REAL MADRID

El Madrid se resigna con Mbappé

El mensaje tajante del presidente del PSG, Al Khelaifi, con la estrella francesa frustra a los dirigentes del club blanco de poder ficharle este verano.

0

Cuando Al Khelaifi, presidente del PSG, soltó este domingo la bomba en las páginas de L'Équipe ("Kylian Mbappé seguirá en París; nunca vamos a venderle y nunca saldrá libre"), entre Florentino Pérez y los altos ejecutivos del club blanco corrió un mensaje de resignación que ya empezaba a cuajar en vista de la postura intransigente mostrada por el jeque del club parisino en las últimas semanas. Una sensación de resignación empieza a apoderarse de los dirigentes blancos, dado que la partida de cartas sigue bloqueada para desesperación del Madrid y del propio Mbappé.

El problema no es la primera parte de la frase ("Nunca vamos a venderle"), dado que ya se sabe que el PSG no es un club vendedor como ya demostró en sus anteriores pulsos con jugadores como Verratti y Rabiot. El dinero no es problema para ellos y al PSG le encanta escenificar que prefiere perder una cantidad suculenta de traspaso antes que admitir que un jugador suyo apuesta por un proyecto deportivo en otro club al que considera más atractivo en todos los aspectos. Eso les aterroriza por considerarlo una prueba de debilidad institucional y deportiva.

Lo que sí ha frustrado mucho en la cúpula del Madrid es la segunda frase ("Nunca saldrá libre"). Eso son palabras mayores, dado que ya es sabido que Kylian finaliza contrato con el PSG el 30 de junio de 2022, queda solo un año y 23 días. En las oficinas de Valdebebas se aspira a un escenario parecido al que ha dibujado Messi en el Barça (aún sigue sin firmar su continuidad con el club azulgrana y acaba contrato el día 30) o incluso el propio Sergio Ramos en el Madrid. La estrategia con Mbappé es haberle convencido, como así ha sido hasta ahora, a no firmar su renovación por muchos ceros a la derecha que le ponga el jeque. Y se los está poniendo… Algunos ya hablan de que le han ofrecido un sueldo anual de 80 millones de euros brutos (40 netos), cantidad inasumible ni de lejos por la entidad madridista en estos momentos.

El problema es que aunque el chico esté aguantando estoicamente las tentaciones en forma de sueldo galáctico, la expresión "jamás saldrá libre" da a entender que Al Khelaifi hará todo lo razonable y no razonable con tal de lograr que Mbappé dé su brazo a torcer de aquí a junio de 2022. La presión hacia el chico será brutal y más con la perspectiva del Mundial de Qatar, que se disputará en noviembre, cinco meses después de expirar su actual contrato con el club francés.

En consecuencia, el Madrid se resigna a que tampoco este verano será posible ver cumplido el sueño de ver a Mbappé de blanco, por lo que todo queda en manos de la fuerza de Kylian para aguantar sin firmar la renovación. Por desgracia todo apunta a un verano de fichajes sin Mbappé ni Haaland. Toca reinventarse o encontrar en el mercado un aliciente que ahora mismo no se vislumbra. Las dos joyas del verano están ahora muy lejos del nuevo Bernabéu...