ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético se sumerge en el mercado sudamericano

Marcos Paulo refuerza al conjunto rojiblanco y desde Brasil podría acompañarle Rodrigo Muniz. Se han multiplicado las operaciones: Lodi, Nehuén, Borré, Caio, Correa...

0
Nehuén Pérez, Marcos Paulo, Ángel Correa y Renan Lodi.
AS

El Atlético ya tiene su primer fichaje oficial para la temporada 2021-22: Marcos Paulo. El club rojiblanco cerró su incorporación en enero, pero hasta ayer todavía no había hecho su anuncio público. Un futbolista que llega libre, después de acabar su contrato con Fluminense, y que a sus 20 años concentra talento, regate, visión de juego y gol, algo que le convierte en una gran promesa.

Marcos Paulo, internacional con Portugal Sub-19 (no ocupa plaza de extracomunitario), se incorporará a la pretemporada y la salida de Vitolo con rumbo al Getafe le podría abrir las puertas a tener continuidad en la plantilla de Simeone, aunque varios clubes han pedido ya su cesión. Mientras el Atlético ha cercado el fichaje de Rodrigo de Paul, concentrado en la Copa América con Argentina y donde sólo falta el anuncio oficial, desde el club también han puesto los ojos en el delantero Rodrigo Muniz, que a sus 20 años juega en el Flamengo. De seguir los pasos de Marcos Paulo, se convertiría en el segundo futbolista incorporado este curso desde el mercado brasileño.

Y es que el Atlético cada vez está más atento a los futbolistas que despuntan en el fútbol sudamericano. Se le escaparon por flecos jugadores como Lautaro Martínez o Bruno Guimarães, pero en los últimos cursos se han multiplicado las apuestas por las jóvenes promesas de Brasil, Argentina, Uruguay o Colombia. Desde la llegada de Simeone al banquillo rojiblanco, hay tres jugadores que llegaron desde el fútbol sudamericano para hacerse con un hueco directamente en el primer equipo y acabar siendo protagonistas: Giménez, Correa y Lodi. Unos meses antes que el técnico firmó Joao Miranda, agente libre al igual que Marcos Paulo, antes de convertirse en un central histórico en el Atlético.

En el caso de Giménez, su incorporación en el verano de 2013 desde Danubio acabó en un año glorioso para el Atlético, con el título de Liga y la disputa de la final de la Champions, aunque el uruguayo apenas tuvo participación en un encuentro liguero. Este último curso repetiría la gesta en la competición doméstica ya como un peso pesado del vestuario. Correa por su parte firmó en el verano de 2014 procedente de San Lorenzo como una gran apuesta para el ataque. Pero se le detectó un tumor en el corazón que le impidió poder jugar en todo el primer curso. Volvería con fuerza en el segundo, y esta última temporada ha sido fundamental en el título de Liga, con un gran final de curso. Lodi lleva sólo dos temporadas en el club, la primera con más oportunidades desde el once y la segunda teniéndose que adaptar a una defensa con tres centrales que le dejaba con poco hueco en el carril izquierdo, y más con el gran nivel de Carrasco. Pero su gran Copa América le puede dar fuerzas para el próximo curso.

Correa y Giménez celebran un gol del Atlético la pasada temporada.

Kranevitter, Borré, Nehuén...

Además de los tres citados, el Atlético ha ido sumando a su plantilla jugadores desde Sudamérica con mejor y peor suerte, en algunos casos sin llegar a debutar en partido oficial. Desde Argentina, Kranevitter firmaría procedente de River por 8 millones, Axel Werner del Atlético Rafaela (0,8) y Nehuén Pérez desde Argentinos Junior (2,5 millones). Los dos primeros llegaron a debutar como rojiblanco, pero no tuvieron continuidad. El central estará en los Juegos Olímpicos y Simeone deberá decidir si está preparado para reforzar esta temporada la plantilla colchonera. Además de Giménez, Emiliano Velázquez se sumó a las filas rojiblancas desde Danubio (un millón), aunque no tendría ni mucho menos el mismo impacto y ni debutaría. Este curso ha conseguido el ascenso a Primera con el Rayo Vallecano.

De Brasil se sumó un jovencísimo Caio Henrique, por entonces mediocentro. Tras jugar en el Atleti B y llegar a debutar bajo el mando de Simeone, se fue especializando en el puesto de lateral izquierdo y en sus cesiones a Brasil creció un mundo. El club colchonero le recuperó hace un año, pero para traspasarle al Mónaco, donde ha sido una de las piezas más destacadas. Y de Colombia se firmó a Santos Borré, por aquel entonces delantero del Deportivo Cali y que, tras un gran rendimiento en River, acaba de sumarse al Eintracht. También en el continente americano, aunque en este caso de Norteamérica, desde México se fichó a un Raúl Jiménez que no consiguió dar el rendimiento esperado en su única temporada de rojiblanco, aunque luego sí crecería en el Wolverhampton.

El Atlético ha globalizado su mercado y ha puesto sus ojos en la búsqueda de nuevas estrellas en Sudamérica. Sin grandes inversiones, suma apuestas poco arriesgadas que pueden dar un gran rédito. Marcos Paulo tendrá la oportunidad de demostrar su valía a Simeone en la pretemporada y este decidirá si continúa en la primera plantilla o es mejor opción buscarle una cesión para que se curta. Un fichaje de futuro, que firma por las próximas cinco temporadas y donde en su club tenían grandes expectativas en su evolución.