Competición
  • Champions League

BOXEO

Warrington maravilla en Leeds: KO a Takoucht en dos rounds

Josh Warrington retuvo el Mundial IBF del peso pluma ante Sofiane Takoucht, al que realizó dos cuentas consecutivas. Su deseo es unificar en su próximo pleito.

Sofiane Takoucht
Reuters

"¿Os lo habéis pasado bien?", preguntó, exultante, Josh Warrington a su afición. De nuevo peleó en su ciudad, Leeds, y otra vez agotó las entradas en el First Direct Arena. Le quieren y el corresponde con un boxeo agresivo y entretenido. Este sábado defendía por tercera vez el Mundial IBF del peso pluma. En todas sus grandes peleas le faltaba un KO y estaba decidido a lograrlo. Sofiane Takoucht no era un buen cliente para eso. En 39 peleas nunca había sido noqueado. Warrington le fulminó con una derecha recta potentísima. Le sentó en el esquinero y dejó claro el camino. El francés intentó reponerse, pero no pudo y el segundo asalto fue el final del combate. Cuarto mundial para Warrington y mensaje claro: "Hice historia en Elland Road (estadio del Leeds en el que ganó el Mundial), ahora quiero unificar allí", espetó. El reto al resto de campeones está abierto.

Warrington salió 'escoltado' al ring, como viene siendo habitual en sus últimos duelos, por un jugador del club de sus amores, el Leeds. Esta vez el honor recayó en el español Pablo Hernández, quien le trajo suerte. El inglés salió a boxear tranquilo, metió ritmo, amagó y esperó su momento. Takoucht intentó sacar ritmo, pero en la parte final del asalto ya sufrió, sobre todo a la hora de salir de la corta distancia en la que el campeón se metía. La dinámica se repitió en el segundo round. Así, con una derecha recta el aspirante se quedó flotando. Pudo seguir, pero a los pocos segundos, con una acción similar, de nuevo se fue al suelo. Otros hubiesen abandonado, pero Takoucht tiene arrojo. Se agarró, intentó que el tiempo pasase... pero Warrington le llevó a la corta de nuevo. Hubo intercambio y el aspirante no lo rehuyó. Se le veía descoordinado y tras tres golpes consecutivo de Warrington el árbitro paró la pelea. Acertó, el francés estaba KO, pero de pie. "No tengo nada contra él, pero en esta pelea quería una unificación y saqué toda la rabia que tenía dentro", desveló el británico tras el pleito. Campeón vs campeón, ese es el único paso que quiere para el futuro.