ROMA

Mourinho se sincera: “Roma ha reavivado mi pasión”

En una entrevista con la revista portuguesa GQ, el nuevo entrenador de la Loba ha reconocido que se llevó bien con los Friedkin “desde el principio”.

0
José Mourinho sonríe durante un partido de Premier League como entrenador del Tottenham.
NEIL HALL AFP

José Mourinho todavía no ha visitado la ciudad de su nuevo club, pero el nuevo técnico de la Roma ya siente la confianza de club y aficionados para afrontar este reto. En una entrevista concedida a la revista portuguesa GQ, "The Special One" habló de su pasado, presente y futuro sin pelos en la lengua. "La Roma, dispuesta a sumergirse en esta misión imposible", es uno de los titulares que dejó Mourinho al hablar de su nueva aventura en la capital italiana. El luso quiso explicar el por qué de ese adjetivo para su "misión" en Roma: "Lo defino como imposible en el sentido de que la gente me considera de una sola manera: un ganador".

En clave romana, Mourinho habló sobre las facilidades que encontró para firmar con la Loba tras ser destituido como técnico de los Spurs. "La Roma me quería mucho, fue casi instantáneo. Por la mañana el Tottenham me descartó y por la tarde la Roma me llamó. Me querían, me hicieron sentir de nuevo la pasión por el fútbol que existe en Italia y que conozco, sobre todo en Roma, donde no se gana desde hace 20 años", explicó el técnico acerca de su fichaje.

Pero gran parte de culpa de la ilusión que desprende Mourinho por el nuevo proyecto la tienen los propietarios del club: "Los Friedkin, los nuevos propietarios, con un enfoque profesional y humilde, me transmitieron su entusiasmo por este nuevo e increíble capítulo profesional en sus vidas. Fueron realmente objetivos, honestos y sinceros conmigo. Me hicieron sentir la pasión por este trabajo, me impresionaron por cómo se acercaron a mí".

Sobre los Friedkin, quienes "han vuelto a estimular en mí el fuego y la pasión por este trabajo", también tuvo palabras al hablar sobre su pasado. "He cometido errores y me he equivocado al aceptar ciertos proyectos, a veces me han empujado a elegir situaciones que no debía...", admitió Mourinho, que a la postre pondría ejemplos más específicos: "Fui al Manchester en un momento de transición. Luego al Tottenham, que no tiene un historial de éxitos. Ahora a la Roma con nuevos propietarios, pero en este caso sentí inmediatamente una gran empatía con la familia Friedkin, con Pinto. Tardé muy poco en decir que sí".

El Tottenham ya es pasado y la Roma su presente, pero aunque acaba de fichar por el conjunto romano, Mourinho también tuvo tiempo para hablar sobre su futuro: "Si todo sale bien, un día me veo entrenando a la selección portuguesa y no a un club. Pero la experiencia me ha enseñado que en el fútbol nunca se puede decir "nunca". Parece una palabra gigante, pero al final es una palabra pequeña".