El dúo español es quinto en la exhibición de las hermanas Jiang

MUNDIALES NATACIÓN BUDAPEST

El dúo español es quinto en la exhibición de las hermanas Jiang

El dúo español es quinto en la exhibición de las hermanas Jiang

BERNADETT SZABO

REUTERS

Oro para Rusia pero a menos de un punto se quedaron las hermanas chinas, que dejaron la competición cuatro años para ser madres.

Quinto lugar, como ya ocurrió en los pasados Mundiales de Kazán, para el dúo español en la rutina técnica, formado por Ona Carbonell y la debutante Paula Ramírez, que repitieron el ejercicio Agua que ya nadó la solista española con Gemma Mengual en los pasados Juegos de Río. Una puntuación que mejoró en más de un punto y medio la de la preliminar (90.7507) y que marca el territorio con la pareja italiana, que sigue por debajo a una distancia relativa (89.246). También superan los 90.01 que obtuvieron Ona y Clara Camacho en el anterior Mundial, aunque se quedaron por debajo de los 92.5 de Río.

La pareja española salió en antepenúltima posición, después de que Italia hubiese igualado su nota de preliminares. Lejos de amedrentarse, Carbonell y Ramírez interpretaron una coreografía bien construida sin apenas errores, salvo en la última barracuda. Pero España sigue estando un paso por detrás de la pareja japonesa y la ucraniana, que siguen creciendo y le dieron saly y pimienta a las medallas. Sobre todo este último país. Con la inconmensurable Voloshyna a la cabeza, las ucranias se apoderaron del bronce en un derroche de energía en el agua (92.6482). Cuando apareció la nota, el abrazo de las dos nadadoras y su grito retumbo en el Parque de los Héroes de Budapest.

Por detrás quedó Japón, que cae un puesto con referencia a los Juegos de Río: 92.0572. Pero la gran noticia de este dúo fue la plata de las hermanas Jiang. Las chinas, bronce en Pekín 2008, se ausentaron de la elite y de la sincro durante cuatro años para ser madres. Ahora, a sus 31 años y con la inestimable ayuda de Anna Tarrés, quien les ayudó a preparar las coreografías (sobre todo la del dúo libre), consiguen una plata de mucho mérito y se quedan a menos de un punto de Rusia (94,0775). La pareja liderada por Koleschnikova no superó la nota de la preliminar pese a su excelente actuación, interpretada a un ritmo frenético y muy original (95,0507).

Las parejas aguardan ahora el dúo libre, donde Ona Carbonell y Paula Ramírez esperan acercarse todavía a Japón, que a menos de tres años para que se celebren sus Juegos Olímpicos está viendo superada por Ucrania en las finales que se han disputado hasta el momento.

0 Comentarios

Mostrar