MUAY THAI

Traore y Fernández, dos caminos unidos por el mismo sueño

Ousmani Traoré y Mikel Fernández comparten equipo, el Mamba Fight Club. Son campeones de España y abril buscarán el Europeo. Sus historias, muy diferentes.

Ousmani Traore y Mikel Fernández disputarán el Campeonato de Europa ISKA.
Mamba Fight Club

El pasado sábado, Mikel Fernández se proclamó campeón de España de muay thai (-55,4 kg) al derrotar a Gonzalo Tébar en Ponferrada, la ciudad que le ha acogido con los brazos abiertos. La alegría fue máxima entre la afición y también su equipo. En él está otro actual campeón nacional (-78,2 kg), Ousmani Traore. El de Mali, de 25 años, lo logró el pasado verano en Mérida. Un sueño del que le costó despertar. De hecho, se pasó los 530 kilómetros que unen las capitales de Badajoz y El Bierzo mirando su cinturón. Deportivamente están en momentos similares y aunque sus historias de vida son muy diferentes, su futuro es común. El 25 de abril pelearán en Noia (A Coruña) por el Campeonato de Europa ISKA de muay thai de su categoría.

Traore llegó a España con 15 años a bordo de una patera tras cruzar Mauritania. Su familia ahorró durante años para que él pudiese tener una vida mejor. Logró el objetivo tras llegar a Ponferrada, donde echó raíces y gracias al deporte encontró una nueva vida. Estudió, trabaja en el gimnasio en el que entrena y ha creado una ONG para ayudar a los habitantes de su pueblo natal. La sonrisa siempre le acompaña. En el deporte, de la mano de su mentor, Diego Vázquez, ha ido creciendo a pasos agigantados. Su título nacional fue un punto de inflexión y ahora busca la gloria continental. No lo tendrá sencillo. Le espera el portugués (nacionalizado, nació en Ucrania) Ivan Slynko, pero nada es imposible para él.

Por su parte, Fernández tiene un currículum más grueso. En 2019 fue plata en los Europeos amateur de Bielorrusia. Sin duda fue un paso al frente para ratificar su calidad. El navarro, de 26 años, vivió dos años en Tailandia (país en el que disputó 12 combates), pero en 2019 decidió regresar a España y se mudó a Ponferrada. Quería grandes combates y Diego Vázquez le dio la confianza que necesitaba. Ahora, Fernández está a las puertas de esa gran oportunidad (se enfrentará al irlandés Ryan Sheehan). Traore también. Sus vidas son muy diferentes, pero ambos dejaron todo por cumplir un sueño. Ahora quieren completarlo. Noia les espera.