CHAMPIONS LEAGUE

El 'Big Data' enseña a LaLiga cómo ganar la Champions

Son ya tres ediciones consecutivas sin un finalista español en la máxima competición. El rendimiento físico es clave y se necesita un cambio de paradigna.

0
El 'Big Data' enseña a LaLiga cómo ganar la Champions

En los últimos años venimos asistiendo a un cambio de tendencia en el dominio de los equipos españoles en la máxima competición internacional. Si hablamos desde el punto de vista del rendimiento de un futbolista o un equipo, son muchos los factores que determinan dicho rendimiento: factores físicos, fisiológicos (ya sea carga externa o carga interna), psicológicos, sociales, técnico-tácticos y económicos.

Siempre que hablamos del rendimiento de un jugador o de un equipo solemos hablar de los factores económicos (el coste de plantilla o el salario del jugador para ver si su nivel competitivo es mayor o menor) o de aspectos técnico-tácticos (el famoso xG, % de acciones con éxito o el sistema de juego de la plantilla). Con este análisis tan superficial, obviamos otra serie de factores que son determinantes en el éxito o en el fracaso de un equipo.

En el fútbol moderno, está cobrando cada vez más importancia el aspecto físico. Las distancias recorridas por los jugadores, especialmente las recorridas a alta intensidad (>21 km/h) y la distancia recorrida a sprint (>24 km/), están jugando un papel determinante en el dominio de los equipos en la máxima competición europea.

Si vemos la gráfica donde se distribuyen los rendimientos físicos de alta intensidad por posición y por ligas, vemos que LaLiga Santander y la Serie A son las competiciones con menos capacidad física en centrales, centrocampistas y delanteros. En cambio, dominan en laterales y extremos. Estos datos son muy relevantes, ya que el fútbol actual está perdiendo la esencia de extremos específicos, y se está apostando cada vez más por mediocentros con gran recorrido y delanteros y centrales con un despliegue físico poderoso. Es aquí donde los equipos españoles sufren más, y por ello en los últimos años están saliendo grandes mediocentros y delanteros de la Bundesliga o la Ligue 1 en detrimento del producto nacional.

Este gráfico es importante a la hora de realizar fichajes para los clubes españoles. Los jugadores de la Bundesliga o la Ligue 1 van a ofrecer un rendimiento físico inmediato a los equipos de la Liga Santander en cualquier posición, mientras que un jugador de la liga española que haga el camino inverso sufrirá en su adaptación física a la competición.

Además, si vemos el despliegue físico equipo a equipo, vemos como los equipos alemanes son y franceses son claros dominadores del físico en Europa, y que los españoles se van quedando atrás. Así podemos señalar a equipos como el Barcelona con un rendimiento físico muy pobre en comparación con equipos como el Borusia Dortmund, Bayern Múnich o Manchester City. El Real Madrid y el Atlético de Madrid no son equipos que salgan mal parados en esta comparativa, aunque su rendimiento físico viene decreciendo en las últimas temporadas.

Si analizamos a los equipos que se clasificaron para las semifinales de la presente Champions League, podemos ver como el Manchester City es el claro dominador del continente en todas las posiciones menos en extremos (no suele utilizar esta posición), y que el Real Madrid ofrece muy poco rendimiento físico en defensa, centro del campo y delanteros. Si comparamos el rendimiento del Chelsea con el Real Madrid, podemos ver cómo los centrales y medios ingleses tienen un despliegue físico muy superior al conjunto merengue.

Si analizamos el rendimiento de los dos equipos que jugaran la final, vemos varias claves a tener en cuenta. Por un lado, el conjunto de Pep Guardiola es claramente superior en el centro del campo, mientras que el conjunto londinense es muy superior en defensa (laterales y centrales). En el cómo Pep sea capaz de abrir esa línea defensiva tan potente estará la clave de la final, mientras que el equipo de Tuchel tendrá que ser capaz de frenar las embestidas desde el centro del campo su rival. La batalla física está servida.

En conclusión, el fútbol moderno se dirige hacia una evolución basada en la velocidad y la alta intensidad. La liga española está en un declive claro en este sentido, y por ello a los equipos top de nuestra competición les está costando mucho llegar a las fases finales de la Champions League y competir contra equipos ingleses o alemanes. Por ello,es necesario un cambio de paradigma en el fútbol español, se requiere una apuesta clara y decidida por jugadores físicamente intensos y veloces. Estas son las pautas que marcarán a los próximos ganadores de la Champions League.

Paco González y José Luis Felipe son directores del Máster en Big Data, Análisis del Juego y Scouting en el fútbol de la Escuela Universitaria del Real Madrid.