FINAL COPA DEL REY | ATHLETIC-BARCELONA

Triple salto mortal de Koeman

El técnico alineó para la final de Copa un once inédito, apostó por un Piqué infiltrado en su rodilla derecha, y mantuvo el 3-5-2, pese a sus discretos resultados en los dos últimos partidos.

0
Triple salto mortal de Koeman
Angel Martinez Getty Images

Ronald Koeman debe ser de los que creen que la gloria es sólo para los valientes. Sólo así se puede entender que el técnico holandés asumiera una serie de decisiones arriesgadas de cara a la final de Copa, un partido donde además se jugaba buena parte de sus aspiraciones para seguir al frente del equipo la próxima temporada.

Para empezar, Koeman mantuvo el 3-5-2, que tan buen resultado le dio en un primer momento, pero que en los dos últimos partidos ha tenido que ir modificando el dibujo a medio encuentro, tras comprobar que el equipo se atascaba con este planteamiento. De ahí, que el técnico holandés se planteara seriamente volver al 4-3-3 de cara a la final de Copa, pero al final decidió darle una nueva oportunidad a los tres centrales atrás.

Aún más arriesgada, si cabe, fue la apuesta por Gerard Piqué en el eje de la defensa. Primero porque llevaba un mes y medio sin jugar, segundo porque jugó infiltrado de su rodilla derecha al seguir teniendo molestias y tercero porque Koeman no salió del todo convencido el día del PSG en el Camp Nou (1-4) cuando la reaparición del central catalán, tras haber estado dos meses y medio fuera de los terrenos de juego, no dio los frutos deseados: el equipo dio un paso atrás y se encajonó ante la presión del campeón francés.

Y, para rizar el rizo, fue la primera vez que Koeman alineó este once. En los primeros 46 partidos de esta temporada, el técnico ha elaborado múltiples alineaciones, repitiendo once en más de una ocasión, pero nunca hasta ahora habían coincidido estos once jugadores en el campo. A saber: Ter Stegen bajo los palos, una línea de tres formada por Mingueza, Piqué y Lenglet, con las bandas para Dest y Alba, el mediocampo con Sergio Busquets, Pedri y De Jong, y en ataque, Messi y Griezmann. Los grandes sacrificados respecto al Clásico de la semana pasada son Ronald Araújo y Ousmane Dembélé.

Por cierto, hay que recordar que ante el Real Madrid, Koeman también se sacó de la manga un equipo inédito, teniendo que modificar sobre la marcha, con el cambio tras el descanso de Dest por Griezmann, así como el planteamiento en la pizarra, pasando de un 3-5-2 a un 4-3-3.