SOLARES-ESPANYOL

Aprobados y suspensos del barco perico en la laguna de Solares

El Espanyol, con tres goles de un acertado Loren, decidió el encuentro de Copa en la primera parte con una gran actuación de Morlanes, Melendo y Melamed.

0
Loren y Dídac.
NACHO CUBERO

Joan García: Debut oficial del joven canterano, internacional Sub-21. Seguro en el juego aéreo y muy atento a los balones largos del Solares que requirieron que el meta abandonara la portería y resolviera con suficiencia. Transmitió mucha seguridad pero su impoluta imagen se manchó en el segundo tiempo con el 0-2, principalmente, en el que fue sorprendido por la falta directa de los cántabros. Midió mal.

Miguelón: Primer encuentro de titular desde febrero para el lateral derecho que las lesiones le dejaron nueve meses fuera. Bien defensivamente, se anticipó, aunque estuvo más comedido en ataque. En el minuto 16 vio como Pepo le hizo una agresiva entrada que le costó la amarilla al jugador del equipo cántabro. Acabó cansado y fue superado en algúnm momento.

Calero: Volvía al equipo después de no jugar desde el 1-2 ante el Atlético. Resolvió sin problemas, poco exigido por los rivales, pero sí por las condiciones del terreno de juego que requerían precisión y por la inactividad. Sufrió más en los instantes finales aunque aguantó la defensa.

Sergi Gómez: El primer balón que tocó sirvió para que todo el Espanyol se diese cuenta del peligro del césped, empapado por las fuertes lluvias que cayeron. Su pase a Calero se quedó frenado y estuvo a punto de causar problemas. Después, estuvo muy sobrio en defensa, duro en los duelos individuales, con algún que otro pique con los jugadores del Solares.

Dídac: El lateral izquierdo rindió a buen nivel. Subió más por la izquierda que Miguelón, incluso tuvo alguna posibilidad de lanzar a portería. Seguro en el juego aéreo, sufrió más en el segundo tiempo con 0-3 cuando el encuentro estaba ya resuelto. Ejerció de capitán.

Morlanes: Pese a la lluvia y a la agresividad de un Solares que fue a todos los balones divididos, el centrocampista le bastaron 45 minutos para dar una sublime asistencia de gol a Wu Lei que acabó en el 0-1 de Loren y para filtrar otros pases peligrosos a la abierta defensa cántabra. Corrió poco pero hizo que el balón circulara rápido.

Mérida: El centrocampista era otro de los que regresaba a la titularidad después de las primeras jornadas del campeonato. Cumplió acompañando a Morlanes en mediocampo, dando equilibrió y ayudando a los centrales en las segunda jugadas. Buscó un tiro lejano en una falta que se fue muy desviado.

Wu Lei: Le vinieron bien los minutos al delantero chino para coger confianza aunque no pudo estrenarse como goleador este curso. Dio una asistencia de gol a Loren, se lo sirvió en bandeja, y de nuevo le faltó precisión técnica para ejecutar algunas acciones en el área.

Melendo: El mediapunta bailó sobre el agua del césped de La Estación. Movió el balón con criterio en una eléctrica primera mitad, y sus pases pudieron suponer más goles. También sufrió algunas entradas peligrosas provocado por el estado del césped y el ímpetu local. Acumuló minutos de calidad.

Melamed: Muy incisivo, jugó con mucha motivación todo el partido, tanto en defensa como en ataque. Estrelló un balón al palo y le dio una asistencia a Loren para que hiciera el 0-2. Siguió en la línea de desequilibrió y verticalidad que tiene en LaLiga.

Loren: El delantero, que apenas había tenido participación en LaLiga y los minutos que jugó sin acierto, consiguió el primer hat-trick de su carrera. Los dos primeros definió como un buen delantero centro. El primero, a pase Wu Lei; el segundo tras una brillante asistencia de Melamed que requirió de un control para definir. Y el tercero de un penalti provocado por él.

Keidi Bare: Jugó 45 minutos. Nada más salir recibió una fuerte entrada que quedó dolorido en el suelo. El Espanyol se relajó por momentos en un segundo tiempo en el que perdió 2-1. Bare ayudó más en fase defensiva en los momentos en los que el Solares apretó.

Álvaro: Cumplió, aunque protagonizó algunos errores individuales. El equipo se relajó en el segundo tiempo y eso minimizó el lucimiento de cada jugador.

Max Svensson: Fue un huracán, pero el faltó acierto. Tuvo hasta cuatro opciones claras de gol, incluso en una se chocó con Loren por el ímpetu de marcar. Peleó y se sintió como pez en el agua.