NATACIÓN

Lochte mira a 2021: "Para mí, son los Juegos más importantes"

El estadounidense, ganador de 12 medallas olímpicas, intentará clasificarse a sus casi 37 años después de regresar a las piscinas tras tocar fondo.

0
Ryan Lochte.
JEFF HAYNES

Siempre a la sombra de Michael Phelps, Ryan Lochte ha desarrollado otra carrera gigantesca, con 12 medallas olímpicas (cinco en Londres 2012) y 27 mundiales. Su trayectoria no alcanza a la de su amigo, pero está en el podio de mejores nadadores estadounidenses de la historia. Y quiere seguir al pie del cañón pese al aplazamiento de los Juegos de Tokio al verano de 2021. El neoyorkino pretende clasificarse y competir pese a contar ya con 37 años (los cumpliría el 3 de agosto), lo que sería una demostración más de su grandeza.

“Estaba un poco enojado porque me estaba entrenando y me sentía muy bien. Estos Juegos iban a ser las más importantes de mi carrera por todo lo que sucedió en mi pasado. Pero todo esto es mucho más grande que yo. Es mucho más grande que los olímpicos, está afectando al mundo entero en este momento. Esto lo veo como un obstáculo en el camino. Tendré un año más para prepararme, todo sucede por una razón”, dijo en Las Ángeles, declaraciones que recoge el portal especializado SwimSwam.

El pasado agosto, Lochte ganó los 200 estilos del campeonato estadounidense, demostrando que puede tener opciones de quedar entre los dos primeros en los trials del próximo verano y ganarse una plaza olímpica. Su tiempo fue de 1:57.56, muy lejos de su mejor marca, el récord del mundo de 1:54.00. Lochte nadará contra los jóvenes valores de su país, que le vieron colgarse medallas de niños en Atenas 2008 o en Pekín 2008, y también contra el tiempo. El brasileño Nicholas Santos ganó medalla en los 50 mariposa en el Mundial de Gwangju de 2019 con 39 años, mientras que Dara Torres subió al podio en Pekín 2008 con 41 años.

En 2020, la marca que realizó Lochte el pasado verano solo la superan otros cuatro nadadores. El estadounidense ha dejado atrás sus problemas personales que le llevaron a protagonizar bochornosos capítulos en los Juegos de Río (cuando quedó retenido en el país por mentir tras un altercado en una gasolinera) y su sanción de 14 meses por incumplir las normas de antidopaje de la USADA. “Esa imagen de chico fiestero que solía tener, sé que me confundió un poco y se quedó conmigo, pero ese no soy yo. No podría importarme menos ese estilo de vida. Mis celebraciones son recoger a mi hijo y mi hija y jugar con ellos”, comentó el pasado 2019.