GOLF

Azinger desprecia el European Tour y Poulter contesta: "Os pateamos el culo en la Ryder"

El golfista inglés tildó de "vergonzosas" las declaraciones del exjugador norteamericano, que vino a decir que Fleetwood necesitaba una victoria PGA para ser tomado en serio.

Oan Poulter 2020
SAM GREENWOOD AFP

A Ian Poulter le conocen en el golf como 'The Postman', el cartero, porque "he always delivers", algo así como que siempre entrega lo que se le pide, siempre cumple con lo que se espera de él. El apodo se lo ha ganado a pulso con su trayectoria en la Ryder Cup. Cinco veces la ha ganado el de Hitchin en seis apariciones y fue héroe en el Milagro de Medinah, en 2012, cuando sumó cuatro puntos de cuatro y metió una catarata de putts épicos para facilitar una remontada histórica de Europa (capitaneada entonces por Olazábal, por cierto) que terminó sellando Martin Kaymer.

Por eso, entre otras cosas, a Poults no le han gustado nada las declaraciones que Paul Azinger realizó la pasada semana durante la cobertura de la NBC del Honda Classic. Azinger vino a decir que Tommy Fleetwood, cinco veces ganador en el European Tour e integrante junto a Francesco Molinari de la única pareja europea (el Team Moliwood) que ha sumado cuatro puntos en una Ryder, la de 2018, en la que además se convirtió en el mejor novato de siempre en el Viejo Continente, necesitaba una victoria en el PGA para ser tomado en serio. "Puedes ganar en el European Tour todo lo que tú quieras, en los torneos internacionales... Pero tienes que ganar en el PGA", fueron sus palabras. 

Poulter no fue el único en responder, pero quizá sí fue el más elocuente. "Me gusta mucho Paul Azinger y me llevo muy bien con él. Pero Paul por favor no seas así de condescendiente o irrespetuoso con el European Tour y sus jugadores. Hemos pateado vuestro culo en la Ryder Cup durante mucho tiempo. Sé que fuiste capitán en una victoria, pero realmente es vergonzoso lo que dijiste". Concretamente Azinger, que como jugador ganó 20 veces en el PGA incluido un major (el PGA Championship de 1993), fue capitán en 2008, último triunfo estadounidense antes de que Europa consiguiese tres seguidos, cuatro en las últimas cinco ediciones. Su discurso no concuerda con los resultados del golf europeo en los últimos tiempos. Y se ha topado con un cartero que no llama dos veces.