CELTA

El gol del cuarteto que sacó al Celta de pobre

Los cuatro futbolistas que dejaron 40 millones de euros en las arcas celestes conectaron en una contra de manual para abrir el marcador contra Osasuna.

0
Iago Aspas se abraza a Nolito y celebra con Santi Mina y Denis Suárez el primer gol del Celta contra Osasuna.
Octavio Passos Getty Images

Los últimos diez años del Celta resumidos en 14 segundos, en un contragolpe de manual contra Osasuna. Nolito ganó un balón en la frontal del área del equipo vigués, tocó para Santi Mina, que se la devolvió de primeras antes de que el gaditano tirara un caño y conectara con Denis Suárez. La jugada estaba lanzada. Denis buscó en profundidad a Mina, que contemporizando mínimamente se la puso en el pie a Iago Aspas. Ahí se paró el tiempo. El '10' encaró a su excompañero Facundo Rocanglia, le rompió la cintura con una bicicleta y remató cruzado con la derecha. El gol de los cuatro hijos pródigos de oro.

Los artífices con sus traspasos de que el Celta reflotara económicamente se asociaron para abrir el marcador en el partido que ha certificado la permanencia celeste un año más en Primera. Subir a la máxima categoría era el objetivo del club olívico cuando en la primavera de 2011 vendió a Denis, la perla de su cantera, al Manchester City. Los ingleses pagaron 1 millón de euros por un talentoso centrocampista que no había debutado en Balaídos. Aquella operación dio liquidez a una entidad inmersa en un proceso concursal.

Dos años más tarde, y tras liderar la milagrosa salvación del 4%, Iago Aspas se marchó a Liverpool dejando en las arcas celestes 10,8 millones de euros. Fue una inyección de estabilidad financiera. El Celta pudo empezar a pensar más allá de los agobios del día a día. Ese mismo verano invirtió 2,6 millones por el 70% del pase de Nolito y tres temporadas después lo vendió al City por 18 'kilos'.

'Operación Retorno'

El gaditano solo coincidió una campaña con Aspas, tiempo suficiente para que su sociedad, en la que también participaba Fabián Orellana, resucitara al EuroCelta. El moañés había regresado a Balaídos gracias al traspaso de otro delantero formado en A Madroa. El Valencia desembolsó 10 millones por Santi Mina y el ídolo del celtismo pudo volver a casa desde Sevilla por 5,3.

Con Aspas arrancó la 'Operación Retorno' soñada por Carlos Mouriño, un reclutamiento de los hijos pródigos que se desbocó el curso pasado. El Barcelona le abrió la puerta a Denis por 13 'kilos', Mina formó parte del lote valorado en 30 millones (14,5 de traspaso, el punta vigués y la cesión de Jorge Sáenz) que llevó a Maxi Gómez al Valencia y Nolito llegó con la carta de libertad en la mano.

Los cuatro jugadores cuyas ventas proporcionaron alrededor de 40 millones de euros al Celta forman junto a Brais Méndez un ataque temible desde que Eduardo Coudet tomó el mando. Todos tienen contrato para la próxima temporada, la antesala del año del centenario céltico. Una fecha mágica para un cuarteto que cambió el rumbo del club.