LEVANTE

La renovación de Cárdenas, parada por el Fair Play

Según ha podido saber AS, ambas partes han acercado posturas en materia económica pero la situación del club imposibilita a día de hoy inscribirlo como una nueva alta.

La renovación de Cárdenas, parada por el Fair Play
LEVANTE UD

La renovación de Dani Cárdenas va para largo. A principios del mes de julio, AS informaba de las dificultades que atravesaba la ampliación del guardameta de Terrasa por la particular situación económica que vive el Levante. Y es que, pese a que ambas partes han acercado posturas en materia económica, la situación del club con el Fair Play Financiero invita a la paciencia. Para hacerse una idea, José Luis Morales, renovado en febrero, o los nuevos fichajes todavía no pueden ser inscritos hasta que no se produzcan salidas.

Cárdenas, con contrato hasta el 30 de junio de 2022, con dos años más opcionales, y una cláusula de 20 millones de euros, ha roto el molde con su irrupción la pasada temporada. Hace poco más de un año, en marzo de 2020, en plena pandemia, el Levante renovaba al guardameta, 'atándolo' por alrededor de cuatro temporadas.

Pero su puesta en escena en el fútbol profesional ha cambiado el escenario. Equipos como el Leeds han preguntado por su situación. Aunque desde el final de la pasada Liga, el club, como con el mismo Aitor Fernández, ha planteado una propuesta de renovación marcadas por la actual situación económica. El portero catalán se ha ganado un salto cualitativo contractual con sus actuaciones y al vasco se le va a proponer una oferta a la altura de su estatus en la plantilla.

La situación, sin embargo, poco ha variado. El Levante debe abordar una intensa operación salida, con alrededor de diez jugadores, para poder maniobrar con los más de 16 millones de déficit del pasado ejercicio y poder abordar la situación de varios jugadores. Entre ellos Cárdenas, al que el club tiene en consideración para mejorar su situación más allá de los años que les unen, lo que implicaría además un aumento en su cláusula de rescisión.

El escenario pinta a prolongarse durante el verano por la situación en las oficinas de Orriols. Habrá que esperar. El pasado curso, sin ir más lejos, Cárdenas tuvo que jugar con ficha de filial pese a contar con un contrato a todos los efectos del primer equipo para encajar el apartado económico. Sabe lo que hay, pese a que ambiciona una mejora que se ha ganado sobre el verde. De hecho, podría empezar la competición sin haber cerrado el acuerdo. Es lo más previsible.

Él, mientras, se centra en pelear por un puesto en la pretemporada, consciente de que la situación no se dará de un día para otro, pero con la confianza de las dos partes. Comenzar la temporada en el once cambiaría las reglas del juego. Levante y jugador quieren seguir creciendo de la mano. Es cuestión de tiempo.