NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ATLÉTICO DE MADRID

Griezmann responde sobre el campo

El francés volvió a marcar en Liga nueve meses después y le demostró a Simeone que puede contar con él. Sabe que le toca esperar su momento, pero pide sitio.

Actualizado a
El francés volvió a marcar en Liga nueve meses después y le demostró a Simeone que puede contar con él. Saber que le toca esperar su momento, pero pide sitio.
Denis DoyleGetty

Griezmann no tiene ganas de ser suplente. Pese a los dos goles de Morata, competidor suyo en la delantera, el francés salió al campo a demostrarle al Cholo que ahí está para lo que necesite. En la media hora que le dio el argentino salió a comerse el verde. Más allá del gol, desde que entró al campo, el ex barcelonista se mostró muy activo, incisivo en todo momento y con ganas de generar cosas. Se vio una versión de él distinta a la que dejó ver durante buena parte de la pretemporada. Principalmente, en los dos primeros encuentros veraniegos, al 8 atlético se le percibió sin confianza, como si no se sintiese lo suficientemente importante para asumir responsabilidades y ser diferencial, portar galones.

Su gol ante el Cádiz rompió una sequía que duraba desde el encuentro copero ante el Rayo Majadahonda y le hizo recuperar sensaciones. Este lunes las confirmó. Pese a venir trabajando bien en las últimas semanas, la presencia de João Félix y el estado de gracia de Morata impidieron que el internacional francés tuviese hueco en el primer once oficial del curso. Con el resultado a favor, Grizzi podría haber salido apático, desmotivado, pasivo...Nada más lejos de la realidad. Su gol fue la guinda a una actuación más que completa, con la que contribuyó a que el equipo no separase el pie del acelerador. Otro Griezmann distinto al del inicio de verano. Más decidido. Más concentrado. Con hambre en la mirada.

Subidón de confianza

En el 75′ uno de los muchos pases filtrados que ejecutó Witsel durante el encuentro le cayó a João Félix. El portugués levantó la cabeza, miró y se la puso perfecta al 8, para que, tras un inteligente desmarque hacia dentro, recibiese, dibujase una conducción hacia fuera y ajustase el esférico, por raso, al palo izquierdo de David Soria. Jugada marca de la casa del francés y tercer tanto atlético en el marcador. No se trataba de un simple tanto. Griezmann lo sabía y Simeone también. Para eso le había sacado, y el francés había respondido de la mejor manera.

Pese a ello, le toca esperar, es consciente y está mentalizado. Un ciclón llamado Morata le ha pasado por delante, a él y al resto de delanteros, y esperará su momento. La temporada es muy larga y el Cholo confía en él. Antes o después, acabará teniendo un hueco y eso es lo que le hace seguir. El Atleti es su casa y esta temporada, su obsesión. Cuatro años alejado de su mejor cara son demasiados y trabaja a diario para recuperarla. Lo hace en silencio, con determinación y sobre el verde, donde debe responder.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?