NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SESTAO RIVER-ATHLETIC

Valverde regresa a Las Llanas en el partido de la nostalgia

El técnico del Athletic afrontará la Copa el 20 de diciembre en un campo en el que actuó como local en 1985

Actualizado a
Valverde regresa a Las Llanas en el partido de la nostalgia

El Sestao River y el Athletic, emparejados en la segunda eliminatoria de la Copa del Rey, van a protagonizar el 20 de diciembre a las 21:00 horas un derbi vizcaíno que se repetirá por cuarta vez en el torneo del KO. Además del 0-4 de 2020, en la temporada 1988-89 se registró una victoria rojiblanca (1-0) en el partido de vuelta tras el empate sin goles en la ida en Las Llanas. Anteriormente, también pasó el Athletic en ambas eliminatorias: en la 1981-82 gracias al 2-0 que remontó el 1-0 de la ida en Sestao; y en la 1982-83, los leones hicieron valer el 0-1 de la ida en el empate sin goles en la vuelta a San Mamés.

El del 20 de diciembre será un partido muy especial para Ernesto Valverde, y su eterno ayudante, Jon Aspiazu. Ambos compartieron equipo como verdinegros en Las Llanas cuando el equipo se llamaba Sestao Sport. Jabo Irureta estaba al frente de aquel equipo hace más de 30 años, en la campaña 1985-86, en Segunda. Acabaron décimos en un curso en el que ascendieron Murcia, Sabadell y Mallorca. Una plantilla en la que también figuraban Mendilibar, Escalza y Manix Mandiola. “Ernesto y Jon eran dos personas con muchas inquietudes más allá del fútbol. Valverde era muy dado a la fotografía, por ejemplo. No solo le importaba el deporte”, rememora Jabo. “Le gustaba la lectura, el arte... era alguien muy atento a lo que decías y al que nunca tenías que reprender”.

Era un equipo diferente al resto, casi todos trabajaban y a las 17:00 horas se ponían a entrenar. “Ernesto se pasaba corriendo todo el partido, le pegamos unos pelotazos...”, refrescó recientemente Aspiazu en el Dia Después de Movistar+. Mendilibar era el más fino técnicamente “un jugador increíble, solo pensaba en tirarte un caño, imagino si uno suyo a lo largo de la carrera lo hace y no le sale, la que le caería”, sonríe Valverde. Un mediapunta con gran regate que sabía esquivar las patadas.

Ampliar

Mendilibar lo tiene claro: “Como entrenador no quiero que un jugador de las condiciones mías se quede en nada, me faltaba meter más el pie, pelear”. Parece mentira viendo el volcán que es en la banda. “Le venía bien el apodo de ‘Mingafría’”, resuelve Aspiazu, conocido por ‘El Conguito’ por su tez morena. A Mendi también le rebautizaron como ‘Mudito’. Y Ernesto era ‘Txingurri’ y ‘Mortadelo’ por las gafotas.

Los tres atesoran una anécdota de partirse de la risa: un viaje a Huelva del Sestao quedó interrumpido por una intensa nevada antes de llegar a Madrid, “no pudimos coger el tren y nos tuvimos que desviar a Valladolid, pero antes de Plasencia se estropeó el autobús”, así que no pudieron ejercitarse y se limitaron a comer. A Irureta se le ocurrió que diesen una carrerita por el asfalto para soltar las piernas ganando tiempo hasta que se reparase el bus, que ya les cogería más tarde, “y cuando llevábamos una hora los 16, resulta que íbamos dirección contraria... apareció Jabo en un taxi al grito de ¡Pero donde vaaaais!”.

Los tres coincidieron en la Universidad de Leioa y uno o dos días quedan a comer juntos o iban a casa de Aspiazu. “Mendilibar. Antes no era así. Entrenó a mi hijo en los juveniles del Athletic y cuando me contaba en casa los gritos que pegaba en Lezama no me lo creía”, sonríe Irureta. Todos ellos junto con Mandiola han acabado siendo entrenadores, a diferentes niveles, pero tienen claro que se disfruta más de fútbolistas.

Ahora Las Llanas desatará la nostalgia del Txingurri. El presidente del Sestao River, Ángel Castro, tiene claro que la pugna copera ante el Athletic eleva la pasión en el municipio: “El orgullo de un pueblo, el sentimiento, la ilusión, no se compra con dinero. Si hay alguna posibilidad de pasar la eliminatoria es en nuestro campo, no nos planteamos ir a San Mamés. Los 1.700 socios del club de Margen Izquierda tendrán que pasar por caja. “Será menos de 60 euros que costaba en Alzira”. El aforo máximo permitido en Las Llanas para este partido es de 4.600 espectadores. La directiva del Sestao River tiene la experiencia de haber organizado este mismo partido en 2020, por lo que todo irá rodado.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?