FÚTBOL FEMENINO

Óscar Fernández, un estudioso del fútbol tras el éxito del Madrid CFF: "Este equipo es increíble"

El técnico toledano valora en una entrevista a AS el buen momento del cuadro blanco, equipo revelación en Liga tras colarse en la pelea por la Champions.

Óscar Fernández, entrenador del Madrid CFF.
Óscar Fernández

Óscar Fernández (2 de junio de 1987, Villacañas, Toledo) destapa en una entrevista exclusiva con AS las claves del exitoso Madrid CFF, club revelación de la Primera Iberdrola en esta temporada. El técnico toledano ha cambiado la cara de un equipo que ha pasado de pelear hasta los últimos instantes por la salvación en las pasadas campañas a ser uno de los candidatos a clasificarse para la Champions.

Tras 14 años en el Unión Adarve, el entrenador de Villacañas cogió las riendas del Madrid CFF en la temporada anterior sin tener experiencia en el fútbol femenino nacional. No hace falta conocer el terreno cuando esto se contrarresta con mucho trabajo de documentación y análisis. Fue así como el cuerpo técnico de Óscar Fernández arrancó su trayectoria en esta categoría, en la que han implantando novedosas técnicas de Big Data para detectar talento.

Su formula ha funcionado. No hay más que ver la posición de su equipo (4º) en la clasificación de la Primera Iberdrola. Y con el éxito inesperado ("No pensamos que podríamos pelear por la Champions") llegó el buen ambiente de un vestuario que transmite muy buenas sensaciones en su juego y en su actitud sobre el verde. "Las chicas están disfrutando mucho y eso es muy importante", asegura Óscar Fernández, estudioso del fútbol y profesor en la Escuela de técnicos deportivos en fútbol, Afen Escuelas.

¿Se imaginó estar peleando por la Champions a estas alturas de la temporada?

La pretemporada nos transmitió muy buenas sensaciones y pensamos que no íbamos a pasar tantos apuros por estar cerca de los puestos del descenso. Pero ni mucho menos pensamos en que podríamos estar ahora peleando por la Champions.

Están a dos puntos del Real Madrid con un partido menos, el que queda pendiente ante el Barça. ¿Pensáis en ese partido como comodín o el nivel del Barça hace que tenga poco valor?

Nosotros pensamos que se puede ganar a cualquier equipo. El Barça es un equipo superélite y es evidente que no va a ser fácil, pero vamos a competir e ir a por todas. Sabemos que tenemos un partido más y no lo vamos a tirar. Llevan una racha inaudita, pero algún día se tiene que acabar.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. ¿Cómo se ha cocido todo este proyecto?

Hemos hecho un trabajo muy exhaustivo y meticuloso del cuerpo técnico. Veníamos del fútbol masculino, de entrenar en Segunda B, y nos costó un poco conocer a todos los equipos, a todas las jugadoras y, sobre todo, saber qué se demandaba a nivel táctico y físico. En el momento en el que supimos detectar los patrones necesarios para competir a máximo nivel nos pusimos a trabajar para ver muchos partidos en Noruega, Suecia y de Brasil, sobre todo, que era donde se nos permitía fichar en Navidades del año pasado. A través del Big Data, del análisis en vídeo y de otras herramientas conseguimos firmar a jugadoras que se adaptaban muy bien a lo que buscábamos. Eso fue lo que nos hizo avanzar en un proyecto que continuamos en verano, en el que potenciamos la plantilla con fichajes a nivel nacional como Priscila y al final yo creo acertamos en todo ello. Prueba de ello es el rendimiento del equipo.

Comenta que utilizaban técnicas de Big Data, ¿Hay otra herramienta o técnica que utilicen?

En el tema de scouting mi compañero Jorge y yo hemos desarrollado un programa especial de Big Data para detectar talento en el fútbol femenino. Para ello, hemos tenido que detectar los patrones que son importantes para tener éxito en la Primera Iberdrola y a través de ello se hace un filtro para saber qué jugadora encaja con nuestra forma de jugar y la Liga. Y luego entra el ojo humano, que tiene que dar el visto bueno a que la jugadora entra dentro de las necesidades del equipo. En este tema hemos avanzado mucho según hemos conocido mejor la categoría. En lo táctico también he conseguido tener mucho dominio, aunque tengo que seguir estudiando mucho para seguir mejorando.

