GIRONA

La estéril posesión del Girona

El equipo de Michel ha tenido el balón durante más tiempo que todos sus rivales esta Liga, pero no se traduce en buenos resultados: un triunfo, un empate y tres derrotas.

0
La estéril posesión del Girona
Girona FC

El Girona de Michel sigue en busca de ese juego vistoso que enganche a su afición. El técnico pretende que su equipo sea protagonista en los partidos y, de momento, eso sí lo está logrando, pero se está olvidando de un aspecto aún más importante en el fútbol: la pegada y el gol. El bloque gerundense se ha caracterizado por tener más posesión de balón que sus cinco rivales hasta la fecha, aunque los resultados obtenidos no han sido los esperados. Porque la posesión, sin verticalidad y veneno, no da puntos. Los gerundenses fueron capaces de ganar a Amorebieta y empatar contra Las Palmas, pero actualmente encadena tres derrotas: Ponferradina, Sporting y Málaga. Precisamente contra el bloque berciano se tocó el techo de posesión con el 63,6 por ciento y se cayó 2-1.

Mucha posesión, poca diversión. Porque las alegrías las dan los buenos resultados, las victorias. Y el Girona, este curso, no está obteniendo en exceso. Sí está logrando tener el balón durante más tiempo que sus adversarios, aunque le falta llevarlo al área rival. Eso sí, tampoco le está sonriendo en exceso la fortuna porque, sin ir más lejos, contra el Sporting mereció un poco más por las grandes ocasiones de gol que generó. Pero falta pegada en momentos puntuales. Es cierto que en cinco encuentros ha firmado cuatro goles, aunque con eso no le ha llegado. Toca dar un paso adelante y hay jugadores capaces de llenar un capazo con su calidad y que deben mostrarse más verticales, como Álex Baena, Samu Saiz, Borja García y Aleix García.

Además, otro aspecto que le está pasando una factura excesiva en los últimos encuentros al Girona de Michel son las desconexiones y la falta de contundencia en defensa. En los tres últimos duelos cuenta con una media de dos goles recibidos por partido y es algo que te coloca una losa en la mochila. El vestuario gerundense quiere luchar por cosas importantes este curso y tiene mucho margen de mejora. Eso sí, por el camino no puede seguir dejándose puntos. El primer cometido que es tener más posesión que el rival está logrado. Ahora debe hacer que este control del balón sea en zonas de peligro y se aprovechen las ocasiones. Entonces dominar la posesión sí tendrá sentido.