NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INTER-BARCELONA

El derbi del Presidente Kessié

El centrocampista marfileño regresa al estadio en el que se convirtió en estrella y donde ayudó a devolver el Scudetto al Milan once años después. En el Barça aún busca su sitio.

Actualizado a
Kessié, en su etapa en el Milan.
Marco LuzzaniGetty

Mientras La Gazzetta dello Sport contaba este lunes en sus páginas dedicadas a la importancia que tuvo Franck Kessie en el Scudetto de la temporada pasada, después de un movimiento audaz de Pioli, que lo colocó como ‘10′, alejado de funciones más defensivas y relacionadas con el orden posicional, y acercándole al área para hacer valer su físico y su llegada, el marfileño regresa a casa este martes para jugar su derbi particular contra el Inter.

Foto de jugador
F. Kessié

Al contrario que en el Milan, donde se convirtió en un líder y en un futbolista carismático para su afición, hasta el punto de que el mismo Ibrahimovic le cedió la condición de lanzador de penaltis después de una mala racha del sueco, a Kessie, 25 años, le está costando encontrar su sitio en el Barça. Fichado por Mateu Alemany como una oportunidad de mercado, ya que quedaba libre, el marfileño no ha podido pasar por delante de Busquets, Gavi y Pedri; y ha empezado la temporada con el cartel de suplente, perdiendo algo incluso de pulso al lado de. El juego de posición del Barça es distinto al que ha estado acostumbrado a practicar estos años en Milán, donde podía descolgarse más y ser algo más ‘desordenado’ sin que eso fuese un problema para su técnico, que incluso adelantó su posición en momentos puntuales.

Kessié, jugador con profesionalidad y liderazgo, espera hacerse también carismático en el Barça. Su reputación fue tan buena en el Milán que la afición encontró en un episodio anecdótico la ocasión ideal para encontrarle mote, El Presidente. Kessié llegó a entrenar una mañana a Milanello y aparcó en la plaza reservada para Ivan Gazidis, CEO del club y mandamás del club campeón de siete Copas de Europa. Un guardia de seguridad le hizo ver que estaba en un error y que debía dejar el aparcamiento libre, pero él contestó con humor: “El presidente soy yo”.

Kessié está acostumbrado a retos en su carrera. Empezó su carrera como central y no fue hasta su llegada al Cesena procedente de la Atalanta cuando Massimo Drago le reconvirtió. Y con éxito. En el Barça, al Presidente le toca una nueva transformación. De momento, intentará darle una alegría a sus viejos aficionados.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?