EUROCOPA

La Federación no garantiza que la UEFA mantenga la sede de Bilbao para la Eurocopa

La RFEF califica de "imposibles de cumplir" los requisitos del Gobierno vasco y se desmarca de "la decisión que tome la UEFA una vez analizado el documento".

La Federación ha advertido en un comunicado que ve imposibles de cumplir los requisitos del Gobierno Vasco para que Bilbao sea sede para la Eurocopa de 2020, que dará comienzo en junio. Hoy miércoles se acababa el plazo para que las Federaciones enviasen a la UEFA un dossier con las medidas y condiciones que van a imponer en cada ciudad que acoja dicho torneo para que haya un mínimo de público durante los partidos. El Ayuntamiento de Bilbao anunció por la mañana que se permitiría la entrada de 13.000 espectadores en San Mamés (un 25% del aforo), pero para ello se deberían cumplir una serie de condiciones: que la incidencia acumulada sea menor a 40 en el País Vasco, la inmunidad sea igual o superior al 60%, la ocupación de las UCI en Euskadi sea inferior al 2% y la ocupación hospitalaria por debajo del 8%.

Aunque por la mañana todo apuntaba a que se había logrado un acuerdo  para que San Mamés y Bilbao sean una de las sedes de la Eurocopa de fútbol de 2020 que se jugará entre junio y julio de este año y permitiese la entrada a un 25% del aforo. Por la tarde esa visión cambiaba. La RFEF, en un comunicado, desmiente el acuerdo y apunta a que es "imposible" cumplir con las medidas sanitarias que exige el Gobierno Vasco para permitir el acceso del público. "Es falso que la RFEF haya participado o acordado con el Gobierno vasco estas condiciones sanitarias, que son imposibles de cumplir. Ayer se recibió el conjunto de requisitos que el Gobierno vasco impone para la presencia de público en la Eurocopa y desde el primer momento se les hizo ver la imposibilidad de aceptación por parte de la RFEF", afirma la institución que preside Rubiales.

La Federación insite en que las condiciones estipuladas desde el País Vasco no son alcanzables y que conllevarán que no pueda haber público en las gradas del coliseo del Athletic: "La exigencia de tener un 60% de la población vacunada en el País Vasco y resto de España antes del 14 de Junio, o una cifra que no supere el 2% de las camas de las UCIS ocupadas por COVID para la fecha de los partidos, son objetivos imposibles de cumplir y desembocarán, por tanto, en la ausencia de público". Y advierten de la posible decisión de que la UEFA no mantenga a Bilbao como sede para la Eurocopa: "Son siete las condiciones impuestas desde el Gobierno Vasco y además son acumulativas y son, a todas luces, imposibles de cumplir. Por tanto, la decisión que la UEFA tome una vez analizado este documento, no será responsabilidad de la RFEF, puesto que hemos avisado de ello y así lo hemos hecho constar".

La institución que preside Rubiales apunta que "apoyará esta iniciativa del Gobierno Vasco, si estos mismos condicionantes fuesen aceptados también en cualquiera de las otras ciudades sedes de la Eurocopa, cuestión que a día de hoy vemos improbable".

Ahora la pelota está en el tejado de la UEFA, que debe valorar el informe enviado por la Federación Española con las condiciones del Gobierno Vasco. En base a ello, la UEFA decidirá en consonancia si dichos requisitos se lograrán y se garantiza que haya público en San Mamés para mantener a Bilbao como sede la Eurocopa.

En principio, Bilbao es uno de los destinos de la Eurocopa 2020 que se jugará este verano. La UEFA ha solicitado que se garantice que haya público en los estadios para mantener las sedes. Los partidos que tendría que acoger San Mamés serán los de las selecciones de España, Suecia, Polonia y Eslovaquia.

Este comunicado de la RFEF choca con las noticias del acuerdo alcanzado, ya que esta mañana, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha enviado una carta de agradecimiento al CEO de la UEFA, Martin Callen, por "las facilidades dadas y la buena disposición" en las relaciones entre el máximo organismo del fútbol europeo y la sede Bilbao para la Euro. Aburto, que ha informado que será operado la semana que viene de un cáncer de duodeno que se le ha reproducido, puso el grito en el cielo recientemente al atisbar una 'mano negra' que estaba poniendo en duda la candidatura española, y mostró su intención de seguir adelante.

Los requisitos que pide el Gobierno vasco

Nivel de transmisión muy bajo: incidencia acumulada a 14 días <40 casos por 100.000 habitantes en el País Vasco y España (ahora está en 351 y en España en 165).

Inmunidad en la población del País Vasco y España igual o superior al 60% (en la actualidad es del 5,5%).

Porcentaje de ocupación hospitalaria por COVID menor al 8% en Euskadi

Porcentaje de ocupación de camas en UCI menor a un 2% en la CA de Euskadi (en estos momentos es cerca del 30%)..

Trazabilidad de casos de COVID-19 mayor a un 90% en el País Vasco (ahora se sitúa en 50,5%).

Este es el comunicado de la RFEF

• Es falso que la RFEF haya participado o acordado con el Gobierno vasco estas condiciones sanitarias, que son imposibles de cumplir. Ayer se recibió el conjunto de requisitos que el Gobierno vasco impone para la presencia de público en la Eurocopa y desde el primer momento se les hizo ver la imposibilidad de aceptación por parte de la RFEF.

• La exigencia de tener un 60% de la población vacunada en el País Vasco y resto de España antes del 14 de Junio, o una cifra que no supere el 2% de las camas de las UCIS ocupadas por COVID para la fecha de los partidos, son objetivos imposibles de cumplir y desembocarán, por tanto, en la ausencia de público.

• Son siete las condiciones impuestas desde el Gobierno Vasco y además son acumulativas y son, a todas luces, imposibles de cumplir. Por tanto, la decisión que la UEFA tome una vez analizado este documento, no será responsabilidad de la RFEF, puesto que hemos avisado de ello y así lo hemos hecho constar.

• La RFEF, basándose en el principio de igualdad y en defensa de la sede de Bilbao, apoyará esta iniciativa del Gobierno Vasco, si estos mismos condicionantes fuesen aceptados también en cualquiera de las otras ciudades sedes de la Eurocopa, cuestión que a día de hoy vemos improbable.