COPA DE LA REINA IBERDROLA | MADRID CFF - BARCELONA

Un monstruo viene a verme

El Madrid CFF busca plantarse en su primera final de Copa de la Reina tras frenar en Butarque al imponente Barça, rey copero y de Europa.

Un monstruo viene a verme
Pablo García/RFEF

El Madrid CFF se agarra a todo para creer, para soñar y, sobre todo, para disfrutar en estas semifinales (hoy, 19:00h, en Teledeporte) de la Copa de la Reina. Se aferran las blancas a jugar en territorio casi local, siendo las semifinales en Leganés y con público (aforo reducido por la pandemia). Al cansancio del Barça, que encadena semanas de gran intensidad con Liga y Champions. A la épica, con el sentimiento de levantar su primer gran trofeo. Y, a la ilusión, estando en juego la primera final para este modesto equipo madrileño.

Todo ello se refleja en el cartel de favorito del Barça, que no tiene que aferrarse a nada para que le den por victorioso antes de tiempo. No es para menos. El equipo azulgrana acaba de proclamarse campeón de España, con el título de Liga en el bolsillo a falta de varias jornadas, y de Europa, ganando la primera Champions para el fútbol femenino español. Llegará además el cuadro catalán con su plantilla casi a punto, con la continuada ausencia de Graham Hansen y con la lesión de última hora de Sandra Paños como único golpe inesperado. Cata Coll quedará bajo palos en una Copa en la que había tomado el protagonismo y en la que quiere hacer más grande al Barça.

Su poderío es tal que un mínima victoria en el último partido de Liga ante el Espanyol (2-3) levanta ilusiones en la hinchada rival. Las de Lluís Cortés también tienen su motivación. Y lo es en mayúsculas, con la ambición de alzar el triplete en la final del domingo. "La Liga era el objetivo real, la Champions era el sueño y la Copa es para hacer historia", decía el técnico del Barça en la previa, a la que las azulgranas llegan como reinas de Copas con hasta siete trofeos en esta disciplina. 

Ni pensar en esto último quiere el Madrid CFF, que llega con grandes ilusiones, de una u otra tonalidad. Los retos se multiplican para las blancas, con el objetivo de tumbar al gran invicto del fútbol nacional. Demostrar que este Barça es humano es la gran meta de un equipo que llega por méritos propios a esta final four y que no quiere marcharse de ella por la puerta de atrás. Ahora, sólo queda que empiece a rodar el balón en el estadio de Butarque, que varios días después verá a Madrid CFF o Barça desfilar en la final copera.