Se ha convertido en una costumbre ver a las jugadoras del Madrid CFF celebrar sus goles con bailes, ¿Hay tan buen ambiente en el equipo como parece?

Yo siempre digo que más vale un grupo sano que 100 horas de táctica. En nuestro caso el grupo es híper mega sano. Todos nos llevamos fenomenal y eso hace que todo vaya mejor. Al final es todo una fiesta. La música suena en todos lados, salvo en las charlas, desde el entrenamiento hasta la llegada a los partidos. Eso hace que haya una alegría especial y que ellas se diviertan jugando al fútbol. Y, en los goles, se ven los bailes que van haciendo durante la semana. Es una pasada. La alegría que hay en el vestuario habiendo conseguido el objetivo es inmensa. Las chicas están disfrutando mucho y eso es muy importante.

Dio el salto del fútbol masculino al femenino hace dos años, ¿Había tenido contacto antes con esta categoría?

La historia real es curiosa. Yo soy de Villacañas, de un pueblo de Toledo. Había dos gemelas, Patricia y María, que llegaron a ser internacionales con España cuando yo era jovencito. Ellas eran amigas de la familia y yo ya tenía contacto entonces con el fútbol femenino. Además, yo jugaba entonces al fútbol y ellas venían siempre a jugar el maratón de fútbol sala de mi pueblo con amigas. Entre ellas Jade Boho o Natalia. Yo jugaba con ellas entonces y ese vínculo con el fútbol femenino nació ahí. Yo me focalicé después en el fútbol masculino pero siempre tuve la cosita de que siempre me había gustado el fútbol femenino y quería seguirlo.

Es un entrenador joven, ¿Eso es mejor o peor de cara a dirigir un vestuario?

(risas) Yo comparto edad con muchas de las jugadoras y alguna es mayor que yo, pero para mí es algo positivo. Estamos todos en la misma sintonía. Tengo que liderar desde el conocimiento y ayudar a las jugadoras a mejorar en lo que se pueda. En ese vínculo anímico que tengo con ellas pues se intenta conseguir que ellas tengan un sentimiento de pertenencia con el proyecto. La edad hace que todo sea más fácil porque yo fomento mucho la comunicación en los entrenamientos y ellas me cuentan todos sus pareceres, tanto si mis ideas salen bien como si hay cosas que se podrían mejorar. Me gusta que nos digamos todo, incluso las cosas que no nos gustan.

El Madrid CFF es uno de los pocos clubes independientes de una entidad masculina y apuesta por una estructura formada sólo y únicamente por equipos femeninos. ¿Cómo es el club desde dentro?

Es un club familiar 100%. Al final, el club está gestionado por dos o tres personas que hacen todo lo posible día a día para que el club vaya tan bien. Y al final todo el que entra aquí sabe que hay que remar mucho para ayudar a que el barco llegue al puerto deseado. Es un club que fomenta la cantera y eso es muy bonito.

¿Trabajan también la cantera desde el primer equipo?

Intentamos que jugadoras como Vicky, cuyo talento llevamos siguiéndolo varios años, entren en dinámica con el primer equipo. En estos días han entrenado varias con nosotras. La idea es mejorar ese talento transfiriéndole conceptos a ellas para que cuando lleguen al primer equipo conozcan bien las dinámicas para competir al máximo. Luego contamos con algo muy bueno. Y es que muchas de nuestras jugadoras son las mismas que entrenan a los equipos de la cantera. Eso hace que el conocimiento que adquieren en el día a día se transmita a la cantera.

También es muy común ver a las jugadoras de la cantera siguiendo los partidos y animando al primer equipo...

