LAS PALMAS

Aridai optimiza sus recursos

El extremo grancanario le dio otro aire a Las Palmas contra el Málaga. Asistió a Araujo. En apenas 397 minutos acumula 2 goles y una asistencia.

Aridai optimiza sus recursos
Carlos Diaz-Recio Diario AS

Pocos futbolistas de la actual Unión Deportiva Las Palmas tienen menos protagonismo que Aridai Cabrera. De hecho, apenas siete de sus compañeros acumulan menos minutos de juego que el atacante grancanario, muchos de ellos con apariciones esporádicas, acaso meros refuerzos derivados del filial.

Si el propio Aridai acumula 397 minutos ligueros sobre el césped, por debajo aparecen Clau Mendes (372), Athuman (330), Cardona (301), el lesionado Cedrés (146), Coco (45), Pau Miguélez (28) e Iñaki Elejalde (26). El indiscutible líder de tan distinguida clasificación es Álex Suárez (3010).

Por más que le quede otra temporada de contrato con Las Palmas, tampoco es que el futuro, tan malo es el presente, se le presente halagüeño a Aridai, que pasa por ser un tipo muy querido en el vestuario. Así, uno de sus compañeros destaca su labor de animador y aglutinador de esperanza, en su día junto a Maikel Mesa, en situación parecida hace unos meses, del grupo de futbolistas que gozan de menos protagonismos en los planes de Pepe Mel.

De momento, Aridai debe conformarse con el papel de agitador de partidos. Así sucedió contra el Málaga, y tan bien que le fue. Cuestión de confianza, tal vez. Suplente, como 13 de los 16 partidos en los que ha intervenido este curso, le ofreció más brío a su equipo cuando, en el minuto 57, sustituyó a un alicaído Pejiño. Tan activo estuvo, tan decisiva su aportación, que le sirvió un perfecto saque de córner a Araujo para que este empatara el partido cuando apenas quedaban cinco minutos de los 90 totales.

Crecido en situaciones límite, excelente su pateo a balón parado, gran optimizador de recursos, fue también decisivo en la visita del Leganés al Estadio Gran Canaria, el pasado 24 de enero. Cuando más caliente estaba el partido, con todo por decidir, se empecinó en tirar el penalti que le acabó dando a Las Palmas el definitivo 2-1 en el minuto 86. No le tembló el pulso ni tampoco obtuvo premio alguno más allá de la gloria momentánea, pues unos días después, en la visita al Mirandés, vio todo el partido desde el banquillo. Anecdótica, aunque siempre bien recibida, fue su aportación en la goleada 6-1 al Lugo (marcó el 6º gol amarillo).

Desde que llegara a Las Palmas poco antes de que la COVID-19 parara el mundo entero, la suya parece una carrera de obstáculos. Le costó ponerse a tono tras la inactividad que arrastraba del Mallorca, y tuvo que parar en seco por el confinamiento. Y este curso no puede tener más competencia en el frente de ataque amarillo, tan polivalente siempre Aridai: Jesé, Araujo, Pejiño, Rober, Mujica, Clemente, Cedrés (previo a la lesión)…

Pese a todo, imposible tener más elementos en contra, la rendición no parece una opción en el caso de Aridai Cabrera. Sin nada que perder, fue de los mejores de su equipo contra el Málaga en la segunda parte. Como quien se juega la vida deportiva, anhelando un poco de regularidad, imposible de momento en la UD. Un nuevo elemento que se suma a la causa del playoff. Cualquier ayuda es poca en la búsqueda de sueños imposibles.