LEVANTE

La renovación de Dani Cárdenas se cocina a fuego lento

El guardameta del Levante, con contrato hasta 2022 y dos años opcionales, está en negociaciones para mejorar su contrato tras irrumpir con fuerza en el primer equipo.

La renovación de Dani Cárdenas se cocina a fuego lento
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Cuando el fútbol español se debatía por el cierre momentáneo, el Levante cerraba la renovación de Dani Cárdenas sin esperar lo que vendría poco después. El guardameta de Terrasa firmaba hasta 2022, más dos años opcionales, con una cláusula de 20 millones de euros y miras al primer equipo. Una temporada más tarde ese contrato ha quedado obsoleto para una de las grandes revelaciones de la temporada granota.

Cárdenas irrumpió con fuerza. Literalmente derribó el muro. Su debut en LaLiga frente al Valladolid el 27 de noviembre cambió su rol en el equipo y sus actuaciones en Copa del Rey, su estatus en el mundo del fútbol. Con 24 años se estrenaba en la élite y se aferró al sueño del profesionalismo con una personalidad arrolladora. Incluso varios equipos se interesaron por su situación.

El entorno del jugador y el club tuvieron una aproximación para contemplar las trazas de un nuevo contrato con el compromiso de abordar la situación una vez finalizase la temporada, con la dirección deportiva granota además por renovar y la permanencia todavía por certificar. Pero desde entonces no hay novedades al respecto.

Con el contrato más bajo de la plantilla, el portero se ha ganado una revisión sobre el terreno de juego a la altura de sus prestaciones al equipo. La idea pasa por mejorar sus condiciones salariales y, por ende, un aumento en su cláusula y años de contrato. Nada descabellado. Pero el Fair Play Financiero, de nuevo, reduce el margen de maniobra del club. La temporada pasada, es más, tuvo que ser inscrito con ficha de filial pese a ser jugador de pleno derecho del primer equipo para encajar las cuentas.

Una circunstancia que supo aprovechar a su favor cuando llegó la oportunidad de sustituir a Aitor Fernández. A las primeras de cambio, Paco López apostó por Koke Vegas, pero su papel en San Mamés dejó un poso de dudas. Cárdenas, que por aquel entonces estaba compitiendo con el B, llegaba más rodado y sí que supo aprovechar la oportunidad. En 13 partidos ha pasado de promesa a realidad.

Su renovación, sin embargo, se cuece a fuego lento. La situación económica y la cola de espera, con varios futbolistas llamando a la puerta para revisar sus contratos, no favorecen al acuerdo. Pero ambas partes están convecidas. La entidad quiere cuidar a un guardameta que lleva quemando etapas desde 2013 en su estructura y él se ve triunfando en Orriols.