes en su infancia hasta que con 12 años se decantó por el atletismo junto con su hermana para practicar la mayor cantidad de modalidades posibles.

Y la decisión no le pudo salir mejor ya que en el año 2000, con 17 años, se proclamó campeona del mundo júnior de heptatlón en los Mundiales de Santiago, revalidando el título dos años después en Kingston. En 2002 dio el salto a la fama a nivel continental tras proclamarse campeona absoluta de la disciplina en los Europeos de Múnich, siempre acompañada por su burrito de peluche Eeyore, su talismán.

Campeona del mundo, oro olímpico en Atenas y Triple Corona

Europa se le quedó pequeña y en 2003 Klüft empezó a establecer su tiranía en el heptatlón a nivel mundial con la conquista del Mundial Indoor en Birmingham y pocos meses después en los Mundiales de París, revalidando el título en Helsinki 2005, en otra vibrante batalla con Eunice Barber, y Osaka 2007, siendo hasta la fecha la única heptatleta capaz de ganar tres oros mundiales de forma consecutiva.

Sin embargo, su mayor logro tendría lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas cuando, con tan solo 21 años, Klüft se proclamaba campeona olímpica con 6.952 puntos, aventajando en más de 500 puntos a la lituana Austra Skujyte, que fue plata. De esta forma la sueca completaba la triple corona y se convertía en campeona europea, mundial y olímpica de forma simultánea.

Entre el oro olímpico y sus títulos mundiales Klüft siguió brillando en más competiciones y logró un nuevo título de campeona de Europa en 2006 y el Europeo Indoor en Madrid 2005 y Birmingham 2007 en pentatlón.

La apuesta fallida de Pekín 2008

Sin embargo, la tiranía de Klüft en el heptatlón terminó en 2008. Ese año la atleta sueca anunció que no revalidaría el oro olímpico en heptatlon y que probaría fortuna en las modalidades de triple salto y salto de longitud, donde ya había destacado con buenas marcas, sobre todo en salto de longitud con un registro de 6,97.

Sin embargo, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 Klüft no pasó de la calificación en triple salto y en salto de longitud logró la cuarta mejor marca en las clasificatorias con 6,70 pero terminó novena en la final al no poder pasar de 6,49. Tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde no pudo acudir por lesión, Klüft anunció su retirada como profesional con tan solo 29 años.

¿Qué hace ahora Carolina Klüft?

Klüft está casada con el pertiguista Patrick Klüft (se cambió su apellido, Kristiansson, tras contraer matrimonio), que llegó a ser medalla de bronce en los Mundiales de 2003, y ahora ejercer como responsable del proyecto Generation Pep, desde donde anima a los jóvenes suecos a llevar una vida activa y sana, y también dirige su propia empresa, Multimind, donde realiza las labores de escritora y conferenciante. Seguro que en algunas de sus ponencias ha recordado aquellos maravillosos años en la que era la reina del heptatlón.