Al final es muy importante que una jugadora tenga sentimiento de pertenencia a un club. Y que las niñas se formen y críen en la cantera y vengan a ver los partidos e incluso entrenar con el primer equipo hace que el vínculo sea mayor y hace más grande al club.

El club ha apostado por su proyecto, renovándole el pasado verano. ¿Cómo recibió esta confianza del club?

Es necesaria la paciencia de la directiva sobre un entrenador para que el equipo consiga resultados. Yo soy un entrenador de proyecto y me gusta estar al menos dos años en el cargo para demostrar mi valía. El año pasado tuve la oportunidad y sigo intentando conseguir el máximo rendimiento hasta el último día que esté aquí.

Sabemos que la pandemia ha supuesto un duro golpe para el fútbol pero, ¿Saca algo positivo de ella?

La pandemia nos ha hecho tener claro que la adaptación al entorno tiene que ser rápida y vivir aún más el presente, dando mucho valor al día a día. Es una ilusión tremenda que las chicas puedan dedicarse de manera profesional a este deporte y que se las trate como tal. Hay que disfrutarlo hasta que llegue donde tenga que llegar.

¿Cómo se ha gestionado mentalmente el ánimo del equipo ante etapas de gran carga de partidos tras aplazarse partidos por Filomena o el COVID-19?

En enero entendimos que era un momento importante para dar ese paso hacia delante y lo conseguimos. Con partido miércoles y sábado, no nos daba tiempo ni a pensar lo que vendría después. Marcamos un pequeño objetivo en los 36 puntos como si corriésemos una maratón. Lo conseguimos por suerte en febrero y ahora hay que seguir, sin presión pero sin pausa.

Lleva dos años en el Madrid CFF. ¿Ha notado esa comparación que siempre existe con el Real Madrid?

Sí. Surge siempre la típica pregunta cuando digo que soy entrenador del Madrid CFF y me dicen que si es el Real Madrid (risas). Convivimos con ello en el día a día. La entrada del Real Madrid ha supuesto un impulso mediático para la categoría, pero también ha hecho que equipos como el Barça, el Atlético y el resto de equipos hayan dado un paso adelante en el fútbol femenino. La clave está en que creemos referentes femeninos que antes no existían y creo que eso ya lo estamos consiguiendo. Y eso es lo que está haciendo que crezcamos. Si las jugadoras son referentes de la juventud crean una base desde la que se seguirá creciendo mucho.

Vienen varias jornadas con rivales directos, con derbi ante el Real Madrid incluido y la Copa por venir. ¿Hay nervios? ¿Cómo se gestiona el nivel físico de las jugadoras para que aguanten este tramo tan decisivo?

De cara a la racha que viene de partidos contra rivales directos yo estoy muy feliz porque siempre me gusta competir con los mejores e intentar demostrar que estamos al nivel. En cuanto al físico, por suerte cuento con Blanca Romero como preparadora física, que es todo un referente a nivel nacional. Realizamos un trabajo muy exhaustivo de trabajo marcado semana a semana para que las jugadoras estén bien física y mentalmente.

El CSD ha anunciado que la Liga profesional es una realidad a partir de la próxima temporada... ¿Qué opina de ella?

La Liga Ellas es una buena noticia porque va a hacer que todos trabajemos de manera más profesional aún. Y eso va a ser bueno para todo el mundo, para aficionados, deportistas y clubes.

¿Cuál es el objetivo de juego de su equipo?

Jugar bien al fútbol es que no te generen ocasiones de gol y tu generar las máximas posibles. Ese es nuestro principal objetivo y nuestro plan tiene que quedar siempre claro para ello.

¿Qué le diría a un aficionado que nunca haya visto un partido de fútbol femenino?

El fútbol es fútbol. Hay detalles que diferencian al fútbol masculino del femenino, pero en este último se está demostrando que hay y va a haber mucho talento. Técnicamente la jugadora es una pasada y está creciendo de manera brutal porque son esponjas que quieren aumentar su nivel. La diferencia está en el físico, pero al final el que quiere ver buen fútbol no busca físico sino talento. Y ellas están llenas de talento.