INGLATERRA

Newcastle vive un sueño

AS visita la ciudad tras la irrupción saudí. Se ha triplicado la venta de productos y camisetas. Habrá llenazo contra el Tottenham. La marcha de Ashley se celebra casi más que la venta.

0
Los aficionados del Newcastle celebraron por todo lo alto en los alrededores del estadio la venta del club.
AFP

En la Universidad de Newcastle tuvieron un descenso del 9% de postgraduados extranjeros en el año 2009. Sin entender muy bien los motivos, unos analistas comenzaron una investigación que les llevó a una conclusión unánime: el descenso del Newcastle de la Premier League se había llevado de la mano a muchos de sus jóvenes inmigrantes, una muestra inequívoca de la férrea conexión que existe entre el club de fútbol y la economía de la ciudad.

Aquella fue la primera de las dos veces que las urracas pisaron la segunda división de la mano de Mike Ashley –la otra, en la temporada 2016/17, también subieron al primer intento con Rafa Benítez en el banquillo–, que la semana pasada vendió el club estando en la penúltima posición de la clasificación sin haber ganado en las primeras siete jornadas.

Se espera un lleno absoluto cuando el Newcastle reciba al Tottenham en St. James' Park este domingo: en descenso, sin ganar, pero rodeado de todos sus hinchas. Comienza una nueva era. Los aficionados del noreste de Inglaterra han recibido con los brazos abiertos la noticia de la compra del 80% de las acciones por parte de PIF, en manos saudíes.

En la tienda oficial del estadio han comprobado de primera mano el impacto de la nueva realidad del Newcastle. En apenas unos días han triplicado las ventas habituales de merchandising y han pedido material extra para afrontar el fin de semana.

La talla M de mujer de la primera equipación está completamente agotada. Además, temen por la disponibilidad de las tallas grandes masculinas, que agrupan hasta la 4XL y 5XL en un mismo mostrador. Su protagonismo no es menor en un día de partido donde se espera llenar el aforo de la tienda: el noroeste de Inglaterra es la región con mayor sobrepeso del país, alcanzando un 68%.

Sin fichajes. Una de las noticias del Chronicle Live, el periódico local de Newcastle, apuntaba esta semana que el regreso de Jonjo Shelvey está cada vez más cerca y que en su trabajo de recuperación de la lesión ha utilizado a un nutricionista que le ha ayudado en el proceso. El de Shelvey es quizás el único nombre de la actual plantilla que ha conseguido colarse en un titular en medios de comunicación.

Desde hace unos días todo son posibles entrenadores, posibles fichajes y muchos, muchos millones disponibles para invertir a partir del próximo mercado invernal. La lista es extensa y todos los nombres tienen algo en común: no hay ninguna certeza. Steve Bruce, actual técnico, no tiene su puesto garantizado para el fin de semana y todo apunta a que se quedará con la miel en los labios y con 999 partidos dirigidos al máximo nivel.

En Newcastle, una ciudad estrechamente ligada a su club de fútbol, hay tanta alegría por la salida de Ashley que a pesar de estar en descenso ya se han agotado, a dos semanas vista, las entradas para visitar al Crystal Palace el 23 de octubre: ni más ni menos que 2.800 aficionados a domicilio. La ilusión se disparó.