UFC

Así fueron los últimas peleas de McGregor: Khabib, Mayweather...

Conor McGregor regresa al octágono tras más de un año de inactividad. En los últimos tres años solo ha tenido dos combates: uno en UFC y otro en boxeo.

Así fueron los últimas peleas de McGregor: Khabib, Mayweather...
AFP

Conor McGregor está de vuelta. El irlandés, de 31 años, mostró en la rueda de prensa previa a su combate de este sábado contra Donald Cerrone una actitud muy diferente a la de sus últimos pleitos. Fue respetuoso y no tuvo una palabra más alta que otra. Ese cambio de actitud quiere refrendarlo también en la actividad. En el año 2016 disputó tres combates, y en Las Vegas disputará el tercer combate en tres años (dos de MMA y uno de boxeo). Mucho tiempo parado al que quiere poner freno: "Si todo va bien podría pelear el 7 de marzo", aseguró en la conferencia ante los medios. Eso es futuro, pero el pasado está ahí. Desde 2016 'The Notorious' ha tenido grandes éxitos, pero también ha sido irregular, sobre todo en el octágono. 

Sigue el McGregor vs Cowboy Cerrone de la UFC 246 en vivo y en directo

Doble duelo ante Nate Díaz

Conor McGregor lanza un golpe a Nate Díaz durante su segundo combate.

Conor McGregor llega a la UFC con un gran ascenso. Ficho por la mayor compañía de MMA a nivel mundial en 2013 y fue ascendiendo rápidamente. El 2015 fue el año de su confirmación. En julio noqueó a Chad Mendes y ganó el Campeonato interino del peso pluma. En diciembre de ese año se cruzó con Jose Aldo, el campeón absoluto de la división. Le noqueó en solo 13 segundos. Había llegado para quedarse. Quería retos y decidió subir al peso ligero para enfrentarse con el campeón, Rafael Dos Anjos. Una lesión del brasileño provocó el cambio de rival. Nate Díaz, que venía de ganar el TUF 5, fue su rival y lo iba a hacer en el peso welter. Doble órdago.

Venía con una racha de 15 triunfos. Ofreció una gran pelea, pero acabó sometido por el estadounidense. Todos sus planes se frenaron y pactaron una revancha para agosto de ese año. Con tiempo para preparase, el irlandés superó la diferencia de tamaño con una victoria a los puntos (decisión mayoritaria). De nuevo volvió a ser la pelea de la noche y aumentó su leyenda. Además, se consagró como gran estrella de la compañía: su combate reunió 1.650.000 personas en el PPV, récord en la empresa.

KO a Eddie Álvarez para su momento más relevante

McGregor posa con sus dos cinturones tras el UFC 205.

Una vez saldadas las cuentas con Díaz, McGregor volvió a ponerse como objetivo ser el primer campeón simultáneo en dos divisiones. Para ello, tras amagar con la retirada, retó a Eddie Álvarez por el título del peso ligero, el otro asunto que se le había quedado descolgado. Dominó la pelea desde el inicio y noqueó a Álvarez en el segundo asalto. Fue una exhibición del irlandés, que seguía aumentando su fama. Era el momento de aprovecharlo, aunque al principio no todo fue felicidad, ya que la UFC le retiró el título del peso pluma al poco tiempo (noviembre) por la inactividad.

Su fama trascendió su deporte ante Floyd Mayweather

Floyd Mayweather conecta un golpe en el rostro de Conor McGregor.

Contra Álvarez compitió el 12 de noviembre de 2016 y no volvió a competir en el octágono hasta octubre de 2018. Casi dos años en los que no estuvo parado, porque tras unas larguísimas negociaciones, se pasó al boxeo. Se iba a enfrentar a uno de los mejores púgiles de todos los tiempos siendo inexperto. El reto era muy grande y aunque mostró maneras, fue vapuleado cuando el estadounidense apretó. El riesgo era claro, pero tras una promoción que fue subiendo la temperatura la pelea detuvo a los fans del boxeo y de las MMA, lo que se tradujo en la pelea más lucrativa de su carrera (hasta el momento lo sigue siendo). Trascendió su deporte y el deporte en general, convirtiéndose en una estrella mundial.

Regreso ante el nuevo 'rey' de la UFC, Khabib Nurmagomedov

Debido a su paso al boxeo y un tiempo de duda, McGregor estuvo 693 días sin pisar un octágono. Lo hizo de nuevo el 6 de octubre de 2018 y eligió el camino más difícil. Quería recuperar el título que perdió por no defenderlo y retó al campeón. Khabib Nurmagomedov parecía invencible, y dio la misma sensación ante el irlandés. The Notorious evidenció todas sus carencias, sobre todo en la lucha en el suelo, y fue sometido en el cuarto asalto. Fue un varapalo que continuó con el bochorno más absoluto. Él calentó la pelea y Khabib enloqueció tras ganarle. Ambos fueron sancionados, McGregor no aprendió y tuvo varios problemas con la justicia (todavía está acusado por agresión sexual). Tras todo eso asegura que ahora sí ha cambiado. De momento lo está demostrando. Falta por saber lo que demostrará en el octágono. Cerrone le espera. 

Khabib Nurmagomedov presiona a Conor McGregor contra la jaula durante su combate en el UFC 229.