NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CHAMPIONS (OCTAVOS, VUELTA) | REAL MADRID - PSG

Mbappe ante los '90 minuti'

El Real Madrid da un papel principal a su público en su intento de remontada esta noche contra el PSG. El crack francés, recuperado, jugará de inicio. Kroos también está listo para el partido.

Actualizado a
Mbappé, Neymar, Paredes y Messi, durante el entrenamiento del PSG en el Bernabéu de este martes.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA
Ampliar

Kylian Mbappé ha metido 24 goles esta temporada. El que le sigue en su equipo, Messi, siete. También ha dado 17 asistencias, seis más que el argentino, segundo pasador. Y ha faltado en cuatro partidos con un balance de una victoria, un empate y dos derrotas de un equipo que domina la liga francesa con 13 puntos de diferencia sobre el segundo. Sobran más datos para explicar lo que supone su presencia o ausencia en el partido de hoy ante un Bernabéu de sentimientos encontrados: un sueño para el futuro, una pesadilla en el presente. Vistos el pisotón, el parte médico del PSG, el entrenamiento de ayer, la importancia del duelo y la voluntad del futbolista se da por segura su alineación y no tanto que esté al 100%. Esa presunta merma, producto del hematoma en el empeine, se une a la colección de datos que lleva tres semanas recopilando el Madrid para argumentar la remontada (sigue el partido de hoy en directo en As.com).

El primero es que parece irrepetible lo sucedido en París. Aquel día el PSG, cuya media de remates estaba en nueve por partido, hizo 22. Y el Madrid, que dispara 18 veces, se quedó en tres. Imposible que uno siga en máximos y el otro en mínimos. En realidad, lo más relevante de las estadísticas de esta Champions está con los de Ancelotti, que casi doblan los ataques de su rival (para marcar los mismos goles, 14) y recuperan muchos más balones. En este segundo capítulo el PSG es lo que parece: está a la cola de todos los equipos aún en competición. Lo disimuló muy bien en París, pero el Madrid cree que no podrá sostenerlo en el Bernabéu. Desde aquel partido, Ancelotti ha ensayado en los tres siguientes de Liga (con tres victorias) una presión más alta y agresiva. Así saldrá el Madrid en busca de un gol rápido. Para al menos un tiempo sí se cree con gasolina, más con la entrada de Valverde, de gran carga energética. "Jugaremos el partido que quiere la afición", anunció el técnico.

También abanica el optimismo del Madrid su buen comportamiento ante los grandes. Ahí lo ha bordado: dos victorias ante Barça, Inter, Valencia o Real Sociedad y una ante Atlético, Sevilla y Betis. Su único pinchazo fue en el Parque de los Príncipes. Esta vez, además, espera a un Benzema en plenitud, algo que no se produjo en la ida. El francés (27 goles y 12 asistencias) participa activamente en la mitad de los goles del Madrid. Y luego está el Bernabéu, al que llevan días apelando desde todas las esquinas del club, que ha acelerado para ampliar el aforo hasta los 60.000 espectadores y acercarlos más al campo. El público siempre fue el combustible de unas remontadas que están más en el recuerdo que en el presente.

Las bajas blancas

El partido también tiene lecturas pesimistas. De los 17 partidos que ha jugado el Madrid en casa esta temporada solo siete resultados le clasificarían y cinco le llevarían a la prórroga. Además, no podrá contar, centrales aparte, con los dos jugadores más relevantes del equipo en el repliegue defensivo, Casemiro y Mendy. El primero no tiene relevo natural. Valverde, que será titular, nunca fue pivote defensivo y Camavinga lo intentó sin éxito. Ahí Ancelotti pondrá a Kroos, que tiene un perfil menos recuperador y juega en situación de máximo riesgo. Sale de una lesión muscular, ayer se entrenó por primera vez con el grupo y jugará cogido con alfileres. Al menos, al Madrid siempre le quedará Modric.

Los jugadores del Real Madrid, en la sesión preparatoria previa al partido ante el PSG.
Ampliar
Los jugadores del Real Madrid, en la sesión preparatoria previa al partido ante el PSG.Realmadrid.com

Respecto a Mendy, Ancelotti desconfía de sus sustitutos. Ni Marcelo ni Miguel Gutiérrez ofrecen el sacrificio defensivo que se precisa. Nacho, más fiable, ocupará la plaza, aunque la duda es si lo hará como lateral o como central, con Alaba, el multiusos, a la izquierda. Arriba, Asensio, con mejores números anotadores que Rodrygo, cerrará el tridente.

Neymar o Di María

También el PSG tiene asuntos por resolver más allá de sus bajas (Ramos y Ander Herrera) y de una duda que cada vez lo es menos de Mbappé. La más notable, qué hacer con Neymar. Es su peor año en el equipo, solo ha jugado 18 partidos y acaba de volver después de dos meses y medio de baja. Un jugador con pros y contras que le cerraría el paso a otro, Di María, en plenitud y con voluntad para el repliegue. Suele suceder en los clubes que coleccionan galácticos: los problemas llegan por exceso más que por defecto. La inclusión del brasileño en la izquierda abre otro melón, el de las posiciones de Mbappé y Messi. Ambos parecen más útiles por el centro pero uno de ellos quedará a la derecha.

Messi, en el entrenamiento del PSG en el Bernabéu.
Ampliar
Messi, en el entrenamiento del PSG en el Bernabéu.AFP

La segunda gran cuestión es la portería. Keylor ha jugado más partidos, pero Donnarumma ha sido más habitual en la Champions. El italiano fue el portero de la ida y tiene mejores datos (0,64 goles encajados por partido por 1 del costarricense) y mejor reputación de parapenaltis, por lo que pueda suceder. En cualquier caso, las sensaciones respecto a la ida han cambiado. Al Madrid le ha ido todo bien desde entonces y al PSG no tanto (dos derrotas en tres partidos de Liga), el club blanco ha creado un buen clima de remontada y a los franceses les va mucho peor fuera de París (ni siquiera son el mejor visitante de su liga). Hay argumentos para creer.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?